EL MUNDO › HOMENAJE EN PINAMAR A JOSE LUIS CABEZAS A ONCE AÑOS DE SU ASESINATO

“La Justicia todavía nos debe justicia”

 Por Carlos Rodríguez
desde Pinamar

A once años de su asesinato, un hecho que provocó una de las conmociones políticas más graves desde el retorno a la democracia en la Argentina, fue recordado ayer el fotógrafo José Luis Cabezas. El acto, que se realizó en la cava de Pinamar donde fue hallado el cuerpo del trabajador de prensa, tuvo como principal oradora a Gladys Cabezas, la hermana del reportero gráfico asesinado, quien recordó que José Luis era “una persona común” que fue víctima “del poderío de la corrupción” del Estado, en alusión a las oscuras razones de un crimen que tocó de cerca al gobierno nacional, entonces bajo el mando de Carlos Menem, y al de la provincia de Buenos Aires, ejercido en enero de 1997 por Eduardo Duhalde. “A un ladrón lo buscás, lo capturás y lo encerrás, pero ¿quién busca, captura y encierra a los que forman parte de una organización corrupta, poderosa, asesina y miserable?”, dijo la hermana de Cabezas en alusión a una trama que involucró en su momento al poderoso empresario Alfredo Yabrán, quien luego se suicidó, y a la llamada “maldita policía” de la provincia de Buenos Aires.

Gladys Cabezas dijo que la lucha de la familia ha sido “larga y sostenida” y que todavía continúa “para que los hechos se esclarezcan, para que la verdad salga a la luz y para que los culpables paguen”, en alusión a todo lo hecho para terminar con las nueve condenas que se aplicaron en el juicio oral y público. Dijo que a esa instancia se llegó gracias “a la solidaridad de toda una sociedad que sí se animó a enfrentar al monstruo de la corrupción”. Al referirse a la actual situación, con la mayoría de los condenados en libertad o con prisión domiciliaria, como es el caso de Gregorio Ríos, jefe de la custodia de Yabrán, sostuvo que a pesar de los esfuerzos realizados en once años “la Justicia nos debe justicia”. Por ese motivo, en el cierre, solicitó a los presentes y a toda la comunidad: “No se olviden de José Luis Cabezas”, retomando una frase que fue símbolo de una gran movilización para pedir justicia por el crimen ocurrido el 25 de enero de 1997.

En el acto, por primera vez, estuvo presente la máxima autoridad del partido de Pinamar, el intendente Roberto Porretti. Su antecesor, Blas Altieri, nunca asistió a los actos organizados por los familiares de Cabezas y por la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (Argra). También asistió ayer a la recordación el jefe comunal de General Madariaga, Adrián Mircovich. Otros de los concurrentes fueron los familiares de víctimas del “gatillo fácil” o de casos policiales todavía no resueltos. Estuvieron los familiares de Adrián Matassa, Diego Peralta, Mariano Vázquez, Raúl Saliwoncyh, de los chicos muertos durante el incendio en Cromañón y de la entidad Avise.

Norma, la mamá de Cabezas, muy emocionada, agradeció “a mi hijo José Luis, al que siempre le sigo pidiendo cosas, que haya hecho posible la presencia de su padre, José, que estuvo muy enfermo”. José Cabezas llegó al lugar del acto central caminando, pero ayudado por dos personas. Otros de los oradores fueron Gabriel Michi, el periodista que acompañaba a Cabezas en el momento en que fue asesinado, el presidente de Argra, Gonzalo Martínez, y el intendente de Madariaga, quien sostuvo que “no hay justicia si la justicia no es total”. A su turno, tanto Michi como Martínez exigieron que se haga justicia y que vuelvan a prisión los asesinos de Cabezas que hoy han recuperado su libertad. Por el crimen fueron condenados a cadena perpetua José Luis Auge, Gustavo González, Horacio Braga, Héctor Retama (ya fallecido), los policías Gustavo Prellezo, Alberto Gómez, Sergio Cammaratta y Aníbal Luna, y el ya nombrado Gregorio Ríos.

La mayoría de ellos ha recuperado su libertad –sólo están detenidos Auge y Braga–, aunque se espera una resolución de la Justicia que podría devolverlos a la cárcel. Luego de los discursos en La Cava, todos los asistentes se dirigieron a un predio ubicado frente a la terminal de ómnibus de Pinamar, donde se plantó un pino en homenaje a José Luis Cabezas. Habló el vecino Raúl Coronel, quien criticó “al Gobierno y a la Justicia porque se habla mucho de derechos humanos, pero la impunidad continúa”. Detrás suyo, un cartel decía: “Los pinamarenses no nos olvidaremos jamás de José Luis Cabezas”.

Compartir: 

Twitter
 

Gladys y Norma Cabezas y el titular de Argra, Gonzalo Martínez.
Imagen: Pablo Piovano
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.