EL MUNDO

Un viejo príncipe negro que festeja su impunidad

Giulio Andreotti, siete veces primer ministro de Italia, estuvo acusado de vínculos con la mafia y los servicios secretos. Pero ayer logró ser absuelto por el crimen de un periodista.

Por Enric González *
Desde Roma

El senador Giulio Andreotti, de 84 años, siete veces presidente del gobierno italiano, fue absuelto ayer de un delito de homicidio por el Tribunal de Casación de Roma. Andreotti había sido condenado el 17 de noviembre de 2002 por el Tribunal de Apelaciones de Perugia a 24 años de cárcel, como organizador del asesinato del periodista Mino Pecorelli en 1979. La sentencia de ayer, definitiva, exoneró de toda responsabilidad al gran patriarca de la democracia cristiana. También quedó absuelto el jefe mafioso Gaetano Badalamenti. Actualmente, éste cumple una condena de 24 años de cárcel en Estados Unidos por tráfico de drogas.
Mino Pecorelli, director del diario Op, fue asesinado a tiros por desconocidos el 4 de marzo de 1979 en una calle de Roma. Las investigaciones sobre la muerte del periodista, extremadamente crítico con Andreotti, condujeron a pistas que apuntaban a la Logia P2, a la mafia, a la gran banca y a los servicios secretos italianos. Pero nada se concretó hasta que 14 años después el mafioso “arrepentido” Tommaso Busceta, interrogado por un juez de Palermo, afirmó que Pecorelli había sido asesinado por la mafia siciliana Cosa Nostra por encargo de Andreotti, a quien el crimen organizado supuestamente debía favores.
El juicio de Giulio Andreotti comenzó en abril de 1996 y duró tres años. El tribunal, finalmente, absolvió al estadista. Los fiscales recurrieron y el Tribunal de Apelación de Perugia, en 2002, revocó la sentencia inicial y conmocionó Italia con la imposición a Andreotti de una condena de 24 años. El senador vitalicio no llegó a ingresar en prisión porque presentó de inmediato un recurso ante el Tribunal de Casación, la más alta instancia judicial del país.
El propio fiscal del alto tribunal, Gianfranco Ciani, aconsejó el miércoles en sus conclusiones que Andreotti fuera absuelto, ya que no existía en su opinión ninguna prueba fiable de culpabilidad y la previa condena resultaba “infiel” a los elementos reunidos durante el proceso.
“Siento alivio, mi honorabilidad queda fuera de toda duda”, declaró Andreotti después de conocerse la absolución. “La religión y el apoyo de la gente me ayudaron en momentos muy difíciles”, añadió. La Fiscalía General de Palermo mantenía ayer, sin embargo, un proceso de apelación para que Giulio Andreotti fuera condenado, al margen del “caso Pecorelli”, por un delito de asociación mafiosa.

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

Giulio Andreotti dijo que “mi honorabilidad queda ahora fuera de toda duda”.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.