EL PAIS › LA OPOSICION ACORDO BUSCAR LA MAYORIA EN TODAS LAS COMISIONES

Pelea estratégica en Diputados

Tras el recambio del 10 de diciembre, la UCR, la CC, el PS, PRO y el PJ disidente reclamarán el 60 por ciento de los asientos en cada comisión. Algunos quieren ir por la presidencia de la Cámara. El kirchnerismo avisó que no resignará áreas “que hacen a la gobernabilidad”.

 Por Miguel Jorquera

La oposición parlamentaria irá por la mayoría en todas las comisiones legislativas de la Cámara baja tras el recambio del 10 de diciembre. Los bloques opositores acordaron reclamar el 60 por ciento de los asientos en cada una de ellas, aunque dentro del ahora unificado peronismo disidente hay quienes insisten en también dar pelea por la presidencia de la Cámara. Una idea que no comparte el resto de las bancadas aliadas en esta cruzada, que prefiere reconocer la condición de primera minoría del kirchnerismo. Desde el bloque K afirman que resistirán la embestida. “La composición de las comisiones siempre fue resuelta por acuerdos políticos, si rehúyen esa posibilidad disputaremos la conformación de cada una de ellas voto a voto en el recinto”, dijo a Página/12 una de las principales espadas K en Diputados y advirtió: “Somos el partido del Gobierno y si piensan marginarnos de cualquier acuerdo porque tienen mayoría, cada vez que el oficialismo vote en contra de un proyecto será el preanuncio del veto presidencial.”

Las reuniones opositoras para lograr un acuerdo sobre la futura composición de las comisiones legislativas –que motorizó la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió–, continuaron a lo largo de toda la semana pasada. Pese a que avanzaron en pulir las diferencias, todavía no terminaron de sellar la estrategia común. La discusión pasa todavía por la insistencia de parte del peronismo disidente –que en forma paralela unificó a todos los sectores del PJ anti K– en arrebatarle al oficialismo la presidencia de la Cámara baja. Argumentan que con el control de la Cámara en manos opositoras, el kirchnerismo se diluirá rápidamente.

Uno de los más vehemente impulsores de esta idea es Ramón Puerta. El ex gobernador misionero, ex senador y efímero ex presidente en medio de la crisis de 2001, llegará al Congreso como diputado el mes próximo. Puerta esgrime ante sus compañeros la teoría de que “sin poder” el oficialismo se desgranará poco a poco, se pasaría a sus filas y ya no ofrecería resistencia. Por su cercana relación con Mauricio Macri, Puerta se ganó el respaldo de los diputados de PRO y hasta la simpatía del jefe de diputados radicales, Oscar Aguad, que ahora empezaron a distanciarse de la idea del misionero.

Pero la propuesta no prosperó entre los otros bloques. La UCR y la CC vieron en la iniciativa de Puerta una disputa interna del peronismo, a la que no están dispuestos a sumarse. Entre radicales y cívicos creció rápidamente la postura de no aparecer como “desestabilizadores” pero no abandonaron la decisión que “hacer prevalecer la voluntad de la gente en las urnas”, en referencia al resultado electoral de junio. De allí surgen los porcentajes que reclama todo el arco opositor para el reparto de las comisiones legislativas: 40 para el oficialismo y 60 para el resto de los bloques no K.

Sin embargo, en las últimas reuniones los opositores acordaron repasar los números: cada uno de los bloques llevará al próximo encuentro la composición real que tendrán tras el recambio de diciembre. El PJ disidente tendrá que oficializar cuántas bancas contará como propias, entre ellas la de la todavía oficialista Graciela Camaño, con la que están conversando. La UCR verá si contará dentro de su bancada al cobismo y los legisladores del Frente Cívico catamarqueño, así como los correligionarios correntinos que se incorporan a la Cámara baja. Mientras que la CC ya no cuenta en su propio bloque a todos los diputados del GEN, que responden a Margarita Stolbizer.

La propuesta que hasta ahora más consenso ha ganado entre los opositores es dejar en manos del oficialismo las principales autoridades de Diputados: la presidencia y la vicepresidencia primera. En tanto, la vice segunda sería para los radicales y la tercera para el peronismo anti K.

También dividieron las comisiones en tres categorías: “Las estratégicas, las de mediano interés parlamentario y las de escaso interés”. La oposición quiere la mayoría en todas ellas y “no permitiremos –afirman– que en el reparto proporcional el oficialismo quiera garantizarse la mayoría en las más importantes”. Aunque estarían dispuestos –agregan– a dejarle al kirchnerismo sólo las presidencias de las comisiones de Presupuesto, Relaciones Exteriores y Defensa, entre otras.

Pero también reclamarán para la oposición las presidencias de “todas las comisiones bicamerales de control”. Una lista que incluye a la Fiscalización de los organismos y actividad de inteligencia (a propuesta de Carrió), seguimiento de facultades delegadas al Ejecutivo, seguimiento de las privatizaciones y la de control de los fondos de la seguridad social. Tampoco descartan llevar la conducción de la comisión de juicio político de la Cámara baja, entre muchas otras.

A todos estos puntos adhieren la UCR, la CC, el PS, PRO y el PJ disidente, y podrían sumarse, con algunos reparos, Proyecto Sur y Solidaridad e Igualdad. A la mesa de negociación que armaron el miércoles pasado los jefes de los bloques opositores en el despacho de Aguad, también concurrieron Claudio Lozano y Eduardo Macaluse.

Compartir: 

Twitter
 

Los opositores no quieren que el oficialismo se garantice la mayoría en las comisiones “más importantes”.
Imagen: DyN
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared