CULTURA / ESPECTACULOS › CULTURA A PARTIR DE UNA INICIATIVA DE VECINOS DE BARRIO ALBERDI

Vuelve el Leña y Leña Social Club

Con el apoyo de los pocos socios que tenía el club, el objetivo es devolverle actividad social y cultural a una institución que cumplirá sus 70 años.

 Por Edgardo Pérez Castillo

Cuando todo parecía indicar que el destino de Leña y Leña sería el mismo de las decenas de clubes de barrio que con el correr de los años trocaron en meros recuerdos, un grupo de jóvenes decidió asumir el desafío de devolverle vida al histórico reducto de barrio Alberdi. Así, luego de constituir un fondo de comercio --que funcionará sin fines de lucro-- y de coordinar los pasos a seguir junto a la comisión directiva de la entidad, en noviembre pasado comenzaron con algunas remodelaciones que permitirán devolverle actividad social a una institución que, en marzo, cumplirá sus 70 años.

Javier Alvarado y Diego Ferreyra (miembros de esa suerte de grupo de rescate interdisciplinario que completan Andrés Beguer, Diego Bozilkovic, José Cripovic, Diego Imelio, Juan Pablo Ferrari, Mario Moriconi, Marcelo Playa, Leonardo Pesado Castro, Diego López, Oski Casá, Cristian Aleart y Catriel Villegas), narraron a Rosario/12 las instancias de un proceso de recuperación que ya incluyó la realización de recitales (bajo el lema de Rock a la Reposera), la puesta en escena de una obra de teatro y, el último sábado, una milonga que convocó a 250 personas.

Aunque, de hecho, no es ésta la primer experiencia del grupo en cuanto al intento de preservación de los clubes de barrio, tarea que poco tiempo atrás llevaron adelante en Argentino de Rosario. "Empezamos trabajando en contra de la venta del estadio, que fue una lucha completamente distinta a ésta, porque había intereses más complejos", expresó Alvarado, mientras que Ferreyra completó: "La problemática en los clubes es más o menos similar, hay una problemática común. Entonces nos juntamos con algunos clubes para generar subsidios de la Secretaría de Deportes de la Provincia, y así empezamos a trabajar en Leña y Leña. Pero acá hay menos de 30 socios, entonces en un primer momento tenían miedo de que los saquemos del club, con el temor de lo económico y patrimonial de muchos clubes de zona norte".

Es que, a partir de un relevamiento realizado por el grupo, y excluyendo las instituciones ubicadas sobre la costa, los terrenos ocupados por los clubes del distrito norte exceden en valor los 75 millones de pesos. Superada la lógica desconfianza inicial, y luego de la firma de un contrato entre ambas partes, el trabajo de recuperación en Leña y Leña comenzó a llevarse adelante, con la intención de ampliar el espectro social y deportivo organizando también actividades culturales. "Cuando se fue la persona que explotaba el buffet decidimos entrar acá para trabajar, para organizarlo, limpiarlo y darle un contenido social --explicó Alvarado--. Por lo general los clubes de barrio tienen una vida estática, que hace que cualquier actividad sea deficitaria. La idea era que cada uno de nosotros pueda aportar en virtud del desarrollo intelectual que cada uno tiene. Hay muchos profesionales, y buscamos la manera de que, dando un poquito de tiempo o ideas, esto vuelva a tener vida de club".

En ese contexto, la actividad tradicional de la institución, las bochas, han quedado relegadas con los años, por lo cual se priorizará la organización de nuevos proyectos, aunque sin afectar a las canchas instaladas en el corazón del edificio. Una posible asociación con la Federación Santafesina de Judo, la gestación de una escuela de ajedrez a cargo de Marcelo Playa (quien fuera campeón Panamericano y que actualmente compite en la liga nacional), el comienzo de clases de patín y la chance de abrir el espacio a las escuelas de la zona son algunos de los proyectos de un programa de recuperación en donde lo cultural incluirá la generación de una biblioteca --dedicada principalmente al fútbol y el deporte--, nuevos recitales y un ciclo de cine que funcione además como espacio de contención para los jóvenes del barrio.

"Estamos pensando en utilizar el espacio de la cancha de fútbol o bien el salón, en invierno, para la proyección de películas --detalló Ferreyra--. Generalmente nos encontramos con que, al ser tan barato, la gente que venía a jugar al fútbol era de distintos sectores sociales, entonces vimos la posibilidad de que los chicos puedan venir a hacer otra actividad además de jugar al fútbol".

Sin deudas que afrontar, y ya establecida la realización de un baile de carnaval para el 16 de febrero, Leña y Leña se sostiene en el espacio de Bv. Rondeau 1793 como una firme postal de ésas que se van extinguiendo en el anonimato. A partir de este nuevo horizonte, sus 23 socios, y los vecinos del lugar, podrán disfrutar de su punto de reunión y recreación por algún tiempo más.

Compartir: 

Twitter
 

Ya hubo milonga y rock en el club.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.