EL MUNDO

Khadafy es el mejor alumno antiterrorista de George W.

Después de renunciar a las armas de destrucción masiva y de pagar una indemnización por Lockerbie, Libia arregló con Francia por otro atentado.

Por John Lichfield *
Desde París

Libia acordó ayer pagar un millón de dólares en compensación por cada pasajero muerto en un ataque terrorista a una línea aérea francesa en 1989, removiendo así el último obstáculo para la rehabilitación internacional del líder libio, Muammar Khadafy. El acuerdo, firmado en París con representantes de las familias de las 170 personas que murieron a bordo del DC-10 de UTA, pone fin a una larga y compleja saga de negociaciones con Libia sobre sus supuestas actividades terroristas en la década de los 80.
Hay evidencia circunstancial de importancia, pero no la prueba absoluta, relacionando a Libia con la destrucción tanto del vuelo 103 de Pan Am sobre Lockerbie en 1988 como de la explosión del DC-10 de UTA sobre Nigeria al año siguiente. Libia ahora acordó pagar una compensación a las víctimas de ambos ataques, sin aceptar formalmente la responsabilidad de ninguno. El acuerdo al que se llegó ayer, que abre el camino para relaciones normales entre Libia y Francia, no iguala la compensación de 10 millones de dólares concedidos a cada familia de las 270 víctimas de la bomba del Lockerbie. Sin embargo, un vocero de las familias del UTA, Guillaume Denoix de Saint-Marc, dijo que la compensación real recibida por las familias de Lockerbie no sería tan alta como parecía. Dijo que la mitad del dinero pagado por Libia a los familiares de las víctimas de Pan Am iría a pagar los honorarios de los abogados en Estados Unidos. Otra cantidad se iría en impuestos. “Visto con esa luz, la cantidad que hemos ganado no es totalmente ridícula”, dijo. El vocero estimó que las familias de Lockerbie recibirían, como mucho, entre 1,5 y dos millones neto. Las familias de las víctimas del UTA recibirían, libre de impuestos, casi todo el millón de dólares acordado ayer, pagado en cuatro cuotas. La posición de la negociación francesa se había debilitado por el hecho que una corte francesa había establecido sólo 35 millones de dólares en compensación en 1999, después de encontrar al cuñado del presidente Khadafy y otros cinco libios culpables en ausencia de destruir el avión. Esto le daba a las familias de UTA sólo 194.000 dólares a cada una, menos de la quinta parte de la suma dada a las familias de Lockerbie.
El director de la Fundación Khadafy, Saleh Abdul Salam, que firmó el mejorado acuerdo de ayer, dijo que los seis libios convictos era “inocentes” y le pidió al gobierno francés que reabriera la causa. Denoix de Saint-Marc dijo que el acuerdo había sido firmado sin precondiciones. Correspondería a las cortes francesas decidir si debían reconsiderar el caso de los seis libios que están sujetos a una orden de detención internacional y no pueden viajar a ningún país occidental. Un grupo de apoyo francés para las víctimas de los ataques terroristas, SOS. Attentats, indicó, sin embargo, que abandonará el caso contra el presidente Khadafy ante la Corte Europea de Derechos Humanos.
El acuerdo de ayer llegó como un gran alivio para el gobierno francés. Hay críticas en los medios franceses por el hecho de que Estados Unidos y Gran Bretaña normalizaron sus relaciones con Libia el mes pasado, cuando Trípoli aceptó renunciar a las armas de destrucción masiva después de negociaciones que se mantuvieron ocultas a Francia.
El DC-10 operado por UTA, una aerolínea francesa que ya no existe, estaba volando de París a Brazzaville, en la República del Congo, cuando explotó en el aire el 19 de septiembre de 1989, sobre el remoto desierto de Nigeria. El presidente Khadafy luchaba en ese momento con Francia por una guerra civil en Chad. * De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.
Traducción: Celita Doyhambéhère

Compartir: 

Twitter
 

El canciller libio, Abdelrahman Shalgam, cierra trato con Jacques Chirac en el Palacio del Eliseo.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.