EL PAíS › UN EX JEFE DE LA TRIPLE A CON CAPTURA PENDIENTE

Reapertura de una vieja causa

 Por Irina Hauser

El hallazgo en España, por una investigación periodística, de Rodolfo Eduardo Almirón, uno de los jefes de la Triple A, obligó a reactivar una causa judicial sobre los crímenes cometidos por aquella organización de ultraderecha que lleva años dormida en los tribunales federales. El juez federal Norberto Oyarbide envió una nota a Interpol en la que le recuerda que el ex subcomisario tiene pedido de captura de la Justicia argentina desde 1984 por asociación ilícita y homicidio. El magistrado evalúa, además, cambiar la calificación de los hechos y considerarlos como delitos de lesa humanidad, que no prescriben, algo que pidió hace ya un año el fiscal Eduardo Taiano.

El Movimiento Argentinos en el Exterior se presentará ante el juez español Baltasar Garzón y le pedirá “que investigue el accionar” de la Triple A teniendo en cuenta que “sus responsables operativos”, con José López Rega a la cabeza, se radicaron en España, “trasladando la conducción política y operativa de esta organización terrorista a Madrid”. Destacarán también que “extendió su accionar” coordinando acciones con “otros grupos de ultraderecha y conformando la Internacional Negra”.

Al ex subcomisario Almirón lo encontraron periodistas del diario El Mundo en la localidad de Torrent, cerca de Valencia. Había llegado a España en 1975 junto con López Rega y con otro de los pilares de la Triple A, Juan Ramón Morales, que era su suegro. Allí se vincularon con grupos fascistas europeos. En 1983 hubo un gran revuelo cuando se supo que Almirón encabezaba la custodia del dirigente filofranquista Manuel Fraga Iribarne. Lois Pérez Leira, abogado de la agrupación de Argentinos en el Exterior, le pedirá a Garzón que cite a declarar a Fraga, a María Estela Martínez de Perón y al alcalde de Madrid, Alberto Luis Gallardón (ligado a Fraga).

En los tribunales porteños, la causa por los crímenes de la Triple A se inició en 1975. López Rega, Morales y Almirón figuraban como los principales imputados por los homicidios del diputado Rodolfo Ortega Peña, el ex subjefe de la Policía Bonaerense Julio Troxler y Silvio Frondizi, entre otros. El Brujo fue extraditado desde Estados Unidos y quedó procesado. El entonces fiscal Aníbal Ibarra llegó a formular la acusación en su contra y pidió prisión perpetua, pero López Rega murió en junio de 1989, antes de formular su defensa y ser condenado.

El año pasado el fiscal Taiano pidió el desarchivo de la investigación, con el planteo de que debían considerarse los asesinatos de la Triple A como crímenes de lesa humanidad. Hasta ahora Oyarbide no había adoptado medidas. Con los datos que se conocieron en España sobre Almirón, le recordó a Interpol que hay un pedido de captura internacional pendiente y pidió precisiones sobre dónde vive y en qué circunstancias. Mientras tanto evalúa si corresponde declarar los delitos como imprescriptibles.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.