EL MUNDO › PODEMOS Y CIUDADANOS LE DIJERON QUE NO AL CONSERVADOR MARIANO RAJOY EN ESPAñA

El dilema español sin formar gobierno

Fueron reuniones cortas y en ambas Rajoy recibió la negativa de las formaciones políticas, por lo que sigue sin poder formar gobierno. El único obstáculo de los socialistas con Podemos es el referéndum catalán.

El presidente del gobierno español en funciones, Mariano Rajoy, recibió ayer la negativa de los partidos Podemos y Ciudadanos para formar nuevo Ejecutivo, mientras los socialistas anunciaron que no renunciarán a intentarlo, aunque no lo harán a cualquier precio. Tanto el líder de Podemos, Pablo Iglesias, como de Ciudadanos, Albert Rivera, participan por primera vez en negociaciones para formar gobierno tras los comicios del 20 de diciembre, en las que ambos partidos se convirtieron en tercera y cuarta fuerza política y el Partido Popular (PP) consiguió 123 escaños, pero quedó lejos de la mayoría absoluta necesaria para gobernar en solitario (176 bancas), por lo que necesita pactar con otras formaciones para formar un nuevo Ejecutivo.

La formación de izquierda Podemos dio la espalda a los grandes partidos españoles, bloqueando por ahora cualquier perspectiva de formación de gobierno tras las elecciones generales que dejaron un parlamento fragmentado. Rechazando hablar de alianzas, el jefe del partido antiausteridad, Pablo Iglesias, insistió en que el nuevo parlamento, que se constituirá el 13 de enero, debe ocuparse primero de los que tienen menos recursos. En ese sentido, expuso a los partidos una proposición “de emergencia social” (no de ley) que Podemos registrará en la apertura de la sesión parlamentaria, proposición cuyo objetivo es evitar que los ciudadanos puedan quedarse sin calefacción o sin electricidad, que las familias puedan ser desa- huciadas sin una vivienda alternativa, o que los jubilados no puedan pagar sus medicamentos.

“Hay españoles que no pueden esperar”, dijo Iglesias durante una rueda de prensa tras una larga reunión con el jefe del Gobierno saliente, Mariano Rajoy. Podemos, tercera fuerza política, con 69 escaños, no quiere ni oír hablar de apoyarlo. Iglesias afirmó que Rajoy es perfectamente consciente de que Podemos “ni por activa ni por pasiva” va a facilitar un Gobierno presidido por él ni por nadie del PP. El líder de los liberales de Ciudadanos, Albert Rivera, también transmitió a Rajoy que sus 40 diputados votarán no a su investidura, pero se mostró dispuesto a abstenerse si el PP logra pactar con algún partido para poner en marcha la legislatura. Ante estas negativas, el presidente del Gobierno español en funciones afirmó ante Iglesias y Rivera que los resultados electorales demuestran el mandato democrático de que sea él quien encabece el próximo Ejecutivo, al ser el PP el partido más votado. Situación que, sin embargo, se presenta imposible matemáticamente, ya que el no de Ciudadanos y Podemos se une al que recibió la pasada semana por parte del PSOE, segunda fuerza más votada, con 90 diputados.

Así la única solución para Rajoy sería lograr que los socialistas se abstengan en la votación de investidura, como aceptaron hacer los liberales de Ciudadanos. No obstante, el PSOE volvió a reiterar ayer su rechazo categórico. Su líder, Pedro Sánchez, querría formar una coalición de izquierda, con Podemos. Pero, a cambio, exigió a Pablo Iglesias que abandone su idea de convocar un referéndum sobre la independencia de Cataluña. Los otros partidos rechazan la posibilidad de la consulta. “Es necesario una condición previa, la renuncia a cualquier planteamiento que implique fracturar la convivencia entre españoles”, declaró Pedro Sánchez, ante el comité federal de su partido. Pero Pablo Iglesias no se dio por aludido: “La única manera de defender la unidad de nuestro país es a través de procedimientos democráticos”, insistió el joven profesor de Ciencias Políticas.

Podemos no quiere que Cataluña se independice y parece contar con que los catalanes rechazarían la secesión como lo hicieron los escoceses en el Reino Unido o los quebequeses en Canadá. El líder de esa fuerza lanzó duros ataques contra los socialistas, acusándolos de estar más centrados en luchas internas que en el interés de los españoles. “¡Qué dejen de hacer teatro!”, afirmó Iglesias, antes de añadir: “Que digan la verdad, que digan que en última instancia están dispuestos a abstenerse para que gobierne Mariano Rajoy y que lo que buscan es sustituir a Pedro Sánchez para probar suerte con otro candidato o candidata”.

Sánchez es cuestionado en el PSOE, partido que dirige desde el verano de 2014. “Lo que de momento vemos es que quien manda en el PSOE son los barones”, lanzó Iglesias. El líder de Podemos reiteró su posición a favor de confiar la presidencia de un gobierno de izquierda a una personalidad independiente, más que a Pedro Sánchez. “Es una posibilidad que prevé la Constitución y que eventualmente puede servir para sustituir las carencias de un candidato que parece que no cuenta ni con el apoyo de su propio partido”, dijo.

En esa misma línea, el líder de los liberales de Ciudadanos, Albert Rivera, aludió a lo que llamó “una importante batalla interna en el PSOE”. Durante una reunión con Mariano Rajoy, Rivera presentó todas las reformas que su partido, cuarta fuerza política del país, querría aprobar en el nuevo parlamento. Pero para eso hace falta un gobierno, recordó ante los periodistas, de ahí “la necesidad de que el PSOE mueva ficha”. Si no se forma un gobierno en los dos meses siguientes a la primera votación de investidura, habrá que convocar nuevas elecciones.

Compartir: 

Twitter
 

Un poco feliz Mariano Rajoy escucha la negativa del dirigente de Ciudadanos, Albert Rivera.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.