EL MUNDO › POR CONDENAR A MUERTE A CINCO ENFERMERAS BULGARAS

Europa se indigna con Libia

 Por Peter Popham *

Cinco enfermeras búlgaras y un médico palestino, que fueron juzgados por segunda vez acusados de infectar deliberadamente con HIV a niños libios, fueron sentenciados a muerte ayer por un juzgado en Tripoli. El veredicto y la sentencia fueron recibidos con júbilo por las familias de los niños infectados, y con consternación en Europa. “¡Dios es grande!”, gritaba Ibrahim Mohammed al Aurabi, padre de uno de los niños infectados, después del veredicto. “¡Larga vida al sistema judicial libio!”

Los familiares de los niños sostenían grandes fotografías de sus hijos, algunas con las palabras en inglés, “HIV Made in Bulgaria”. De los 426 niños infectados, 52 ya han muerto. Pero hay una gran indignación en Europa por lo que se ha considerado un juicio fundamentalmente viciado. En el primer juicio, Luc Montagnier, el médico francés que fue uno de los que descubrió el virus del HIV, atestiguó que el virus estaba activo en el hospital antes de que llegaran las búlgaras en 1998 y probablemente fue causado por mala higiene. La evidencia fue ignorada. Un segundo estudio, éste publicado por el biólogo británico Oliver Pybus en la revista de ciencia Nature, también concluyó que el virus había llegado al hospital antes que las búlgaras, quizás hasta tres años antes. Pero el informe fue publicado el 6 de diciembre, demasiado tarde para que la Corte considerara sus conclusiones.

En Bruselas, Franco Frattini, el comisionado de Justicia de la Unión Europea, dijo: “Tengo grandes esperanzas de que las autoridades libias invaliden esta decisión, que es un obstáculo para la cooperación con la Unión Europea”. El ministro de Exteriores libio, Abdel-Rahman Shalgam, declaró que el caso sería enviado inmediatamente a la Corte Suprema.

Los seis sentenciados han estado en prisión durante casi siete años. Primero fueron arrestados en 1999 después de que algunos niños en el hospital de Benghazi, donde ellos habían comenzado a trabajar en 1998, se enfermaron misteriosamente. El coronel Kadafi pronunció su propio veredicto sobre los extranjeros en una conferencia sobre sida en Nigeria en 2001. “Hemos encontrado un médico y un grupo de enfermeras en posesión de HIV”, dijo que fueron encargados de hacer experimentos sobre los efectos del virus en niños. ¿Y quién les encargó esta odiosa conspiración? Algunos dicen que fue la CIA, otros dicen que fue el Mossad.”

Las mujeres búlgaras dijeron que mientras estaban presas fueron golpeadas, torturadas con shock eléctricos para que confesasen. Dos de ellas declararon que habían sido violadas. En ambos juicios se usaron las confesiones extraídas a los acusados bajo tortura.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.