EL MUNDO › MAÑANA SE VOTA EN LAS PRESIDENCIALES DE RUSIA Y EL VICEPRIMER MINISTRO ES FAVORITO. XENOFOBIA Y NACIONALISMO

Ventaja para Medvédev, el delfín de Putin

 Por Pilar Bonet *

Desde Moscú

“El avance de Rusia no debe interrumpirse, las mejoras deben continuar”, manifestó ayer Vladimir Putin, el jefe del Estado ruso, a sus conciudadanos en un mensaje en vísperas de la jornada de reflexión previa a las elecciones presidenciales de mañana domingo. Los sondeos indican que Dmitri Medvédev, el elegido por Putin, se legitimará en las urnas con una abrumadora mayoría frente a otros tres candidatos, siendo la participación la principal incógnita.

Medvédev, un jurista petersburgués que ha hecho carrera de la mano del presidente, representa la continuidad del rumbo de Putin, que seguirá en activo como jefe de Gobierno. Para el actual líder, no obstante, el 2 de marzo comienza una nueva época, ya que, si realmente asume el mando del gabinete, se subordinará a Medvédev, que como presidente será el número uno del Ejecutivo. “Todos comprendemos muy bien el gran papel y responsabilidad del jefe de un Estado como Rusia y la importancia que tiene para él la confianza de los ciudadanos y cuán necesaria es para trabajar de forma eficaz y confiada en el cargo de presidente con el fin de garantizar la estabilidad en el país”, dijo Putin. “Por eso, el 2 de marzo son importantes todos sus votos”, sentenció. La cuenta atrás para transferir competencias finaliza el 7 de mayo, fecha en la que se cumplen cuatro años de la segunda toma de posesión de Putin. Se iniciará entonces una coexistencia al frente del Estado cuya armonía y duración están aún por ver.

En su última rueda de prensa, el líder hizo balance de su gestión de ocho años, en los que dijo haber trabajado como “un esclavo en las galeras, de la noche a la mañana y con todas las fuerzas”. “Estoy contento de los resultados de mi trabajo”, añadió. Putin fue elegido presidente por primera vez en marzo de 2000, tras haber ejercido como interino de Boris Yeltsin desde enero de aquel año. De agosto a diciembre de 1999 fue jefe de Gobierno y se hizo popular en una guerra que acabó reduciendo el independentismo checheno a focos de resistencia aislados. Putin tiene motivos para estar satisfecho, ya que sus conciudadanos viven hoy mucho mejor que hace ocho años, aunque la gran riqueza generada por los hidrocarburos y materias primas, que siguen siendo la principal partida exportadora de Rusia, se reparta de forma desigual.

El líder ha infundido seguridad en sí mismo a un país traumatizado por la desintegración de la URSS y la pérdida del papel de superpotencia. Con Putin, Rusia es de nuevo una potencia internacional temida, lo que es aplaudido por el pueblo. La otra cara de la moneda es el auge del nacionalismo y la xenofobia.

La principal crítica que se le hace a Putin es el retroceso en materia de libertades democráticas. En este campo se destaca el acoso a la prensa independiente. El Estado controla ahora todos los canales de televisión nacionales y la mayoría de las radios y periódicos. El Kremlin no tolera la crítica ni siquiera ahora cuando la oposición es insignificante y los demócratas carecen de representación parlamentaria.

El último ejemplo es el de la periodista del semanario Tiempos Nuevos, Natalia Morar, autora de los artículos más acusadores contra altos cargos del régimen publicados en los últimos años en Rusia. Al volver a Moscú, tras un viaje al extranjero, a Morar, que es ciudadana moldava, no la dejaron entrar en el país y le dijeron que había sido declarada persona no grata. Más tarde, se supo que los servicios secretos la vetaron por considerarla una amenaza a la seguridad nacional. Morar se ha casado ahora con un ciudadano ruso y lleva tres días en ínfimas condiciones con su esposo en el aeropuerto de Moscú esperando a que la dejen entrar en Rusia como consorte. A todo eso, nadie ha desmentido sus informaciones ni la ha llevado a los tribunales por ellas.

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

Vladimir Putin (der.), junto a su candidato para sucederlo en la presidencia de Rusia, Dmitri Medvédev, favorito en las elecciones que se harán mañana.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.