EL MUNDO › EVO RATIFICO QUE NO NEGOCIARA CON ESTADOS UNIDOS

Chau TLC, hola TCP en Bolivia

 Por Pablo Stefanoni
Desde La Paz

“Jamás vamos a negociar el TLC con Estados Unidos”, anunció de manera sorpresiva el jueves el presidente boliviano, Evo Morales, y propuso como alternativa el TCP (Tratado de Comercio de los Pueblos). Hasta ahora, la posición del MAS sobre el TLC había sido ambigua, y en varias ocasiones el vicepresidente Alvaro García Linera habló de “negociar (un tratado de libre comercio con Estados Unidos) en beneficio de Bolivia”.

Anteayer, el mandatario indígena volvió a considerar inaceptable que las empresas de algunos países invadan los países latinoamericanos con sus productos subsidiados, lo que ocurriría con el TLC y, según dijo, eso está “totalmente descartado” para Bolivia. La actual Atpdea (Ley de Promoción Comercial Andina y Erradicación de Droga) –que le permite a Bolivia exportar a Estados Unidos textiles, productos de madera y joyas con arancel cero– vence en diciembre de este año y sólo podría ser reemplazada por un acuerdo de libre comercio.

Pocas horas antes del anuncio de Morales fracasaban las negociaciones con el presidente colombiano, Alvaro Uribe, para que su país mantenga las actuales condiciones preferenciales de compra de soja boliviana que, a partir del año próximo, deberá competir con los granos estadounidenses que entrarán sin aranceles (y subsidiados) al país sudamericano, como consecuencia del TLC acordado entre Colombia y Estados Unidos el pasado 27 de febrero. Colombia representa para Bolivia más del 40 por ciento de las exportaciones de oleaginosas, equivalentes a unos 170 millones de dólares anuales. Uribe dio cátedra de las ventajas del libre comercio en La Paz y derivó la solución del conflicto de la soja a una negociación entre Bolivia y Estados Unidos, que aún tiene pendiente la ratificación parlamentaria del acuerdo comercial.

Por el momento, el TCP es sólo una sigla –como el ALBA del venezolano Hugo Chávez– que sirve para cuestionar, de manera general, el libre comercio y la integración “neoliberal”. “TCP significa que ese pequeño productor, ese microempresario, esas cooperativas, esas asociaciones, esas empresas comunitarias, los pobres que producen sus productos, tenganmercado”, cosa que se frustraría con un TLC clásico, indicó Morales. García Linera añadió que se trata de “una propuesta de intercambio comercial, pero no solamente desde el punto de vista de las grandes corporaciones, sino desde el punto de vista de los pueblos, del pequeño productor”.

El “fracaso” del diálogo con el gobierno colombiano le dio espacio a la derecha de Jorge Quiroga –el gran derrotado el 18 de diciembre pasado– para salir a la ofensiva, acusando al gobierno de “bloquear” el comercio exterior. Sus parlamentarios pidieron la renuncia del canciller David Choquehuanca, quien días pasados se enfrascó en un enredo mediático al sostener que la coca es superior a la leche como desayuno escolar.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.