EL PAíS › MAIONICA SE DECLARO CULPABLE MIENTRAS EL FISCAL DEFIENDE A ANTONINI WILSON

“Esa valija pertenecía a otro pasajero”

Moisés Maionica, uno de los cinco acusados por el caso de la valija, se declaró culpable de ser un agente encubierto de Venezuela. Así lo informó un comunicado del Departamento de Justicia de Estados Unidos. Allí también se sostiene que la valija de los 800 mil dólares no era de Antonini Wilson.

 Por Irina Hauser

“El señor Antonini Wilson cargaba la valija por requerimiento de otro de los pasajeros e ignoraba que había 800 mil dólares dentro de ella, porque esa valija pertenecía a otro de los pasajeros.” Esta era, hasta ahora, la versión divulgada por la abogada del empresario venezolano. Esta vez el encomillado pertenece directamente al Departamento de Justicia de Estados Unidos. Figura en el quinto párrafo de un comunicado que el organismo emitió ayer para dar una noticia igualmente impactante: Moisés Maionica, uno de los cinco acusados en el juicio del maletín en Miami se declaró culpable. Es decir, reconoció que actuó como un agente ilegal de Venezuela con el fin de presionar al “valijero” para que ocultar el origen y destino del dinero que le incautaron al llegar a Buenos Aires. Ahora va a cooperar con información a cambio de una pena reducida, y quién sabe qué dirá.

Como en una novela por entregas, las pistas que va mostrando el gobierno norteamericano prometen llevar a un dato de interés político, que en este caso sería el dueño de la valija. Aunque el comunicado no lo dice, la acusación del fiscal Thomas Mulvihill asegura que, según dichos de uno de los imputados, el asistente de un alto ejecutivo de la petrolera estatal de Venezuela Pdvsa fue quien subió la valija al avión privado que trajo a Antonini a Buenos Aires el 4 de agosto. También es conocido que “el gordo” viajaba junto con su amigo Diego Uzcátegui Specht, hijo del ex vicepresidente de Pdvsa y ex titular de su filial argentina. Según comprobó la Justicia argentina, Uzcátegui padre fue quien gestionó que llevaran a Antonini en el jet privado contratado por Enarsa, donde también viajaban otros ejecutivos de la petrolera.

Con este escenario, todo indica que en el juicio en Miami, pautado para el 17 de marzo, habrá muchos reflectores apuntando al gobierno de Hugo Chávez, y alguno que otro para Argentina. En el banquillo estarán los ex socios y amigos de Antonini Franklin Durán y Carlos Kauffmann y el empresario uruguayo Rodolfo Wanseele Paciello. Todavía está prófugo Antonio Canchica Gómez. Maionica ya tiene una cita para que le lean su sentencia el 4 de abril. Su declaración de culpabilidad será exhibida por Mulvihill como respaldo para su investigación.

La acusación es para todos la misma: conspiración, por lo que pueden recibir una condena de hasta cinco años de cárcel, y haber actuado como agentes ilegales (sin registrarse ante las autoridades estadounidenses), que les puede costar diez años de prisión. Como los castigos se pueden computar en forma sucesiva, la pena máxima es de 15 años. También puede haber multas de 250 mil dólares. A Maionica, sin embargo, es factible que le toque algo más leve que todo eso. Según especifica su “acuerdo de culpabilidad”, al que accedió Página/12, la fiscalía se compromete a recomendar para él la mínima pena posible ante la jueza del caso, siempre que Maionica colabore en la pesquisa contra los demás imputados.

Maionica, hasta ahora, se había declarado inocente. Su abogado, Rubén Oliva, un experto en pactos con los fiscales, apareció sorpresivamente ayer a la mañana en los tribunales de Miami y pidió una audiencia para que su cliente se declarara culpable. La jueza Joan Lenard accedió y el día terminó, así, con uno de los acusados dado vuelta. La declaración de culpabilidad es una opción que alienta el sistema norteamericano, que busca ahorrar en juicios orales con jurado. Sólo por contribuir a ese ahorro con su autoincriminación, se consigue quedar mejor posicionado. Antonini, que por haber sido atrapado con el maletín corría riesgo de que Estados Unidos (donde es ciudadano) lo persiguiera con el Acta Patriótica, ofreció colaboración al FBI y ni siquiera quedó imputado. Más aún, podría ser el testigo estrella del juicio y ahora es presentado oficialmente por autoridades norteamericanas como la víctima de un engaño.

