EL MUNDO › EL SEGUNDO SUPERMARTES EN EE.UU. LOS DEJó MUY CERCA DE LA NOMINACIONES

Hillary y Trump se despegan

Clinton se impuso al menos en cuatro de los cinco estados y en algunos de ellos, como Florida, Ohio y Carolina del Norte, por contundente ventaja. Trump ganó en Florida, Carolina del Norte e Illinois, y tenía ventaja en Missouri.

El segundo supermartes para la nominación de los candidatos a la presidencia de los Estados Unidos allanó los caminos de la demócrata Hillary Clinton, reforzada con cuatro categóricos triunfos en los cinco estados en disputa, y del republicano Donald Trump que sacó de carrera a Marco Rubio, su principal competidor y logró un suculento –aunque insuficiente– botín.

El magnate, que construyó su carrera política en base a la irreverencia y los discursos xenófobos y populistas, se impuso de modo contundente en tres (Florida, Carolina del Norte e Illinois) de los cinco estados que celebraban primarias ayer, confirmando lo que las encuestas anticipaban hace semanas. Estos resultados le permitieron a Trump no sólo sumar un importante botín de delegados para lograr la candidatura, sino también sacar de la carrera al senador de Florida Marco Rubio, el aspirante en el que las élites republicanas depositaban sus esperanzas para frenar la ascendiente carrera del empresario.

La carrera republicana, en consecuencia, quedó reducida a tres nombres: Trump, el senador por Texas Ted Cruz (que tampoco cautiva a las élites conservadoras), y el gobernador de Ohio, John Kasich, que se impuso en su Estado y surgió abruptamente como la nueva (y última) alternativa conservadora para desbancar al polémico magnate inmobiliario.

En Missouri, Trump y Cruz obtuvieron un virtual empate y posiblemente se proceda al recuento de votos, luego que con el 99 por ciento de los votos escrutados, el magnate se impone por poco más de 1700 votos sobre su rival, Cruz, quien por la leve diferencia, podría exigir un recuento.

El “supermartes 2”, denominado así por la prensa norteamericana, dio más argumentos a la tesis cada vez más extendida entre los analistas estadounidenses de que Trump llegará a la convención con el mayor número de delegados (ahora cuenta con alrededor de 640, tras los triunfos de anoche, según datos de la CNN), pero sin alcanzar los 1237 que le valdrían la nominación automática.

Detrás de Trump se ubica Ted Cruz, que ya suma 405 delegados y sigue en carrera, por delante de Kasich, que sólo sumó 138 hasta la fecha y espera que una campaña crecientemente polarizada y el súbito apoyo del establishment republicano jueguen a favor de su candidatura y modifiquen la balanza hasta ahora favorable al magnate.

Del lado demócrata, Clinton se impuso al menos en cuatro de los cinco estados y en algunos de ellos, como Florida, Ohio y Carolina del Norte, por contundentes ventajas de más de diez puntos. En Florida, estado que repartía el mayor número de delegados de la noche, dobló a su rival principal Bernie Sanders. En Missouri, el quinto estado en disputa, ambos aspirantes prácticamente empataron y aunque Clinton tiene una leve ventaja de 1500 votos, los medios estadounidenses no se atrevieron a proyectar un ganador, igual que en el caso republicano.

El “supermartes 2” fue un duro revés para las aspiraciones del senador por Vermont, autoproclamado socialista democrático, quien vio muy mermadas sus posibilidades de alcanzar la nominación presidencial, ya que cada vez quedan menos estados y menos delegados en juego. Clinton se llevó dos estados que le eran de lo más favorables, los sureños Florida y Carolina del Norte, privando así a Sanders de una sola victoria en el sur tradicional, donde están los estados que formaron la Confederación durante la guerra civil estadounidense (1861-1865) y donde el voto afroamericano, favorable a Clinton, tiene mucha presencia.

La ex primera dama se apuntó victorias cruciales también en Ohio e Illinois, estados del cinturón industrial del país, muy golpeados por la crisis económica y la desindustrialización y en los que el equipo de campaña de Sanders tenía puestas muchas esperanzas, tras llevarse el vecino Michigan por sorpresa la semana pasada.

El foco de la campaña de Sanders se centrará en el norte y al oeste durante los próximos meses, donde espera recuperar terreno. Del mismo modo que la inesperada victoria en Michigan de hace ocho días le cargó de razones para creer que esta estrategia es la adecuada, las derrotas del martes en Ohio e Illinois ponen en duda la viabilidad del plan del senador, muy por detrás de Clinton en número de delegados.

Hasta la fecha y tras los resultados de anoche, Clinton suma 1568 delegados y Sanders, 797, de los 2382 necesarios para asegurarse la nominación.

Compartir: 

Twitter
 

El republicano Trump y la demócrata Clinton, ganadores del “supermartes 2”.
Imagen: Télam
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.