EL MUNDO › LA APUESTA MILITAR CONTRA LOS JIHADISTAS ES TAN ARRIESGADA COMO INCIERTA

Francia prepara bombardeos en Siria

El objetivo del gobierno de Hollande parece triple: debilitar el Estado Islámico, derrocar al presidente Al Assad y frenar las matanzas y el éxodo de la población civil. La crisis migratoria reconfiguró la posición francesa.

 Por Eduardo Febbro

Desde París

El presidente francés confirmó el rotundo cambio de política que la prensa había adelantado durante el fin de semana: François Hollande decidió pasar a la ofensiva militar en Siria extendiendo a este país las acciones contra las posiciones del Estado islámico. Hasta ahora, Francia había limitado sus intervenciones militares a Irak pero la crisis de los migrantes –la mayoría provienen de Siria– reconfiguró la posición francesa. Hollande precisó que le había pedido al ministro de Defensa que a partir de este martes “aviones franceses efectúen vuelos de reconocimiento al sur de Siria. Estos vuelos permitirán que se contemplen bombardeos contra el Estado Islámico preservando nuestra autonomía de acción y de decisión”. El mandatario descartó por el momento cualquier intervención terrestre. El jefe del Estado aseguró que “debido a las matanzas que comete, es el Estado Islámico quien hace huir a decenas de familias”.

La conferencia de prensa que ofreció Hollande interviene en un momento crucial para Europa. La Unión Europea enfrenta un desafío tan histórico como mayor con la llegada de cientos de miles de migrantes que huyen de la guerra, principalmente, en los últimos meses, de Siria. El presidente justificó su decisión con el telón de fondo de ese drama y amplía así el radio de acción militar de Francia sin que ello implique que París adhiera tácitamente a la coalición que opera en Siria bajo el comando de Estados Unidos. Lo cierto es que el giro en la política francesa es terminante. Hace poco más de un año, Francia se unió a la coalición contra el Estado Islámico en Irak pero rehusó hacerlo en Siria. Mediante la operación Chammal, Francia llevó a cabo más de 200 bombardeos y una gran cantidad de acciones de reconocimiento con el fin de respaldar a las tropas iraquíes que combaten contra el EI. Siria fue otro historia más compleja.

A diferencia de París, Estados Unidos, Gran Bretaña y Canadá si intervinieron con sus aviones en territorio sirio. Damasco provocó incluso una división entre los aliados. En 2013, Hollande había tomado la iniciativa y el mando de una ofensiva militar de gran envergadura en Siria con el respaldo de Estados Unidos. Sin embargo, a último minuto, Washington se retiró de esa coalición momentánea. París siempre argumentó que ese paso atrás de Estados Unidos explica en buena parte el auge posterior del Estado Islámico en Siria. En los meses que siguieron, el mandatario francés explicó que bombardear al Estado Islámico en Siria hubiese servido ante todo los intereses del presidente Bashar al Assad. Sin embargo algo ha cambiado en el análisis presidencial. Según Hollande, entre el momento en que la oposición siria se levantó en armas en 2011 y ahora, el “EI desarrolló considerablemente su poder”. Y no sólo en el terreno, sino, también, en el extranjero.

Los atentados cometidos en Francia este año fueron todos de origen jihadista y, para el jefe del Estado, hay un lazo entre estos actos de terror que comenzaron a principios de 2015 con el atentado, en enero, contra el semanario satírico Charlie Hebdo, y los radicales sunnitas del Estado Islámico: “Tenemos la prueba de que es en Siria donde se organizan atentados contra varios países, en especial contra el nuestro”, afirmó Hollande. El líder político francés también acusó al presidente sirio de haber desencadenado esta situación: “¿Acaso debo recordarlo? Bashar al Assad es el responsable de la situación en Siria. Es él quien, cuando hubo manifestaciones, disparó contra su pueblo, es él quien bombardeó poblaciones civiles, es él quien rehusó las discusiones con los opositores cuando estaban libres y vivos. (...). La solución no puede pasar por el mantenimiento de Bashar Al Assad al frente de Siria”.

