EL MUNDO › LOS ATAQUES AEREOS SOBRE LA FRANJA PROVOCARON 33 MUERTES EN SOLO 48 HORAS

Israel amenaza con invadir Gaza

La escalada bélica entre Israel y Hamas, cuyos cohetes llegaron a Ashkelon, puso a las partes al borde de una guerra. Voceros israelíes hablan de “shoá”. Europa pide a las partes moderación.

 Por Donald Macintyre *

Desde Jerusalén

Un ministro del gobierno israelí dijo ayer que los crecientes ataques con cohetes desde Gaza les provocarían a los palestinos una “Shoá” –la palabra hebrea usada normalmente para denotar el holocausto infligido a los judíos durante la Segunda Guerra Mundial–. La declaración del viceministro de Defensa, Matan Vilnai, fue hecha después de que políticos israelíes pidieran una invasión terrestre a Gaza, provocados por el lanzamiento de ocho cohetes soviéticos Grand en la ciudad de Ashkelon durante los últimos tres días de violencia.

Vilnai declaró: “A medida que crece el fuego de cohetes, y aumenta el alcance y aún no han dicho la última palabra sobre esto. Se están provocando una ‘Shoá’ mayor, porque usaremos toda nuestra fuerza en la forma en que consideremos adecuada, ya sea con ataques aéreos o terrestres”. El ex ministro de Trabajo y general en el ejército IDF le dijo a la radio del ejército: “Nos estamos acercando a usar nuestra total fortaleza”.

Los voceros del gobierno lanzaron inmediatamente una aclaración diciendo que Vilnai estaba usando la palabra solamente para significar “desastre” y de ninguna manera tratando de implicar la idea de genocidio. Pero “Shoá” es raramente empleado en el idioma moderno hebreo para hechos que no sean el holocausto. Arke Mekel, vocero del Ministerio de Exteriores israelí, reforzando los comentarios hechos por el vocero de Vilnai, añadió: “Matan Vilnai usó la frase hebrea que incluye el término ‘Shoá’ en el sentido de desastre o catástrofe, y no en el sentido de holocausto”. Pero Hamas fue rápido en recoger el comentario del ministro. El vocero Sami Abu Zuhri dijo: “Nos enfrentamos a nuevos nazis que quieren matar y quemar al pueblo palestino”.

Los ataques aéreos israelíes han matado a por lo menos 33 personas, incluyendo cinco niños en los últimos dos días. Los ataques fueron lanzados en respuesta a la andanada de cohetes Qassam lanzados desde Gaza, uno de los cuales mató a un estudiante israelí en la ciudad del sur de Sderot el miércoles. Los ataques con cohetes fueron la respuesta a la muerte de cinco militantes claves de Hamas en la ciudad de Khan Yunis en Gaza antes ese día. Una niña de 17 años fue herida por el cohete más poderoso y de mayor alcance lanzado contra Ashkelon, una ciudad de 120.000 habitantes situada a 18 kilómetros al norte de Gaza. Otro cohete pasó por el techo de un edificio de departamentos y aterrizó tres pisos más abajo. Los militantes palestinos no los han usado en tanta cantidad antes. Las fuentes palestinas en Gaza dijeron que cinco personas –incluyendo dos niños– habían sido heridas en tres ataques aéreos en el norte de la Franja ayer.

La aviación israelí destruyó el miércoles por la noche parte de una clínica financiada por la ONG Oxfam Internacional, así como la sede de otra organización de asistencia médica y sin fines de lucro en la Franja de Gaza. Así lo denunció en un comunicado remitido a la prensa Oxfam Internacional que afirma que Israel atacó la clínica y que parte del equipamiento médico de primera necesidad fue destruido. Oxfam hizo un llamado a las partes implicadas en el conflicto para que pongan fin a todas las acciones militares que afectan a civiles y cuyo objetivo son infraestructuras civiles.

Tony Blair, enviado del Cuarteto Internacional de Medio Oriente –mientras “condenaba totalmente” los ataques con cohetes desde Gaza– dijo anoche: “Es vital que en cualquier acción que se tome contra ellos, se haga todo lo posible para evitar la pérdida de vidas inocentes palestinas, para que no haya aún más víctimas en la situación creada en Gaza”. Se cree que el primer ministro Ehud Olmert es demasiado cauteloso para autorizar una importante ofensiva terrestre en Gaza. Pero Tzachi Hanegbi, el presidente de Asuntos Extranjeros y Comité de Defensa del Knesset y un miembro halcón del partido gobernante Kadima de Olmert, dijo ayer: “El Estado de Israel debe tomar una decisión estratégica para ordenar a las fuerzas israelíes que se preparen rápidamente para derrocar el régimen de terror Hamas y tomar todas las áreas desde donde se disparan los cohetes hacia Israel”. Dijo que el ejército debería prepararse para permanecer en esas áreas durante años si fuera necesario.

Ismail Haniyeh, el primer ministro de facto de Hamas en Gaza, hablando en una mezquita cerca de su casa, en su primera aparición pública en meses, negó que los lanzamientos de cohetes desde Gaza sobre el Neghev sean la causa del actual recrudecimiento de la violencia, al asegurar que “el fin de los israelíes es obligar a los palestinos a dejar de exigir sus derechos y plegarse a sus pretensiones”. Y agregó: “¿Qué significa un ataque a gran escala? Ustedes los israelíes estuvieron en la Franja de Gaza durante 38 años y se fueron a causa de nuestra resistencia”.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

El cadáver de uno de los niños muertos durante el último ataque aéreo de Israel contra Gaza.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.