EL MUNDO › EL PARTIDO DE COHN-BENDIT SE UBICó CASI EN UN SEGUNDO LUGAR

El sorpresivo ascenso de “Dany el verde”

 Por Eduardo Febbro

Desde París

Daniel Cohn-Bendit ha tenido una vida agitada, entre dos países, Francia y Alemania, y entre dos revoluciones, las protestas estudiantiles de Mayo del ’68 en Francia, de las que fue uno de los líderes, y la revolución ecologista, que lo llevó ahora a ser casi el segundo partido de Francia. A pesar de sus 64 años, la prensa lo sigue apodando como en el ’68, “Dany el Terrible” o “Dany el Rojo”. En estos días le cabe mejor el apodo de “Dany el Verde”. Cohn-Bendit era, ayer, al principal actor de lo que el matutino Liberation llama “El Dany Boom”. No es para menos: apenas 35 mil votos separan su lista, Europa Ecología, de la muy oficial y arraigada del Partido Socialista francés. De actor de los bordes pasó a ser uno de los ejes de la política nacional. Cohn-Bendit tiene cabellos blancos pero no ha perdido su abrumadora energía discursiva y una combatividad que lo conduce de la tierra al cielo.

Aventura particular de un hombre particular, con dos nacionalidades, francesa y alemana, y una capacidad notable para unir paradojas. Copresidente de los Verdes en el Parlamento Europeo, en 2008 Cohn-Bendit tuvo la idea de montar una lista ampliada e incluir en ella hombres y mujeres de otras orillas, más allá del único partido ecologista que existía entonces. Su lista triunfadora consta de nombres como el de José Bové, el campesino que saltó a la fama internacional por defender el roquefort francés hasta convertirse en un invitado de marca de todas las citas altermundialista. También figura una jueza, Eva Joly, famosa por su investigación del caso Elf, una gigantesca maraña de corrupción, asesinatos que implicó a personalidades políticas del más alto nivel.

Con su doble cultura francesa y alemana, Cohn-Bendit pasó de una a otra con un éxito similar. En 1994 fue elegido por primera vez eurodiputado, una banca que renovó en 1999 en Francia para luego revalidarla en Alemania hace cinco años. En 2009 vuelve a cambiar de frontera y a ganar: no sólo el escaño en la Eurocámara sino también casi el traje de figura central de la oposición. La lista Europa Ecología se dio el lujo de desplazar a la socialista en la región de París, donde sacó 20 por ciento. Su lema repetido, “hay que olvidar Mayo del ’68”, se tradujo en propuesta verde. A diferencia de muchos eurodiputados, Cohn-Bendit es un eurofanático, un convencido de que, pese a lo que se dice y a la abstención record, el voto europeo no es un voto nacional. Ayer prometió que “la historia de amor” iba a continuar. Hace seis meses, se lo decía fuera de juego, cansado y sin influencia. Europa lo volvió a llevar al cielo.

Compartir: 

Twitter
 

Cohn-Bendit, un eurofanático.
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.