EL PAíS › LOS RADICALES MENDOCINOS PONEN CONDICIONES AL VICEPRESIDENTE

Renuncia para volver al redil

Si Julio Cobos quiere volver al partido deberá renunciar al Gobierno, fue la disyuntiva que planteó la UCR de Mendoza.

El radicalismo de Mendoza instaló a Julio Cobos en una disyuntiva: si quiere volver al partido deberá renunciar al Gobierno. Así lo dejó dicho el interventor local de la Unión Cívica Radical, Carlos Le Donne, en medio del debate que se abrió dentro del partido entre los que quieren a Cobos de nuevo y los que no. Aunque Le Donne no abrió las puertas de su vuelta ni las cerró, aclaró que el tema de un eventual retorno lo deberá tratar la Convención Nacional del partido y lo mandó a “armar un partido nuevo” para las elecciones que vienen.

“Los que están con el Gobierno no pueden ser radicales –dijo Le Donne– porque es una teoría, una tesis, un proyecto totalmente distinto al de la UCR: Cobos es el vicepresidente elegido por el pueblo y él puede optar por seguir con el Gobierno o renunciar.” Esto es, lo intimó después, “incompatible con la UCR: renuncie o siga con el Gobierno”.

Después del quiebre del viernes pasado en el Senado y del voto con el que impidió la sanción de la ley de retenciones móviles, el vicepresidente no ocultó su identidad con su partido. Pidió “que se recupere la actividad interna porque no puede ser que tengamos muchos distritos intervenidos, sin la posibilidad de que se exprese el afiliado”. Y se mostró como a quien puede resultarle bienvenida una vuelta al radicalismo: “Nunca me fui –dijo entonces–, me echaron, que es otra cosa”.

El radicalismo echó a Cobos el año pasado. Quedó inhabilitado “de por vida” para ocupar funciones o candidaturas en nombre de la UCR, poco después de que aceptó la candidatura a vice de la fórmula del Gobierno encabezada por Cristina Fernández. La idea de un posible regreso empezó a cobrar forma la semana pasada, después del debate en el Congreso y al parecer tiene a la UCR dividida entre quienes no lo quieren y los que buscan “darle una segunda oportunidad”.

Mendoza es el distrito de Cobos. Le Donne es el interventor designado por el partido, uno de los blancos a los que Cobos criticó sin mencionar y uno de los que se enrola dentro de los sectores que por ahora quieren verlo bien lejos.

“El tema de Cobos –dijo– tiene que ser tratado por la Convención Nacional de la UCR, que es el órgano máximo donde se discuten los problemas fundamentales del partido.” Y luego hizo lo que pudo para menguar los supuestos méritos del vicepresidente dentro del Senado: “Por otro lado, hay que tener en cuenta que 36 senadores votaron en contra del Gobierno y quien logra el empate es más valioso que el voto de Cobos”.

El destino de Cobos es seguido de cerca por el círculo de radicales K, que forman parte de la Concertación del Gobierno. Mientras la UCR de Mendoza le pedía al vicepresidente explícitamente una renuncia para regresarlo al Edén, sus correligionarios K le pedían “diálogo” con el Gobierno para continuar de una forma menos complicada las relaciones de gestión (ver aparte).

“Cobos siempre ha sido un gran especulador –continuó Le Donne– y ha medido bien sus responsabilidades y sabe bien colocarse al lado del pueblo.” En ese contexto, la UCR de Mendoza aconsejó al vicepresidente “armar un partido nuevo” para las próximas elecciones.

Compartir: 

Twitter
 

Julio Cobos en sus épocas de campaña al frente del radicalismo en Mendoza.
Imagen: Gentileza Los Andes
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.