EL PAíS › LA CONFEDERACIóN GENERAL DEL TRABAJO CONVOCó A UNA MARCHA EL 20 DE NOVIEMBRE A PLAZA DE MAYO

“En apoyo al proceso democrático”

Luego de que la Presidenta denunciara “hechos puntuales para poner de malhumor a la sociedad” y advertir que el voto es la única forma de llegar al poder, el consejo directivo de la CGT se reunió ayer y llamó a la movilización en defensa del sistema.

La Confederación General del Trabajo (CGT) convocó a una marcha “en apoyo del orden constitucional y el proceso democrático” para el viernes 20 de noviembre. La central sindical lanzó la convocatoria luego de que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner denunciara que existen “hechos puntuales para poner de malhumor a la sociedad”, en alusión a diversos conflictos, entre los que está el del subte. El gobernador bonaerense Daniel Scioli advirtió que existen sectores que buscan crear un “clima de inestabilidad” y el dirigente Edgardo Depetri les puso nombre: Eduardo Duhalde, Luis Barrionuevo, Hugo Biolcati, Elisa Carrió “y los multimedios que tienen poder real destituyente”. El Partido Justicialista adhirió a la convocatoria (ver página 5). Desde el duhaldismo y la Coalición Cívica rechazaron las acusaciones y la UCR pidió que el Ejecutivo informara a quiénes se refiere.

El consejo directivo de la CGT se reunió ayer durante más de tres horas en la sede de Azopardo al 800 y decidió convocar a una “masiva movilización” para defender la democracia el 20 de noviembre a las 16 en Plaza de Mayo. “La CGT expresará ese día el deseo de garantizar el proceso democrático. Ningún reclamo puede ubicarse por encima del orden constitucional. El sistema democrático debe garantizar que los derechos de uno terminen donde empiezan los de los demás”, sostuvo el titular del Sindicato de Dragado y Balizamiento, Juan Carlos Schmid, en una alusión al conflicto del subte. “La marcha fue convocada porque la CGT entiende que existe una situación de enrarecimiento del clima político”, advirtió el secretario de Capacitación y Formación Profesional de la central obrera, en sintonía con el discurso oficial sobre una desestabilización al gobierno nacional. La Presidenta dijo el lunes que “todos tienen derecho legítimo a aspirar a ser presidente, pero debemos acostumbrarnos a que la forma de llegar es votando cada cuatro años y no a través de crear situaciones muchas veces amplificadas. Creer que con esta metodología, que alguna vez le dio resultado a alguien, las historias pueden repetirse monocordemente, en realidad, le costó mucho al país”.

“Se pretende instalar un clima artificial y desestabilizador. Cuando se desestabiliza el proceso democrático sufren los trabajadores y sus familias”, consideró el secretario de Derechos Humanos de la CGT, Julio Piumato, quien estimó que hay “claros ejemplos que procuran instalar un clima político alejado de la realidad”. “Está muy claro quiénes desestabilizan: desde aquellos que reclaman la intervención extranjera en las embajadas, hasta los que practican la permanente denostación del Congreso”, afirmó el gremialista judicial. “Hemos observado actitudes de sectores de la oligarquía que procuran instalar el caos, en tanto otros de la izquierda son funcionales al modelo neoliberal”, interpretó.

Más temprano, Scioli planteó que “hay muchos que quieren distraer la atención y tratar de generar un clima de inestabilidad e incertidumbre para tapar otras cuestiones que están bien encaminadas”. “Tenemos que estar atentos y desenmascarar estas situaciones cuando se producen”, dijo el gobernador. “No somos tontos y advertimos una intención de profundizar, a partir de diciembre, esta actitud de desgastar y agraviar al gobierno en forma egoísta y mezquina”, remarcó José María Díaz Bancalari.

Ni la Presidenta ni Scioli ni los dirigentes cegetistas les pusieron nombre y apellido a las amenazas. De esto se encargó el diputado kirchnerista Depetri: “Quienes tienen poder son los Biolcati, los Duhalde, los Barrionuevo, los sectores de los multimedios de comunicación, los grupos políticos partidarios que articulan con la embajada norteamericana y con la CIA, como la propia Carrió. Esos son los sectores de poder real que pueden desestabilizar el Gobierno”. Depetri recordó una entrevista de Duhalde en la que comparó al gobierno actual con una botella de leche (“Tiene fecha de vencimiento, y espero que no pase como algunos productos, que se echan a perder antes”, dijo el ex presidente). “Barrionuevo también planteó que el Gobierno no termina su mandato, Biolcati dijo que ‘con la derrota electoral, el Gobierno iba a salir anticipadamente’; Carrió misma ha planteado que a ella la gente le pide: ‘Habría que matar este gobierno, que este gobierno tendría que irse’”, sostuvo Depetri.

Desde los distintos espacios de la oposición rechazaron las denuncias del kirchnerismo. El duhaldista Carlos Brown consideró que hacer responsable a Duhalde por las protestas es “manifiestamente equivocado e incorrecto”. El peronista disidente Felipe Solá estimó que es “el Gobierno el que genera un ambiente de tensión y hartazgo en la sociedad”.”Provoca una situación real de enfrentamiento entre argentinos desocupados cuando lanza un plan para cooperativas que apunta a fortalecer a los intendentes y mantener la red de clientelismo”, afirmó Solá.

Por su parte, el titular del Comité Nacional la UCR, Gerardo Morales, presentó un pedido de informes para que el Poder Ejecutivo detalle quiénes serían los responsables de la campaña destituyente. “Si es el propio Gobierno el que aprieta, controla y vigila e, incluso, escucha ilegalmente a opositores políticos, la Presidenta debiera saber quién quiere desestabilizar”, devolvió el senador radical. “Una gran contribución sería que el Gobierno aflojara con la incitación a la violencia”, dijo. El diputado de la Coalición Cívica Fernando Sánchez señaló: “El Gobierno es violento y genera violencia, con la no libertad sindical y la utilización de la pobreza. Y existen en la Argentina posiciones desestabilizadoras. Nosotros no estamos con ninguna de las dos. Creemos en la institucionalidad: Cristina Kirchner hasta 2011... y después que se olvide”.

Compartir: 

Twitter
 

El taxista Omar Viviani y el camionero Hugo Moyano, ayer en la reunión en la CGT.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.