EL MUNDO › SEGúN UN MINISTRO DE URIBE, ENTREGó MEDIO MILLóN DE DóLARES A LOS CAPTORES DE INGRID

Acusan al emisario secreto de Sarko

Siguen las sospechas y los pases de facturas tras la liberación de Ingrid Betancourt. Después de que fuentes cercanas al emisario suizo hablara del pago de coimas millonarias para facilitar el recate, acusaron al francés de poner dinero.

 Por Eduardo Fabregat

Desde París

Los emisarios, los agentes secretos, los enviados especiales, los hombres que negocian en la sombra asuntos delicados no hablan. La profesión de fe es el silencio pero, cuando lo hacen, es porque algo se distorsionó en la mecánica. Ayer, Noël Saez, el ex cónsul francés en Bogotá y uno de los emisarios encargados por Francia de mantener contactos con las FARC para obtener la liberación de los rehenes, confirmó que había mantenido contactos con la guerrilla colombiana justo antes de la liberación de los 15 rehenes, entre los que se encontraban la franco-colombiana Ingrid Betancourt, los tres norteamericanos y once soldados.

Saez se negó a hacer cualquier comentario sobre las acusaciones que pesan hoy sobre el emisario suizo Jean-Pierre Gontard a quien Colombia acusa de haber entregado a la guerrilla medio millón de dólares. Esta información proviene del ministro colombiano Juan Manuel Santos, que aseguró también que Jean-Pierre Gontard tendrá que explicar por qué su nombre aparece en los correos del N 2 de las FARC, Raúl Reyes. Según Santos, el emisario suizo aparece en los correos de Reyes “como el portador del medio millón de dólares incautados a las FARC en Costa Rica”.

El pasado 28 de junio, Noël Saez y el suizo Jean-Pierre Gontard llegaron a una zona de las FARC situada en las cercanías de la frontera con Ecuador. Este lugar se encuentra a 400 kilómetros de la región donde fueron liberados los 15 rehenes. Saez explicó que allí se entrevistaron con un “hombre de confianza” de Alfonso Cano, el nuevo jefe de las FARC que reemplazó a Manuel Marulanda.

Según la versión del emisario francés, él y Gontard hicieron una serie de propuestas con vistas a un acuerdo para obtener la liberación de los rehenes. Su interlocutor les pidió que esperaran algunos días pero los dos emisarios consideraron que el plazo era demasiado extenso y decidieron volver sin esperar la respuesta. Saez y Gontard llegaron a Bogotá el 30 de junio, es decir, dos días antes de que Betancourt y los otros 14 rehenes recuperaran la libertad.

Según fuentes cercanas al caso, las autoridades colombianas esperaron que los dos emisarios regresaran para luego desencadenar la Operación Jaque, que desembocó en la liberación de los rehenes a fin de evitar que los dos hombres fueran objeto de represalias. Noël Saez explicó también que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, le había pedido que “continuara su trabajo”, pero que era preciso “esperara un poco antes de volver a la jungla a fin de que tensión bajara un poco”.

Saez precisó además que aún quedan 25 rehenes que forman parte del grupo que debía ser intercambiado por unos 500 miembros de las FARC presos en Colombia. “Se trabaja también con las FARC para obtener la liberación unilateral de los rehenes”, dijo Saez.

Según la versión dada por el ministro colombiano de Defensa, la misión de los emisarios de Francia y Suiza se realizó con la autorización del gobierno colombiano y se llevó a cabo de forma independiente de la Operación Jaque. Santos aclaró la coincidencia en el tiempo era una casualidad.

Ayer, Ingrid Betancourt se encontró en París con quien inició en Francia la campaña por su liberación. Se trata del ex primer ministro Dominique de Villepin, que había sido su profesor cuando Betancourt estudiaba ciencias políticas en París. Ingrid Betancourt y De Villepin almorzaron en el restaurante Marco Polo de la capital francesa y luego fueron juntos y a pie hasta la iglesia de Saint Sulpice. Betancourt rezó un buen rato junto al ex primer ministro y en sus manos tenía el rosario que fabricó durante sus años de cautiverio en la jungla.

Después del almuerzo Betancourt habló por radio con los rehenes cautivos (ver nota aparte). Dijo que está evaluando la posibilidad de asistir a la marcha por la liberación de los rehenes restantes convocada para el próximo 20 de julio. Explicó que la duda se debe a que sus familiares temen que pueda ser blanco de un atentado. “No quieren que de pronto un atentado o alguna cosa hiciera que todo lo que finalmente estamos tocando con las manos vuele en pedazos”, declaró. También dijo estar sorprendida por su buen estado de salud y anunció que va a escribir una obra de teatro sobre la experiencia de su cautiverio. “Quiero dejar un testimonio sobre lo que he vivido”, explicó.

Compartir: 

Twitter
 

Ingrid Betancourt almorzó en París con su mentor y profesor, el ex primer ministro Dominique de Villepin.
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.