El objetivo parece triple: debilitar el Estado Islámico, derrocar al presidente sirio y frenar las matanzas y el éxodo de la población civil. La apuesta es tan arriesgada e incierta como las otras estrategias militares aplicadas por Occidente en Medio Oriente o Asia Central: desde Afganistán, pasando por Irak, Siria o Libia, los refugiados provienen en su mayoría de esos países donde las bombas occidentales pretendieron imponer cierto orden democrático derribando a dictadores con los cuales las mismas potencias de Occidente mantuvieron durante décadas relaciones carnales, tanto comerciales, políticas como financieras. Los migrantes y la estela de dramas humanos espantosos que su éxodo provocó en el camino están reconfigurando varios ejes de la política europea.

En este contexto, Hollande confirmó que Francia recibiría en su territorio 24.000 nuevos refugiados, con lo cual responde al dispositivo de distribución de los refugiados elaborado por la Comisión Europea. Su presidente, Jean-Claude Juncker, planteó que los países miembros de la Unión Europea reciban a unos 120.000 migrantes, de los cuales 54.000 llegaron a Grecia, 15.000 a Italia y 50.000 a Hungría. Esto equivale apenas al 62 por ciento de los solicitantes de asilo que pisaron suelo europeo en los últimos tres meses. El plan Juncker prevé que España acoja a 14.391 migrantes, Polonia 9287, República Checa 2978, Holanda 7214, Bélgica 4564, Suecia 4469 y Rumania 4646. Muy lejos de estas cifras quedan los países bálticos. Lituania, Estonia y Letonia recibirán entre 300 y 600 refugiados. El Reino Unido, Irlanda y Dinamarca no forman parte del esquema de Jean-Claude Juncker porque ninguno de estos miembros de la UE está ligado a la política común de inmigración.

Con un total de 34.000 personas, Alemania es el país que más ha recibido, seguido ahora por Francia con 24.000. Berlín va movilizar este año unos 6000 millones de euros destinados a los refugiados. Nada, sin embargo, está pactado completamente. Los países de Europa Central y Oriental son reacios a aceptar los términos del plan del presidente de la Comisión Europea. Polonia, Hungría, República Checa y Eslovaquia, todos reunidos en el grupo de Visegrad, se opusieron con vehemencia al plan de Juncker. El presidente de la Comisión espera, con todo, convencerlos, en parte con el apoyo indirecto de las opiniones públicas muy marcadas por la muerte del niño sirio Aylan Kurdi, fotografiado ahogado en una playa de Turquía. En el medio de estas arduas negociaciones, las extremas derechas de Europa muestran sus puños. En Francia, Marine Le Pen, la dirigente del Frente Nacional, acusó a los medios de jugar la carta de la “culpabilizarían” al publicar la foto de Aylan Kurdi. Según Marine Le Pen, “la inmigración no es una posibilidad, sino un peso”. Las víctimas que huyen de los regímenes dictatoriales y corruptos y de las guerras en las que se inmiscuyó Occidente han provocado un trastorno histórico en Europa y trazado una frontera entre varias Europa: la Europa Central y Oriental, hueca e inhumana, la Europa del Sur, muy retórica pero tardía en su generosidad y sus reacciones, y la Europa de países como Alemania o Austria. Se los juzgó siempre fríos, apáticos, escasamente solidarios y poco humanos. Y sin embargo, fue principalmente en Austria y Alemania donde los refugiados fueron recibidos en las calles y en las estaciones de trenes por cientos de personas que llevaban comida y carteles de bienvenida. El mundo no es igual a lo que pensábamos de él. La complejidad de la política y de los sentimientos humanos desarmó en un par de semanas ideas que se habían incrustado con la ligereza de un plato congelado. El refugiado, el ser humano marcado por la guerra y el éxodo, es el nuevo héroe, el que supo, con su sufrimiento, despertar algo profundo de la conciencia y el corazón humano. No fue internet sino la vida misma, el drama desnudo y sin piedad, el que esbozó este extraño y reciente amanecer.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Hasta ahora, el gobierno de François Hollande había limitado sus intervenciones militares a Irak.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared