EL PAíS › LA LEY DE ACEFALIA QUE TRATA EL SENADO PERJUDICARIA A MENEM

Aún sigue el gobierno de De la Rúa

Los senadores acordaron un dictamen de mayoría en el que sostienen que el período de gobierno de la Alianza terminaría en diciembre de 2003. El menemismo se enfureció, la sesión se levantó y seguirá hoy. Por eso, Diputados no pudo sesionar.

 Por Fernando Cibeira

La modificación de la Ley de Acefalía resultó el obstáculo que anoche no pudieron sortear los senadores para destrabar el cronograma electoral en la Cámara de Diputados, que esperaba la resolución en el Senado para abordarlo. El problema se centró en cómo debe considerarse el lapso que va desde mayo hasta diciembre del 2003, si son los meses que restan para completar el mandato de Fernando de la Rúa o si ya forman parte de un nuevo período. El proyecto que aprobó la Comisión de Asuntos Constitucionales lo considera todavía parte del gobierno de la Alianza, con lo que –interpretaban furiosos los menemistas– impedirían a Carlos Menem presentarse como candidato, dado que no se cumpliría el requisito constitucional de dejar el intervalo de un período completo antes de volver a asumir como presidente. Por falta de senadores la sesión debió levantarse y continuará hoy luego de una noche negociaciones bajo presión. No por nada anoche andaba por el Congreso el ministro del Interior, Jorge Matzkin.
El conflicto generado alrededor de este proyecto fue el motivo que esgrimieron los diputados para no sesionar. La modificación de la Ley de Acefalía es complementaria al cronograma electoral que votaron la semana pasada. La defensa del proyecto en el recinto la realizó la presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales, Cristina Fernández de Kirchner, que es la esposa de uno de los precandidatos presidenciales del justicialismo, a quien además se lo sabe en conversaciones con el Gobierno para recibir su bendición en la interna. Es decir, era fácil inscribir la sesión en la siempre presente pelea entre Menem y Duhalde.
Según el punto de vista de la senadora Kirchner, que era el del dictamen que aprobó la mayoría, con la renuncia de Eduardo Duhalde el 25 de mayo la sucesión presidencial debe cubrirse mediante la aplicación de la Ley de Acefalía. En resumen, el conflicto estaba centrado en la modificación del artículo 4 a la actual ley que establece entre quiénes debe elegir la Asamblea Legislativa cuando la sucesión queda vacante: “La elección recaerá en un funcionario que reúna los requisitos del artículo 89 de la Constitución Nacional y desempeñe alguno de los siguientes mandatos populares electivos: senador nacional, diputado nacional o gobernador de provincia”. Lo que ahora se agrega es: “En caso de existir Presidente de la Nación electo, la elección recaerá sobre éste”.
Lo que la modificación propone, entonces, es que el próximo 25 de mayo se reúna la Asamblea Legislativa para designar presidente a quien resulte ganador de las elecciones del 27 de abril, aunque sólo para cubrir el bache hasta el 10 de diciembre. Luego, el presidente electo cumpliría su mandato desde diciembre del 2003 hasta el 2007, con lo que gobernaría durante cuatro años y medio. El menemismo enseguida esgrimió el remanido argumento de la “proscripción” al ex presidente. En el despacho de Eduardo Menem hablaban sobre la posibilidad de sacar un nuevo proyecto de “consenso” que establecería que el próximo período presidencial comenzaría en mayo del 2003 y terminaría en mayo del 2007. “¿Dónde está escrito que tiene que empezar en diciembre?”, se preguntaban.
Lo cierto es que la iniciativa mayoritaria no tuvo suficiente apoyo para ser aprobada anoche y ni siquiera contó con el número de bancas para aprobar el cuarto intermedio. Así que hoy volverá a tratarse en nueva sesión, con lo que los menemistas tendrán algunas horas para negociaciones de último momento. La amenaza es que si no hay acuerdo en el Senado que el Gobierno ni sueñe con el quórum en Diputados.
Antes, el Senado votó una modificación a la media sanción de Diputados a la ley de excepción de aplicación del CER para los créditos hipotecarios. El Senado elevó el piso de los exceptuados desde 150 mil a los 250 mil dólares, siempre y cuando los créditos se hayan utilizado para adquiriruna vivienda familiar única y de ocupación permanente. Además, se estableció que en los casos de préstamos que excedan ese límite se aplicará el CER sólo para el monto de diferencia –por ejemplo, si el préstamo fuera de 260 mil dólares se calculará por 10 mil– y no por el total del crédito.

Compartir: 

Twitter
 

El Senado deliberó casi toda la tarde y aprobó varias cosas. Entrada la noche, todo se complicó.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.