EL MUNDO › LA OPOSICION LE RETACEA APOYO AL GOBIERNO ANTE LA AMENAZA TERRORISTA

Alerta máxima por el fin de la tregua de ETA

Los servicios de inteligencia españoles temen un atentado inminente de la guerrilla vasca, que anunció que combatirá en todos los frentes, incluso Cataluña. Zapatero dijo que el grupo separatista vasco cometió un “grave error” al romper la tregua y recordó que la misma ya se había roto con el atentado en el aeropuerto de Barajas.

 Por Oscar Guisoni
desde Madrid

El anuncio de la ruptura de la tregua que ETA dio a conocer en la madrugada de ayer conmocionó el panorama político español, forzando una declaración de urgencia de José Luis Rodríguez Zapatero en la que pidió unidad a las fuerzas políticas opositoras ante las nuevas amenazas de la banda separatista vasca. Desde la oposición, el líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, se mantuvo, sin embargo, en sus trece. Rehusó dar su apoyo a Zapatero, al que acusó de mantener un discurso ambiguo, y exigió al primer ministro español que retorne al viejo Pacto Antiterrorista gestado en tiempos del gobierno del conservador José María Aznar. La banda vasca, mientras tanto, avisa que combatirá en todos los frentes, rompiendo incluso la tregua parcial y especial que mantenía en Cataluña, una medida que había adoptado con el objetivo de seducir a las fuerzas nacionalistas de izquierda de la región. A partir de esta medianoche, los servicios de inteligencia y las fuerzas de seguridad esperan en estado de alerta máxima un posible atentado de alto contenido político.

Con cara de muy pocos amigos, gesto serio y palabras cortantes, Rodríguez Zapatero ofreció ayer una conferencia de prensa de urgencia en respuesta al comunicado etarra de la noche anterior. En esta comparecencia pública, en la que no admitió preguntas de los periodistas, el premier español afirmó que ETA comete un grave error al retornar a la senda de la lucha armada, al tiempo que recalcó que la respuesta del Estado español será “la que siempre han dado los gobiernos de España, las fuerzas democráticas y la sociedad en su conjunto”, aplicando “el estado de derecho” y basada “en la eficacia de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado”, los mismos, dicho sea de paso, que apenas dos días antes del comunicado etarra habían advertido que ETA contaba con al menos 30 militantes en posición de realizar ataques terroristas. Zapatero quiso también dejar en claro que ETA ya rompió la tregua el 30 de diciembre pasado con el brutal atentado en el aeropuerto de Barajas, “que costó la vida a dos ciudadanos ecuatorianos”.

Rodríguez Zapatero había concertado el pasado lunes una reunión con el máximo líder de la oposición, Mariano Rajoy, para hablar del tema, y ayer fuentes del Palacio de La Moncloa afirmaban que el presidente del gobierno español no sólo confirmó esa reunión para el lunes próximo sino que se había comunicado por teléfono con el líder del PP para intentar adelantarla para esta semana. A juzgar por la posición adoptada ayer por Rajoy, es muy poco lo que Zapatero podrá obtener de esta cita.

Mariano Rajoy está convencido de que todo lo que está ocurriendo tiene relación directa con la política dialoguista de Zapatero, que permitió incluso a la izquierda pro-etarra del País Vasco volver a las instituciones de la mano de Acción Nacionalista Vasca, el partido elegido por los nacionalistas para burlar la prohibición que pesa sobre su formación histórica Herri Batasuna. El líder del PP se aferra al viejo Pacto Antiterrorista firmado por los conservadores y el Partido Socialista en tiempos de Aznar, una propuesta que en el PSOE consideran caduca, ya que excluye al resto de las fuerzas nacionalistas moderadas y no deja ninguna vía abierta a una posible futura negociación para encontrar una solución al conflicto armado que sacude al País Vasco desde hace más de 40 años. Rajoy considera incluso que ha sido su total oposición al diálogo emprendido el pasado año por Zapatero lo que le permitió ganar, aunque a los pelos, las pasadas elecciones regionales y municipales del 27 de mayo y no está dispuesto a darle al líder socialista el más mínimo respiro, menos teniendo en cuenta que en marzo del próximo año caduca su mandato.

Ayer por la tarde, las fuerzas de seguridad y los servicios de inteligencia del Estado se preparaban para extremar sus medidas de alerta, sobre todo en los sitios que en estos momentos España considera más vulnerables, como es la ciudad de Valencia, donde durante estos meses, hasta el final del verano, se está desarrollando la prestigiosa edición de la America’s Cup, la más importante competición de vela del mundo y a la que asiste la crema y nata de la alta sociedad europea.

Compartir: 

Twitter
 

El primer ministro español, con cara de pocos amigos, responde al anuncio de la guerrilla ETA, que puso fin al cese de fuego.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.