EL MUNDO › LA CADENA PúBLICA ALEMANA FILTRó UN DOCUMENTO CONFIDENCIAL DEL GOBIERNO

Para Berlín, Turquía apoya a terroristas

La Cancillería alemana se quejó por no haber participado en un tema tan sensible y los diputados de izquierda acusaron al gobierno de mentir por mostrar una imagen pública de Erdogan que no se corresponde con lo que cree.

El gobierno alemán cree que el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ayuda a organizaciones terroristas islamistas, según un documento confidencial del Ejecutivo de la canciller Angela Merkel filtrado ayer por la radiodifusora pública alemana ARD. También considera que existen conexiones entre el presidente turco y organizaciones terroristas como Hamas. La milicia terrorista Estado Islámico (EI) no es mencionada directamente.

La cooperación con organizaciones islamistas y terroristas en Cercano y Medio Oriente es desde hace años la política consciente del gobierno turco y es apoyada activamente por Erdogan, insiste el documento filtrado.

Esta es la respuesta confidencial a una solicitud de información presentada por el partido de La Izquierda en el Bundestag (Cámara baja) y basada en datos recopilados por los servicios secretos alemanes en el exterior, a la que tuvo acceso ARD.

“El gran número de manifestaciones solidarias y de actos de apoyo a favor del grupo egipcio Hermanos Musulmanes, Hamas y grupos de la oposición islamista armada en Siria por el partido del gobierno turco AKP y el presidente Erdogan pone de relieve su afinidad ideológica con los Hermanos Musulmanes”, escribió el gobierno alemán en un documento en el que según se indica no puede hacerse público por “razones de bien estatal”.

Con ello, Berlín establece oficialmente por primera vez una relación directa entre el presidente turco y una organización terrorista, puesto que Hamas fue incluida en la lista de organizaciones terroristas de la Unión Europea en 2003.

Turquía incluso intensificó las relaciones con Hamas y otras organizaciones, escribieron en el documento. “Como resultado de la paulatina islamización de la política exterior e interior de Ankara desde el año 2011, Turquía se convirtió en una plataforma de acción central para agrupaciones islamistas de la región de Cercano y Medio Oriente”, indicó el gobierno germano.

Desde comienzos de la crisis de refugiados y del pacto de la Unión Europea (UE) con Turquía, el gobierno alemán se ha mostrado cauto a la hora de hacer críticas abiertas a la política turca. Una cercanía de la política turca con el islamismo militante es algo que sólo se había mencionado por parte del gobierno alemán en conversaciones “off the record” o de manera indirecta.

De acuerdo con ARD, el documento fue elaborado por el Ministerio de Interior, en manos de los cristianodemócratas, sin consultar al Ministerio de Exteriores, controlado por los socialdemócratas.

“Debido a un error administrativo en el Ministerio de Interior, no se materializó la participación del Ministerio de Relaciones Exteriores”, admitió ayer por la tarde en un comunicado la cartera de Interior, conducida por Thomas de Maizière.

El experto en política exterior del Partido Socialdemócrata (SPD) Rolf Mützenich criticó duramente la publicación de este documento y aseguró que teme consecuencias en las relaciones con Ankara.

“En una evaluación tan sensible y trascendental debería haberse incluido al Ministerio de Exteriores. Turquía sigue siendo un país de la OTAN y hay soldados alemanes desplazados allí actualmente”, recordó.

El partido de La Izquierda ve así confirmadas sus críticas a la política de Turquía. “El gobierno alemán no debe seguir siendo cómplice de que Turquía se convierta en el hogar del islamismo armado”, reclamó su portavoz de Exteriores, Sevim Dagdelen, quien acusó a Berlín de engañar a la opinión pública mostrando hacia afuera una imagen positiva del gobierno turco, que no se corresponde con las informaciones confidenciales.

En tanto, Ankara parece haber dado marcha atrás sobre el restablecimiento de la pena de muerte, uno de los temas más conflictivos con la UE luego del fallido golpe. El primer ministro turco se pronunció ayer a favor de “un proceso justo” para el predicador exiliado en Estados Unidos Fethullah Gülen, acusado de ser el instigador del golpe de Estado fallido, y habló sobre la pena capital.

“Una persona sólo muere una vez cuando es ejecutada. Existen formas de vivir que se parecen más a la muerte para este tipo de personas”, dijo en su discurso semanal ante los diputados de la formación oficialista Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP). “Gülen va a volver a Turquía y rendir cuentas”, dijo, prometiendo que habrá un proceso “justo e imparcial”.

Compartir: 

Twitter
 

La canciller alemana Angela Merkel se reunió con su partido antes del escándalo por el documento filtrado.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.