DEPORTES › MANU REGRESó DE ESTADOS UNIDOS Y DIO UNA CONFERENCIA DE PRENSA

Ginóbili no quiere abrir el paraguas

En plena recuperación de su lesión, el bahiense puso en duda su presencia para el Mundial del año que viene, aunque no la descartó. “Depende de cómo esté física y mentalmente”, señaló el escolta, que reconoció que se iría de San Antonio si se le complica la renovación.

La injerencia de Emanuel Ginóbili para la Selección Argentina es tan decisiva que ya se especula con su presencia o no en el Mundial del año próximo, por más que todavía no pudo regresar a jugar luego de la lesión que lo marginó del final de la temporada de la NBA. Y en su regreso al país, el bahiense dejó abierta la puerta a sumarse al equipo, aunque la condicionó a las respuestas físicas y mentales que tenga tras la próxima campaña.

“No voy a tomar una decisión con un año de anticipación, porque no es mi costumbre. Mi presencia en el Mundial depende de cómo esté física y mentalmente. Primero quiero volver a disfrutar de una temporada como la que tuve dos años atrás”, remarcó el escolta, que aseguró que los médicos le garantizaron que no le quedará ninguna secuela de esa lesión. “Las últimas resonancias mostraron que estaba bien, que estoy curado y los médicos me dijeron que ninguna de las lesiones me iba a dejar secuela. Cuando vuelva voy a estar como siempre estuve”, sostuvo Ginóbili. Tras el final de su temporada, el bahiense permaneció en Estados Unidos para tratarse de sus lesiones y ahora continuará con su rehabilitación para llegar sin problemas a la pretemporada con su equipo.

Sobre su futuro, Ginóbili aseguró que desea terminar su carrera en la NBA con San Antonio, pero reconoció que si la renovación de su contrato se complica, no tendrá problemas en “agarrar las valijas e irse a otra ciudad”. “Yo todavía no estoy jugando ninguna estrategia porque me queda un año más de contrato. Cuando quieran renovar, ahí veré que hago. Yo preferiría quedarme en San Antonio, pero si algo pasa, agarro las valijas y me voy a otra ciudad”, afirmó Ginóbili.

Al bahiense aún le resta un año más de contrato, pero ya en este 2009 las partes deberán comenzar a analizar qué sucederá en el futuro, qué puede deparar en la renovación del contrato o en el cambio a otra sección. “Nunca contemplé la posibilidad de ser cambiado, pero esa es una chance. Este va a ser un año estratégico para la NBA y hay que ver cómo se puede llegar a dar la situación”, indicó el escolta.

Cuando se le preguntó si la lesión sufrida en los Juegos Olímpicos de Beijing pudo haber influido en el ánimo de los directivos de San Antonio para no renovarle el contrato o cambiarlo a otro equipo, Ginóbili contestó que no lo cree. “A mí nadie me dijo nada. Sé que el dueño no estaba feliz, especialmente por cómo terminó desarrollándose la temporada. Popovich, tampoco, porque él sabía que hice lo que sentía. Y con la gente tampoco creo que se haya roto nada, ya que en la calle siempre me dieron muestras de apoyo o admiración”, sostuvo el mejor jugador argentino de la historia.

Compartir: 

Twitter
 

Según Manu, la lesión no le dejará ninguna secuela.
Imagen: Télam
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.