EL PAIS › MUCHOS AUSENTES EN EL ENCUENTRO DE BARRIONUEVO

Los Gordos no comen asado

Estaba pensado como una cumbre de quienes buscan desplazar a Moyano de la CGT, pero los Gordos faltaron. Igual, el gastronómico propuso una conducción tripartita para desplazar al camionero.

 Por Miguel Jorquera

Para los detractores, la deserción de varios dirigentes a la comilona que Luis Barrionuevo organizó en su casa de Mar del Plata se convirtió en “un flaco asado” para una interna de “peso”, como es la puja por el control de la CGT. El gastronómico, en cambio, adjudicó la ausencia de “algunos Gordos” a “problemas de colesterol”. Entre fiambres, asado de tira, mollejas, malbec, masas y Chandon, Barrionuevo contó los porotos propios y propuso una conducción tripartita –barrionuevistas, Gordos e independientes– para desplazar a Hugo Moyano de la central sindical en junio. Y volvió a embestir contra el camionero por la reunión que mantuvo el martes con la Presidenta, junto al resto de la conducción cegetista. “Los que fueron a ofrecer mesura a la Casa Rosada son aquellos que reciben subsidios del Estado”, insistió Barrionuevo y convocó a los gremios que reunió en Punta Mogotes a dar pelea para obtener entre un 25 y un 30 por ciento de aumento salarial en las paritarias de este año.

El Parador 14 de la playa de Punta Mogotes fue el punto de encuentro de los dirigentes sindicales antimoyanistas en su gira marplatense. Allí, en el predio del gremio gastronómico sólo hubo café y pronunciamientos. Barrionuevo llevó la batuta en la conferencia de prensa: propuso un triunvirato (uno por cada sector enfrentado al camionero) para conducir la CGT post Moyano; pidió al Gobierno anticipar la convocatoria al Consejo del Salario y exigió un salario mínimo, vital y móvil de 1500 pesos; reclamó un aumento del 30 por ciento para jubilados y pensionados. Pero sobre todo se encargó de enarbolar el objetivo de alcanzar entre un 25 y un 30 por ciento de aumento salarial en las paritarias que comienzan a discutirse en marzo, con igual porcentaje de incremento para las asignaciones familiares.

“Ningún dirigente de los que ayer (por el martes) visitó Balcarce 50 nos va a imponer tope alguno”, proclamó el gastronómico para descalificar la “moderación” que expresaron los dirigentes de la CGT tras el encuentro con Cristina Fernández de Kirchner. “Mesura fueron a ofrecer aquellos que reciben subsidios del Estado”, insistió para referirse a Moyano sin nombrarlo y le puso cifras al “acuerdo” que –según él– habrían sellado en la Rosada: “Hoy sabemos que fueron a cerrar un aumento del 17 por ciento por dos años”, afirmó Barrionuevo.

De la convocatoria barrionuevista no participaron –como se había anunciado– los Gordos como Armando Cavalieri (mercantiles), Carlos West Ocampo (Sanidad) y José Pedraza (Unión Ferroviaria); ni los “independientes” como Gerardo Martínez (Uocra), Andrés Rodríguez (UPCN) y José Luis Lingeri (Obras Sanitarias). El gastronómico prefirió salir al cruce con una humorada cuando le preguntaron si las ausencias no habían devaluado la cumbre antimoyanista. “No habrán venido por algún problema de colesterol”, respondió.

Pero sus hombres no dejaban de hacer cálculos. “Acá vinieron 48 gremios. Lo que representa 878 congresales cegetistas contra 327 que tiene Moyano”, dijo a Página/12 un asesor de Barrionuevo para afirmar que la suerte del camionero “ya está echada”, si el acuerdo entre los antimoyanistas avanza. Si fueron de la partida –entre otros– Carlos Acuña (estaciones de servicio), Vicente Mastrocola (Plástico), Angel García (Seguridad), Fabián Hermoso (Químico), Horacio Valdés (Vidrio), Juan José Zanola (Bancarios), Carlos Romero (Unión Docentes Argentinos), Luis Cejas (Viajantes) y Raúl Giot (Mercantiles). También estuvieron Carlos Quintana (secretario adjunto de UPCN), Carlos Roberti (petroleros privados), Carlos Echeum (Carne), Leonardo Ariasola (Luz y Fuerza) y Luis Campos (Carga y Descarga).

El “cónclave” continuó en la quinta del gastronómico, en el barrio El Alfar y a pocas cuadras del faro. Barrionuevo y su esposa, la diputada kirchnerista Graciela Camaño, fueron los anfitriones de la comilona sindical. Ahí todo fue mucho más relajado. En la parrilla hubo asado de tira, morcilla, chorizos y mollejas. Todo regado con buen malbec y algunas gaseosas. Los postres fueron tortas heladas y masas con champagne.

A la hora de la recreación, los sindicalistas también se dividieron por deportes. Hubo campeonatos de paddle y hasta tiempo para un chapuzón en la pileta. Pero el más convocante de los torneos fue el de sapo, que ganó la dupla Acuña-Giot con media docena de botellas de Chandon como premio. Como hace dos años atrás, Barrionuevo llegó a la final, esta vez junto a Hermoso, pero no pudo hacerse del trofeo. En 2006 le pasó lo mismo, aunque entonces su pareja era el propio líder de la CGT. El gran objetivo del asado de ese año era acercar a los distanciados Gordos y Moyano, aunque no obtuvo demasiado éxito en su convocatoria. El de éste, fue unir a todos contra el camionero. No fueron todos lo que comprometieron su presencia, pero el gastronómico prometió que no dejará de probar suerte.

Compartir: 

Twitter
 

“No habrán venido por algún problema de colesterol”, bromeó Barrionuevo sobre los Gordos.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.