El comunicado oficial del Departamento de Justicia recuerda que, según el expediente, los acusados participaron en “una serie de reuniones” con Antonini, en La Florida, que comenzaron en agosto del año pasado y terminaron el 11 de diciembre (con casi todos presos). Buscaban, dice, “conseguir su ayuda en el encubrimiento de los hechos que rodearon a los 800 mil dólares en cash que fueron incautados en Argentina luego de haber sido transportados desde Venezuela”. Ahí es cuando sostiene que Antonini era el que llevaba la valija con billetes a pedido de un tercero y no sabía qué había adentro. “Antonini volvió a su casa en el sur de La Florida”, sigue el relato. Ya instalado, informa el gobierno norteamericano, se puso “equipos de grabación proveídos por el FBI” y grabó a “los conspiradores” sin su conocimiento. En las reuniones registradas, agrega, hubo espías haciendo inteligencia.

En la “base fáctica” que ayer mismo presentó el fiscal Mulvihill para el acuerdo de culpabilidad con Maionica, dice que este abogado de 36 años “fue introducido en la conspiración por un agente de alto nivel de la Disip”, que es la dirección de inteligencia venezolana. Lo describe como el hombre que asesoraría Antonini en la maniobra de ocultamiento y en uno de los encuentros le dice que Pdvsa correría con los gastos. Enumera reuniones y llamados telefónicos donde Maionica invoca a la Disip en incluso le anuncia al “valijero” la llegada de un importante agente de esa central. Recuerda su detención en diciembre, en el restaurant Bravo de Fort Lauderdale, mientras preparaba documentación falsa para culminar la maniobra con Durán y Antonini.

En este documento, el fiscal Mulvihill no menciona lo que dijo al menos en dos audiencias públicas: que según las grabaciones, Durán le dijo a Antonini que los 800 mil dólares eran para la campaña de Cristina Fernández de Kirchner. Y que llegaron a ofrecerle 2 millones de dólares por su silencio.

El abogado de Maionica, al parecer le dijo a la jueza Lenard que su cliente estaba por hacer un viaje en crucero cuando un funcionario venezolano lo contactó para pedirle que ayudara a Antonini. Y que él ignoraba que tuviera que registrarse de manera alguna ante el gobierno de Estados Unidos. Intenta mostrarlo como quien se prestó a dar un simple apoyo a alguien en apuros.

Con el respaldo explícito del Departamento de Justicia, se hace casi impensable que Antonini Wilson sea alguna vez extraditado a la Argentina, donde la jueza Marta Novatti lo investiga por posible contrabando y lavado de dinero. Ya lleva detectadas, incluso, seis visitas suyas a la Argentina en el transcurso de un año y medio. Pero tal vez, mucho antes, caigan los Uzcátegui, que tienen pedido de indagatoria y posible captura de la jueza, que también apunta sus cañones a Pdvsa. También son investigados en este juzgado y otro federal los demás pasajeros de la petrolera y el ex titular del Organo de Control de Concesiones Viales (Occovi), Claudio Uberti, ex hombre de confianza de Julio De Vido. Su secretaria, que iba a bordo, fue la que dijo que después vio a Antonini en la Casa Rosada un día después de que le incautaran la valija.


El acuerdo del fiscal

En el “acuerdo” por el cual el venezolano Moisés Maionica se declara culpable, el fiscal Thomas Mulvihill dice que está dispuesto a recomendar para él la pena mínima posible, pero aclara que sólo lo hará a cambio de una cabal colaboración, lo que lo convierte en una virtual fuente de sorpresas de aquí al juicio. Mulvihill dice que la reducción de la pena “no es una promesa”. Su propuesta es independiente de lo que pueda decidir la jueza. El acuerdo lleva también la firma del fiscal Alexander Acosta, un funcionario del Departamento de Justicia y otro del Attorney’s Office, además del imputado y su abogado ¿Qué se le exige a Maionica?

- Que brinde (antes y durante el acuerdo) una confesión detallada, completa y precisa de todo lo ocurrido.

- Se compromete a entregar información verdadera y completa así como dar su testimonio, producir documentos, grabaciones y otras evidencia.

- Debe concurrir ante el Gran Jurado, cualquier juicio, audiencia o procedimiento cuando le sea requerido. Esto lo anuncia como un posible testigo en el juicio de la valija.

Compartir: 

Twitter
 

Facsímil del comunicado del Departamento de Justicia de los Estados Unidos.
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.