EL MUNDO › EL GOBIERNO CONTINúA LA LIMPIEZA POR EL GOLPE FALLIDO

La purga turca es de nunca acabar

Turquía profundiza la purga en el Estado, que ya ha alcanzado a religiosos, militares y jueces acusados de pertenecer o tener vínculos con la red del clérigo Fethullah Gülen, señalado como el cerebro detrás del fallido golpe de Estado del 15 de julio pasado.

La Fiscalía turca ha dado ayer la orden de detener a 101 imanes que prestan servicio en las Fuerzas Armadas y los servicios secretos, mientras que 66 jueces y fiscales han sido expulsados por el Alto Consejo del Poder Judicial de Turquía, y 540 militares han sido suspendidos.

Los militares han sido apartados de su cargo mientras se analiza si mantienen vínculos con este predicador islamista exiliado en Estados Unidos, al igual que los 12.800 policías suspendidos el martes por el gobierno, también de forma cautelar.

En el caso de los jueces y fiscales, que se suman a los 3456 que ya habían sido expulsados, ya estaban suspendidos de sus funciones mientras se llevaba a cabo una investigación.

En tanto, 55 imanes que prestaban servicio en las Fuerzas Armadas y los servicios secretos han sido detenidos mientras continúa la búsqueda de otros 46 sobre los cuales se ha librado orden de captura pero aun prófugos, informó el diario Hürriyet.

Desde la asonada del 15 de julio pasado, las autoridades turcas han abierto diligencias contra 70.000 personas por posibles relaciones con la red gülenista, y 32.000 se hallan en prisión preventiva, esperando juicio.

Los miembros de la cofradía, que propugna una ideología de un islam político muy similar a la del partido AKP, en el gobierno desde 2002, habían ido ocupando posiciones clave en la Judicatura, la Policía y la administración pública durante la década pasada.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.