EL PAíS › EL ANUNCIO EN LA ROSADA POR EL SOTERRAMIENTO DEL SARMIENTO

Macri y CFK, juntos para un entierro

Cristina Fernández de Kirchner y Mauricio Macri compartieron algo más que un acto oficial en la Casa de Gobierno. La Presidenta invitó al jefe de Gobierno porteño a “trabajar juntos” por el soterramiento del ex ferrocarril Sarmiento –que en la ciudad de Buenos Aires corre entre Plaza Miserere y Liniers– y también en un “manejo racional de los inmuebles y la energía”. A su turno, Macri afirmó que estaba muy contento con la invitación e hizo votos por que el enterramiento del ferrocarril se convirtiera en “la primera de muchas obras en las que trabajemos juntos”.

Para Macri fue el primer acto con Cristina Fernández de Kirchner desde que fue electo jefe de Gobierno. Para la Presidenta también fue la primera vez. Cuando el año pasado se anunció la licitación de la obra, Néstor Kirchner y Jorge Telerman eran los actores centrales. En aquel momento existían fuertes diferencias entre ambos jefes de gobierno. Ahora, a meses de finalizadas las elecciones, tanto la Presidenta como Macri se alejaron de la confrontación. “Creemos en la articulación de esfuerzos”, puntualizó Fernández de Kirchner al invitar al ingeniero al trabajo en común con el gobierno nacional. Antes había señalado que tanto en su gestión como en la de su marido, Néstor, se desarrollaron obras “con todos los hombres surgidos de la voluntad popular, sin preguntar a qué espacio o partido pertenecen”.

Desde los micrófonos, Fernández de Kirchner también invitó al jefe de Gobierno porteño a sumarse al uso racional de la energía. Luego de recordar que varias administraciones provinciales firmaron acuerdos con el gobierno nacional para sumarse al plan, dijo: “Me gustaría que podamos hacerlo juntos. Creo que deberíamos hacerlo juntos”. Mirando a Macri, la Presidenta recordó que “la ciudad de Buenos Aires tiene un altísimo consumo de energía”. Al hablar del “uso racional de los recursos”, Fernández de Kirchner también incluyó a los inmuebles como un bien a preservar.

Antes, Macri había reivindicado el trabajo conjunto con la administración nacional. El ingeniero no dudó en afirmar que el objetivo de esa tarea estaba en “mejorar la calidad de vida de los ciudadanos”. Por eso sostuvo que esperaba que el enterramiento del Sarmiento “sea la primera de muchas obras, en las que brindemos soluciones inteligentes trabajando juntos”. Para que no quedaran dudas, subrayó: “Repito, estoy muy contento de empezar a trabajar juntos”. Todo muy civilizado.

El jefe de Gobierno porteño aprovechó la ocasión y además de hablar del ferrocarril insistió con viejos reclamos. Entre ellos la realización de “la autopista ribereña, las obras relacionadas con el aeroparque” y con lo que a esta altura ya parece una obsesión: los terrenos del Onabe. Macri pasó su aviso y repitió que necesitaba esos terrenos “para darle un uso racional”. Fernández de Kirchner le respondió que parte de esos terrenos formarán parte del enterramiento del Sarmiento.

Al anunciar el comienzo de las obras, la Presidenta destacó que se trataba de un emprendimiento que “podemos calificar como del bicentenario no sólo por la magnitud, sino también por la modificación que importa en la trama urbana”. La obra, que en principio se iba a realizar entre Once y Liniers, finalmente se extendió hasta Moreno, punto terminal de ese trazado ferroviario.

Compartir: 

Twitter
 

La presidenta Kirchner y el jefe de Gobierno porteño Macri.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.