DEPORTES › EL DEBATE SOBRE CóMO LO AFECTA

Deporte en crisis

 Por Pablo Vignone

Desde Coventry

A cinco partidos (los que restan de las Eliminatorias Sudamericanas) de Sudáfrica 2010, con la Copa de las Confederaciones –el ensayo general de orquesta– a punto de comenzar y las sedes designadas del Mundial 2014 en Brasil, con las enseñanzas de Beijing 2008 y la organización de Londres 2012 en marcha, el deporte pretende ignorar la crisis económica mundial, pero no consigue hacerlo del todo. Esos efectos malsanos son motivo de debate en Play the Game, la sexta conferencia mundial sobre deporte globalizado, que este año se realiza aquí en Inglaterra. Y el paraíso del fútbol mundial también se ve afectado por la situación.

El mejor fútbol del mundo actual está, dicen, en este país. La Premier League es el campeonato doméstico más reputado, por la clase de jugadores que puede pagarse, el nivel de competencia que supone y el valor de sus resultados: tres de los cuatro semifinalistas de la Champions League, por ejemplo, aunque no el campeón Barcelona.

Pero ese modelo también parece estar en crisis. Más allá de los cuatro grandes de la actualidad en el fútbol inglés (Manchester United, Arsenal, Chelsea y Liverpool), el resto sufre. Por lo menos siete equipos de la Liga han admitido que tendrán pérdidas esta próxima temporada. Y algunos ni siquiera pueden soñar con un sponsor que compense el rojo.

Simon Chadwick, titular de la escuela de Negocios en el Deporte de la Universidad de Coventry, que co-organiza Play the Game en esta ciudad, advierte que los sponsors pueden ser el “único puerto seguro” de los clubes en la crisis. Pero recuerda que el West Bromwich Albion, uno de los equipos de esta zona de Inglaterra, pasó toda la temporada sin conseguir el apoyo de un solo sponsor.

La consultora Deloitte elaboró un informe a comienzos de año según el cual los clubes de la Premier League habían gastado una cifra record, 160 millones de libras (unos 1000 millones de pesos) en pases de jugadores. Esa confianza parecía asegurar la solidez de las finanzas para todo el 2009. Pero los pronósticos no son alentadores. El movimiento económico de los clubes depende mucho del dinero que aporta la TV, y una ola europea de reducción de pagos de derechos (en Italia se pagará el 50 por ciento menos en la próxima temporada) podría afectar a la Liga más poderosa del mundo.

En 2001, la Comisión Europea estableció que el contrato de la Premier League con la cadena SkySports constituía un monopolio, a la usanza de TyC en la Argentina, y obligó a que el fútbol inglés se repartiera en seis paquetes, de los cuales Sky no podía tener más que cinco. La cadena de cable irlandesa Setanta compró dos de esos paquetes, por los que pagó hace tres años 392 millones de libras para televisar 46 partidos anuales. Pero competir contra el monopolio fue duro, hace un año perdió uno de los paquetes y está a punto de perder el segundo. Si Setanta va a la quiebra, la Premier pretende recuperar esos derechos y televisar sus propios partidos. Señal de que la TV ya no ofrece tanta seguridad y el flujo de su dinero no es tan estable como solía serlo.

Más allá de la crisis de su Liga, Inglaterra va camino al Mundial 2010: después de hacerle cuatro goles a Kazajistán en Almaty, lleva seis triunfos en seis partidos, con 20 goles a favor y cuatro en contra; y mañana, mientras la Argentina juegue en Quito, el equipo de Capello recibirá a Andorra. Así es mucho más sencillo llegar al Mundial: los rivales de Inglaterra en el Grupo 6 de las Eliminatorias europeas son Croacia, Bielorrusia, Ucrania, Kazajistán y Andorra. Más allá de los negocios, y de la crisis de la mega-expresión deportiva, sobre la que se debatirá aquí, el fútbol es otra cosa.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.