EL MUNDO › SE REUNIO EN MADRID CON EL MANDATARIO COLOMBIANO Y LA EX REHEN CLARA ROJAS

Zapatero apoyó la dureza de Uribe

Uribe recibió el apoyó unánime de Europa para mantener a las FARC en la lista de organizaciones terroristas, pero los medios del Viejo Continente le recomendaron mejorar las condiciones para el diálogo con la guerrilla y recordaron la masacre de la Unión Patriótica.

 Por Oscar Guisoni
desde Madrid

El primer ministro español José Luis Rodríguez Zapatero recibió ayer en el Palacio de la Moncloa al presidente colombiano Alvaro Uribe y a la ex rehén de las FARC Clara Rojas, quien se encuentra en España para participar del IV Congreso Internacional de Víctimas del Terrorismo. Mientras Zapatero le daba un respaldo “incondicional” al presidente colombiano, Rojas prefirió no hacer declaraciones en palacio, aunque en una charla con periodistas antes de que diera comienzo el congreso al que fue invitada se pronunció “partidaria del diálogo en todos los sentidos” para resolver el problema de la violencia que azota su país.

La visita de Uribe a España forma parte de la gira europea del presidente colombiano, que busca desesperadamente apoyos para frenar la ofensiva de Hugo Chávez, que ha solicitado a Colombia que reconozca a las FARC como fuerza insurgente y la quite de la lista de organizaciones terroristas. El tema, como no podía ser de otro modo, estuvo presente en la charla que el mandatario colombiano mantuvo con su homólogo español Rodríguez Zapatero, que se plegó a la línea política de Uribe sin cuestionamientos, aunque hizo un llamamiento a las FARC para que dialoguen y permitan el ingreso en la selva de una misión médica para atender a los rehenes con problemas de salud.

Uribe no quiso entrar en la polémica con Chávez, eludiendo “los argumentos del agravio” y se manifestó partidario de apoyar la iniciativa que se ha propuesto coordinar la Iglesia Católica en conjunto con España, Francia y Suiza a favor de los secuestrados de la FARC. El mandatario colombiano sale fortalecido de esta gira por Europa después de que la totalidad de los líderes del continente, incluyendo el alto representante de Política Exterior de la UE, Javier Solanas, le manifestaran que no piensan mover un dedo para sacar a las FARC de la lista de organizaciones consideradas terroristas.

Pero mientras los políticos europeos se pliegan a la línea de Alvaro Uribe, algunos medios de comunicación han aprovechado la visita del colombiano para recordar que en Colombia no existen actualmente las condiciones de confianza para llegar a un diálogo fructífero con las organizaciones armadas. El diario El País, por ejemplo, recordaba en un extenso artículo publicado el pasado domingo que cuando las FARC firmaron una tregua en 1984 con el presidente Belisario Betancourt, que les permitió la creación de un partido político, la Unión Patriótica, todo se fue por la borda, ya que apenas los guerrilleros pasaron a la legalidad, “les mataron 3000 militantes, 8 congresistas, 2 candidatos presidenciales, 11 alcaldes y 13 diputados regionales”.

Clara Rojas, que llegó al país acompañada de su hijo, Emmanuel, prefirió aparecer junto a Uribe y Zapatero sólo para la foto y dejó sorprendidos a los organizadores del Congreso de Víctimas del Terrorismo cuando, alegando estar agotada, decidió no participar en la mesa redonda en la que estaba anunciada su presencia. La que sí acudió fue su madre, lo que dio origen a especulaciones por parte de los organizadores, que pensaron que Clara no había querido quitar protagonismo a los otros integrantes de la mesa. Su aparición en Moncloa junto a Uribe y Zapatero pocas horas después dejó desconcertados a sus anfitriones.

Rojas participará hoy por la mañana en Madrid en un evento organizado por la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) que dirige el ex primer ministro español José María Aznar y en el que relatará pormenores de su cautiverio. Aznar protagonizó un auténtico escándalo en el marco del Congreso de Víctimas del Terrorismo el pasado martes cuando aprovechó su participación para criticar la política antiterrorista de Zapatero y pidió el voto en las próximas elecciones para el Partido Popular. Ayer, en la conferencia junto a Rojas y Uribe, Zapatero no dejó pasar la oportunidad de responderle al ex mandatario conservador, asegurando que él nunca “sería capaz de hacer algo parecido” a lo que había hecho Aznar: aprovecharse del dolor de las víctimas para hacer política partidaria.

Compartir: 

Twitter
 

Uribe y Zapatero se saludan en el Palacio de la Moncloa, mientras sonríe Clara Rojas, la rehén liberada.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.