EL MUNDO › EL FRENTE AMPLIO URUGUAYO CERRO SU CAMPAÑA CON UNA MULTITUD

La esperanza copó las calles montevideanas

Tabaré Vázquez, líder de la izquierda y candidato favorito a quedarse con el sillón presidencial el domingo en Uruguay, clausuró la campaña de su coalición EP-FA. En una frase sintetizó el espíritu de los miles que lo escuchaban: “La esperanza ya venció al miedo”.

 Por Luis Bruschtein

“A redoblar muchachos, la esperanza, a redoblar, porque el corazón no quiere entonar más retiradas”, comenzaron a cantar cientos de miles de voces con ritmo de candombe. Y el tono fue subiendo hasta que esos cientos de miles de uruguayos que hicieron ayer el acto político más grande de su historia terminaron cantando a voz en cuello. El acto de cierre de campaña del Frente Amplio fue una impresionante demostración de fuerza y entusiasmo en un país donde el entusiasmo tenía certificado de defunción. Doce y más cuadras de la avenida Libertador, desde la 18 de Julio hasta la Legislatura, con veredas y calles aledañas incluidas, fueron el cauce de un océano de banderas uruguayas y las tricolores azul, blanca y roja del Frente Amplio que saludaron a los dos únicos oradores, el candidato a vice, Rodolfo Nin Novoa, y el candidato presidencial, Tabaré Vázquez.
Desde temprano en las esquinas más importantes de la ciudad de Montevideo se instalaron puestos de propaganda de los frentistas, que vendían desde banderas hasta retratos de sus líderes más conocidos, tupamaros, comunistas, socialistas y progresistas, pasando por llaveros, libros, pines, propuestas programáticas y boletas para votar. Y por la tarde comenzaron a escucharse bocinazos de los automóviles y camionetas embanderadas que recorrían la ciudad y la gente comenzó a concentrarse.
Como si toda la Avenida de Mayo, desde la Casa Rosada hasta el Congreso se hubiera llenado de gente. Un palco inmenso de tres niveles con la foto de Tabaré Vázquez que decía “Cambiemos”, “El Uruguay de la gente”, fue la cabecera del acto. El nivel intermedio fue ocupado por los más de cuarenta dirigentes del Encuentro Progresista-Frente Amplio-Nueva Mayoría. Fueron presentados a medida que iban subiendo, y Mariano Arana, el intendente de Montevideo, junto con Pepe Mujica, el veterano dirigente tupamaro, fueron los que se llevaron las mayores ovaciones, además de los dos candidatos.
Los manifestantes llegaron desde temprano en pequeños grupos. No se formaron grandes columnas, como se estila en los actos en Argentina, ni tampoco hubo grandes carteles que identificaran a los distintos sectores que conforman la alianza. Pero cada grupo llevaba numerosas banderas y flameadores, algunos con los números de lista de sus candidatos. “Soy del Frente, soy del Frente...” con la tonada futbolera, era uno de los temas más cantados o el atronador “Y ya lo ve, y ya lo ve, el presidente es Tabaré” con que fue recibido el candidato izquierdista.
La energía desplegada, la alegría y el entusiasmo de los manifestantes contrastaban de alguna manera con sus expectativas: “No digo que vaya a cambiar todo –explicó Alejandro Rodríguez, de 29 años– pero que cambie un poquito, trabajo nomás, que repunte el país, los que somos del Frente sabemos que va a ser lento, yo le doy diez años por lo menos”. Alejandro marchaba con un grupo de muchachos y chicas estudiantes de Agronomía, él lleva también una bandera argentina, porque nació en Buenos Aires, hijo de exiliados. Y las respuestas se repetían en el mismo sentido. Tabaré, un obrero metalúrgico de 52 años, que camina con su familia, festeja en forma anticipada: “De hecho ganamos hoy con este acto –afirma–. Pero no podemos pedir el cielo de la noche a la mañana con el agujero que nos van a dejar. Lo más importante es reactivar lo antes posible la industria, créditos con poco interés para el agro y la pequeña industria y la aplicación del plan de emergencia que se votó por unanimidad en el congreso del Frente Amplio”. Tabaré aclara que no es militante, sino simplemente votante, simpatizante, pero conoce el programa que votará. De hecho, los puntos que mencionó fueron los ejes del discurso de Tabaré Vázquez pocos minutos después.En general, la irrupción electoral del Frente expresa también un alto grado de politización de los electores, que están empapados de las propuestas, conocen a los dirigentes y apuestan al funcionamiento democrático de la alianza, que fueron puntos centrales también del discurso del candidato.
Antes de los discursos, se cantó el himno uruguayo, acompañado por una orquesta sinfónica improvisada con músicos de todas las orquestas del país. Luego subieron más de 300 representantes de la cultura, entre los que estaban el murguero Canario Luna, Daniel Viglietti y Pepe Guerra, del mitológico dúo Los Olimareños. Cantaron “A redoblar” con el público y finalizaron con grito de “El pueblo, unido, jamás será vencido”, coreado por la multitud, que fue calculada por Nin Novoa en medio millón de personas. Más allá de la cifra real, el comentario entre los periodistas locales fue que, por la asistencia, se trató no sólo del acto más importante del Frente Amplio, sino de la historia del Uruguay. Entre el público y contagiado por el entusiasmo estaba el intendente de Morón, Martín Sabbatella, que hizo una recorrida con Arana y regresará el domingo para los festejos.
Los oradores del Frente Amplio son en general pausados, poco agitativos, más bien didácticos, y hasta se diría que contrastan con el entusiasmo del público. Nin Novoa habló en ese tono, pero al finalizar, cuando empezó la ovación de la gente, se le quebró la voz y juró por la bandera uruguaya y la del Frente cumplir con el mandato por el que será elegido. Tabaré Vázquez habla como si estuviera dando una charla. Camina por el escenario y cada tanto repite la muletilla “miren uruguayos y uruguayas”. Comenzó con los agradecimientos, entre los que se destacaron a los que viajaron para votar, a quienes les expresó su decisión de que recuperen “sus derechos cívicos y puedan votar donde residan”. La diáspora es un tema obligado. Nin Novoa vivió en el exterior, y de los manifestantes elegidos al azar por Página/12, uno era nacido en Argentina, la esposa de Tabaré, el metalúrgico, había vivido diez años también de este lado del Río de la Plata, y otra señora, Gladys, de 59 años, explicó que “la parte de la familia que vive en el exterior no pudo venir”.
El otro agradecimiento destacado fue para el recientemente fallecido general Líber Seregni, que condujo al Frente desde su fundación, 33 años atrás. Tabaré habló sobre el programa del Frente, cuyo puntos eran conocidos por los asistentes, el “Uruguay justo, humano y solidario, el Uruguay social y productivo, con libertad y dignidad”. Y declaró: “la esperanza ya venció al miedo”. Adelantó que ya todas las encuestas lo dan como ganador en la primera vuelta. Y pidió a sus seguidores que no salgan a festejar el domingo hasta después de las 20. “¡Festejen uruguayos, los llamo a festejar el primero de noviembre!”, finalizó. En realidad, todos esperan que los festejos comiencen el sábado y se continúen hasta el lunes. Ayer a la noche, los tambores de las batucadas siguieron escuchándose hasta tarde en la ciudad.

Compartir: 

Twitter
 

Tabaré Vázquez exhortó a cambiar el rumbo de Uruguay este domingo 31.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.