EL MUNDO › EN TURQUíA ALCANZó LOS NIVELES MáS BAJOS EN 22 AñOS

El terror espanta al turismo

Las llegadas de pasajeros cayeron un 35 por ciento respecto del mismo mes de 2015, tras haber registrado ya una caída anual del 28 por ciento en abril. La industria se encamina a una caída del 35-40 por ciento de los ingresos en 2016.

El turismo en Turquía, ya en caída libre después de los múltiples ataques que han sacudido el país, puede tocar fondo este año tras el triple atentado suicida del martes en el aeropuerto internacional de Estambul, el tercero en el ranking de tráfico de Europa. Los ataques atribuidos al Estado Islámico, señalado por las autoridades turcas como responsable del ataque del martes, y los grupos kurdos afectaron a las principales ciudades del país y dañaron una industria que emplea al 8 por ciento de la fuerza de trabajo y debe 17.000 millones de dólares a los bancos. El turismo, con unos 40 millones de visitantes al año, sostiene el 12 por ciento del PIB turco.

Este nuevo atentado en la principal ciudad turca, la más visitada del país, causó 41 muertos, entre ellos 13 extranjeros, y 239 heridos, según el último balance oficial.

El quinto ataque kamikaze en Turquía desde hace un año lleva, según Ankara, la marca del grupo jihadista Estado Islámico (EI).

Desde hace un año, Estambul y Ankara han sido blanco de varios atentados que han dejado cerca de 200 muertos y cientos de heridos.

Estos ataques han hecho huir masivamente a los turistas, cuyo número alcanzó los niveles más bajos desde hace 22 años, y han puesto por los suelos una industria que era uno de los pilares de la economía turca.

Los datos publicados en la mañana de los ataques ya indicaban un panorama sombrío. La llegada de turistas no sólo alcanzó en mayo su record de caídas consecutivas durante diez meses, sino que además los hoteles y centros turísticos entraban en la temporada alta, lo que agravó la situación del sector. Las llegadas de pasajeros cayeron un 35 por ciento respecto del mismo mes de 2015, tras haber registrado ya una caída anual del 28 por ciento en abril.

La industria se encamina a una caída del 35-40 por ciento de los ingresos en 2016, dijo el presidente de la Asociación de Agencias de Viajes de Turquía, Basaran Ulusoy. “Tenemos que cuidar las heridas de este año y mirar hacia adelante a 2017”, afirmó.

Este era precisamente uno de los objetivos de los Halcones de la Libertad del Kurdistán (TAK), un grupo radical cercano al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), como dijeron en su reivindicación del atentado en el barrio histórico de Beyazit, una zona turística de Estambul, el 10 de junio, que dejó 11 muertos.

“Queremos advertir a los turistas extranjeros en Turquía y a los que quieren venir: los extranjeros no son nuestro objetivo, pero Turquía ya no es un país seguro para ellos’’, señaló la organización.

Los atentados más recientes se perpetraron en importantes lugares turísticos.

En Estambul, el 12 de enero, 12 turistas alemanes murieron en un atentado suicida en el turístico barrio de Sultanahmet, a dos pasos de la basílica de Santa Sofía y de la Mezquita Azul, dos de los monumentos más visitados de la ciudad. El ataque fue atribuido al EI.

También en Estambul, dos meses más tarde, el 19 de marzo, un kamikaze, posiblemente vinculado con el EI, se hizo explotar en la animada avenida Istiklal, una de las principales arterias de la ciudad, matando a cuatro turistas extranjeros –tres israelíes y un iraní–.

El atentado en el aeropuerto del martes por la noche tuvo lugar cuando se acercan las vacaciones de los turcos, el bayram, y se inicia la temporada veraniega en este país de sol, mar azul turquesa y monumentos históricos.

El Estado Islámico, si su responsabilidad se confirma, “acaba de atacar el segundo lugar más emblemático en Estambul después de la plaza Taksim’’, dijo Soner Cagaptay, director del programa de investigación sobre Turquía en el Washington Institute.

Con el atentado en el aeropuerto Ataturk, es el transporte aéreo el que se encuentra en el punto de mira y también la compañía Turkish Airlines, buque insignia de la Turquía moderna del presidente Recep Tayyip Erdogan, que posee una de las flotas más avanzadas del mundo.

“El aeropuerto es el hub de Turkish Airlines, la única compañía turca conocida en el extranjero, y el centro de la industria del turismo’’, añade el analista.

Pero en el mes de mayo, el Ministerio de Turismo anunció la mayor disminución de visitas de turistas en 22 años, con una caída de casi 35 por ciento de turistas extranjeros, a 2,5 millones de visitantes.

Si el número de turistas rusos bajó de manera drástica a raíz de las tensas relaciones diplomáticas entre Ankara y Moscú (90 por ciento), las otras nacionalidades, especialmente alemanes, georgianos y británicos, también cayeron. En total, bajaron del 23 por ciento en los primeros cinco meses de año.

Luego del atentado del martes, hubo contactos entre Moscú y Ankara para normalizar las relaciones.

El presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó el miércoles levantar las sanciones contra Turquía en el sector turístico así como la “normalización’’ de las relaciones comerciales entre ambos países, tras mantener una conversación telefónica con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan.

“Me gustaría comenzar por las cuestiones relacionadas con el turismo (...). Levantamos las restricciones administrativas en este ámbito’’ contra Turquía, declaró Putin en una reunión del gobierno ruso.

“Pido al gobierno que comience el proceso de normalización del comercio y de nuestras relaciones económicas’’, prosiguió.

Justo antes de llamar a su homólogo turco, Vladimir Putin expresó sus condolencias al pueblo turco tras el triple atentado en el aeropuerto internacional de Estambul, donde murieron 41 personas y otras 239 resultaron heridas.

“Es significativo que este ataque se haya realizado precisamente cuando estamos normalizando las relaciones con nuestros vecinos”, ha dicho Yildirim, en alusión a Rusia y al pacto con Israel para recuperar relaciones diplomáticas, firmado el martes. El gesto podría minimizar la brutal caída que han sufrido este miércoles las mayores aerolíneas en bolsa.

Compartir: 

Twitter

Un policía vigila la entrada principal al aeropuerto Atatürk, de Estambul, después del atentado terrorista.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.