EL PAíS › LA ASAMBLEA DE GUALEGUAYCHU NO SE REUNIO AYER POR LA LLUVIA

Voto el lunes, posiciones divididas

No se pudo debatir si se levantan los cortes, pero se reunirán hoy y mañana para votar el lunes. Los vecinos están divididos entre los duros y los que quieren suspender temporariamente o al menos mudarse a la banquina para protestar sin cortar realmente el paso.

 Por Laura Vales

Por la fuerte lluvia que cayó sobre la ruta, los vecinos de Gualeguaychú suspendieron la asamblea en la que iban a votar si levantaban el bloqueo del puente internacional. “El agua hizo que se reuniera poca gente en el lugar de la protesta. Pensamos que no estaba bien tomar una decisión así, cuando en los debates de los días anteriores vienen participando unas 500 personas”, dijo Héctor Rubio, integrante de la asamblea, al explicar los motivos de la postergación. Los ambientalistas fijaron el lunes como plazo máximo para tomar una decisión. Esto quiere decir que, aunque hoy y mañana seguramente seguirán discutiendo, la votación se hará recién ese día.

Las posiciones continúan muy divididas. Son muchos los que creen que va ganando consenso la propuesta de levantar la medida de manera temporaria, posiblemente por 48 horas. El menú de opciones es corto: a esa posibilidad se opone la de mantener el bloqueo hasta que las papeleras den el primer paso y suspendan los trabajos de construcción. Una variante intermedia es la de habilitar el tránsito quedándose al costado del asfalto, sobre la banquina. Los ambientalistas evalúan, además, que es mejor esperar a que Tabaré Vázquez esté de regreso en el Uruguay para hacer cualquier gesto, sea por el sí o por el no.

Más allá de cuál sea la decisión definitiva, ayer hubo un gesto hacia los vecinos de Young, una localidad de Río Negro cercana a Fray Bentos, que sufrieron un accidente con siete muertos al arrancar una locomotora fuera de pauta durante una filmación. Los asambleístas anticiparon que si hace falta dejarán pasar ambulancias.

Ayer –como toda esta semana– Gualeguaychú siguió con atención las declaraciones del presidente uruguayo, que anticipó que las plantas “se van a construir, y en el mismo lugar” (ver aparte). Transcurrida una semana desde el pedido de Kirchner y Vázquez de levantar el corte, la votación será no sólo una respuesta a aquella solicitud, sino también a las palabras que el mandatario oriental ha tenido a lo largo de su gira latinoamericana, que han dejado la impresión de una vuelta atrás en la voluntad de concretar el acuerdo.

La postura más cerrada en favor de seguir el corte se ha alimentado con estas señales. “No es la hora de ofrecer un gesto”, Alfredo Muñoz, uno de los que consideran que no hay garantías de que el Uruguay vaya a interrumpir las obras. “Hasta ahora no se han parado las plantas, y hace tres años que venimos haciendo gestos de paciencia hacia un país que violó un tratado para permitir la construcción de las plantas.” Como trasfondo de esta posición está el temor de que, una vez que dejen la ruta y si falla el acuerdo, no puedan volver a cortarla.

“Ahora hay familias enteras, con chicos, lo que dificulta que se dé una orden a la Gendarmería para el desalojo”, señaló un asambleísta a Página/12. “Hay carpas sobre el asfalto, la más grande con una dependencia donde funciona una cocina. Hay una tranquera que atraviesa la ruta. Una vez que salgamos, la Gendarmería puede tomar posiciones y no sería fácil volver.”

Los que están por el sí, en cambio, apuestan a que una negociación entre los presidentes tenga avances, en contraposición con los tiempos lentos de la Justicia, que deberá resolver el tema si no hay diálogo bilateral. “Si este plan que se proyecta desde la flexibilización de los cortes y la suspensión de las obras no se cumple volvemos a la ruta”, sostuvo en favor de un parate Gilda Veronesi.

Ayer, el intendente local Daniel Irigoyen defendió la idea de una tregua. “La mejor hipótesis es el diálogo y la peor es el conflicto”, definió.

Irigoyen dijo que la “nueva instancia” que propone, al igual que parte de los asambleístas, es que “se cumpla con el levantamiento de los cortes y la detención de las obras, para dar lugar a la intervención de técnicos imparciales que auditen el impacto que generarían las plantas”. “Primero esto, luego se hablará de los otros puntos que sabemos forman parte de las preocupaciones de quienes trabajan en las empresas y demás.”

Uno de los problemas para destrabar la situación es que la asamblea no tiene un plan B. Está apoyada en el no a las papeleras. La posibilidad de que las fábricas se instalen, aun en el caso de que sean controladas, tiene muy baja aceptación.

Otra de las dudas es cómo se seguirá una vez concretada la tregua. “Los 90 días que están pidiendo los presidentes no alcanzan para un estudio de impacto ambiental”, consideró Rubio. “En ese plazo lo que se puede lograr es, en todo caso, un acuerdo de cómo se van a controlar las plantas.” Por la respuesta, sea cual fuere, habrá que esperar hasta el lunes. El horario fijado para la votación es el de las ocho de la noche, en el lugar del corte.

Compartir: 

Twitter
 

Los asambleístas siguen de cerca cada palabra del uruguayo Tabaré Vázquez, que se endureció.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.