EL MUNDO › DENUNCIARON A ARABIA SAUDITA POR SUS ATAQUES EN YEMEN

Usan bombas de racimo

“Los actos liderados por Arabia Saudita con bombas de racimo golpearon zonas cercanas a pueblos, poniendo en peligro a la población local”, lamentó Steve Goose, de Human Rights Watch.

Human Rights Watch (HRW) denunció ayer que la coalición árabe, encabezada por Arabia Saudita, usó bombas de racimo, prohibidas y suministradas por Estados Unidos, en bombardeos aéreos contra las posiciones de los rebeldes hutíes en Yemen. En un comunicado, la organización de derechos humanos subrayó que esas bombas están prohibidas por la convención adoptada en 2008 por 108 países, entre los que no figuran ni Arabia Saudita ni EE.UU., tampoco Yemen. El uso de las bombas de racimo, según videos y fotografías a los que tuvo acceso HRW, tuvo lugar en la provincia septentrional de Saada, feudo de los hutíes, y en la frontera con Arabia Saudita. El vocero de la ofensiva árabe, Ahmed al Asiri, negó el uso de tales armas al comienzo de la campaña militar.

“Los bombardeos liderados por Arabia Saudita con bombas de racimo han golpeado zonas cercanas a pueblos, poniendo en peligro a la población local”, lamentó Steve Goose, encargado en HRW de la cuestión armamentística. Goose afirmó que esas armas no deben usarse bajo ninguna circunstancia y acusó a Arabia Saudita y los otros miembros de la coalición, así como al proveedor, Estados Unidos, de burlarse del estándar global que rechaza las bombas de racimo por su amenaza a largo plazo para la población civil. Estos explosivos contienen decenas o cientos de municiones y son diseñadas para explotar después de esparcirse en una amplia zona, colocan en situación de peligro a cualquiera que se encuentre en el área afectada y las que no explotan se convierten en minas de facto.

En las fotografías obtenidas por HRW de la zona de Al Safraa, en Saada, se identifican, entre otros, los restos de dos armas activadas por sensor CBU-105, fabricadas por Textron Systems Corporation y suministradas a Arabia Saudita y a Emiratos Arabes Unidos por Washington en los últimos años. HRW no pudo verificar hasta el momento si estos ataques aéreos con bombas de racimo en Yemen causaron víctimas. La nota de la organización recuerda que el vocero de la coalición árabe, Al Asiri, negó al comienzo de la ofensiva que la aviación utilizara estas bombas.

La coalición árabe inició sus bombardeos contra los hutíes el 26 de marzo, y aunque recientemente dio por finalizada esa fase de la operación, continúa los ataques aéreos. La llamada Convención sobre Municiones de Racimo, firmada en 2008 y que entró en vigor en 2010, prohíbe expresamente el uso, producción, almacenamiento y exportación de todo tipo de bombas de racimo, sin excepciones, pero no fue adoptada por los principales productores de ese armamento.

Entre rumores de un posible desembarco en territorio yemení, la coalición árabe negó haber desplegado fuerzas terrestres en Adén. Al Asiri dijo que la milicia Resistencia Popular –integrada por combatientes tribales leales al presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi– combate en Adén a los rebeldes hutíes con el apoyo de las brigadas del ejército yemení que respaldan a Hadi. Sin embargo, un responsable de la fuerzas sureñas leales a Hadi dijo que un contingente limitado de fuerzas de la coalición, que, aparentemente, se trataba de una fuerza de elite, avanzaba junto a combatientes sureños hacia los barrios de Dar Saad y Sheij Ozman, en el acceso norte de Adén, donde están apostados los hutíes.

Compartir: 

Twitter
 

Las armas prohibidas amenazan a la población civil a largo plazo.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.