EL MUNDO › EL JEFE DEL EJERCITO REIVINDICO LA DICTADURA URUGUAYA

Viejos golpistas que nunca mueren

Una insólita declaración del jefe del ejército uruguayo desmereció la idea del “nunca más” para la represión ilegal, justificó las desapariciones de personas –incluso si no estaban involucradas en la lucha directa– y reivindicó la dictadura.

Con un pie afuera de su cargo ya que está por pasar a retiro, el comandante en jefe del ejército uruguayo, Angel Bertolotti, lanzó una de sus más explosivas declaraciones al afirmar que los enfrentamientos del pasado entre civiles y militares no deberían volver a ocurrir, pero no descartó que puedan repetirse, desmereciendo así la idea del “nunca más” propugnada por los defensores de derechos humanos. “Esas cosas no deberían volver a pasar, pero el ‘nunca más’ está supeditado a los escenarios que se produzcan”, afirmó Bertolo- tti en un reportaje concedido al semanario Búsqueda. Las declaraciones se producen cuando uno de los pilares del gobierno de Tabaré Vázquez es el esclarecimiento de las desapariciones y violación a los derechos humanos durante la dictadura militar uruguaya (1973-1985).
“El ‘nunca más’ es hasta que se produzca un nuevo conflicto, porque la historia lo demuestra y lo vemos en el mundo actual”, dijo el militar. En sus polémicas afirmaciones que ya generaron rechazos, Bertolotti señaló también que los “desaparecidos” son parte de los “costos de las guerras”, aunque admitió que hubo una pérdida de puntos de referencia de parte de algunos militares. Bertolotti utilizó una figura muy común entre los represores del Cono Sur, al estimar que durante la dictadura, “en ese difícil escenario, se puede haber cometido algún error”. “La pérdida de los puntos de referencia sucede en los grandes ejércitos, incitados por los grandes líderes políticos, religiosos, etcétera”, añadió el jefe del ejército, que pasará a retiro el 1º de febrero próximo.
En declaraciones formuladas al Canal 4 de televisión, el jefe castrense aseguró además que las fuerzas armadas tomaron el control hace tres décadas “no por apetito de poder”, sino porque “había vacíos” que fueron ocupados “por el movimiento revolucionario”, y de ello “toda la sociedad uruguaya tiene responsabilidad”. “Como dice la murga, nos obligan a salir”, explicó Bertolotti, en una referencia a un grupo de Carnaval del pasado. Ante la pregunta de por qué los desaparecidos que murieron durante el golpe de Estado de 1973 eran sindicalistas, militantes políticos o estudiantiles, Bertolotti respondió que “eso no lo sabe nadie”, pero agregó que “de una forma u otra, si bien no estaban involucrados en la lucha directa, con los fierros (armas) en la mano, la estaban apoyando”. Bertolotti manifestó también que los uruguayos deben tener “un encuentro espiritual, personal, familiar y político” e indicó que no “alcanzó el ideal” de sus objetivos cuando asumió su cargo en febrero de este año. “Faltó tiempo, ya que un año es muy poco para reconciliarse con la sociedad uruguaya”, indicó.
Bertolotti enfrentó desde su designación en el cargo la misión de investigar internamente en la fuerza para desentrañar lo que se había convertido en un tema virtualmente intocable: conocer qué sucedió con los desaparecidos durante la dictadura militar. El jefe del ejército afirmó que se avanzó “mucho en varios temas” y que el ejército respondió a la orden del gobierno del presidente socialista Tabaré Vázquez en la búsqueda de tumbas de desaparecidos. Durante la dictadura, varios miles de presos políticos fueron sometidos a torturas, un centenar murió en las cárceles y unos 200 opositores permanecen hasta hoy desaparecidos, según organizaciones de derechos humanos y organismos oficiales. Las fuerzas armadas debieron presentar informes a Vázquez y actualmente se realizan excavaciones en dos cuarteles y en una granja particular en busca de tumbas clandestinas, donde ya fueron hallados dos esqueletos humanos y otros restos óseos. Durante el tenso período de búsqueda de restos, Bertolotti había afirmado en septiembre que los militares fueron testigos de “acciones heroicas” pero también participaron en “desviaciones y hechos que nunca debieron haber ocurrido” cuando lucharon contra la subversión.
Luego de conocerse los últimos dichos de Bertolotti, el representante de la Asociación de Familiares de Detenidos y Desaparecidos, Eduardo Pirotto, dijo ayer estar preocupado por el giro en las expresiones del jefe del arma. “Despierta un sentimiento de rechazo; no estoy para nada de acuerdo con lo que dice. Creo que se contradice con opiniones que ha vertido públicamente antes, pero a esta altura debería ser enfático y decir ‘esto, nunca más’.” “Tenemos que tener seguridad de que la democracia tiene sus reglas y que es perfectamente posible aplicarlas dentro del marco de la ley, la Constitución y el Estado de derecho. No puede haber otro mensaje”, sostuvo Pirotto. Por su parte, Luz Ibarburu, vocera de la agrupación Familiares de Desaparecidos, afirmó que “se trata de una amenaza de que el futuro pueda parecerse al pasado”. Las de Bertolotti, agregó, “son afirmaciones impropias de quien está sujeto al Poder Ejecutivo”.

Compartir: 

Twitter
 

El general Angel Bertolotti junto a la ministra de Defensa, Azucena Berruti.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.