EL PAIS › EN EL GOBIERNO SE COMENTA SOBRE UNA PROGRESIVA RENACIONALIZACION DE YPF

La próxima movida que prepara K

Diversos funcionarios y dirigentes oficialistas aseguran que en la Rosada se analiza una medida vinculada con la recuperación de la ex compañía estatal de petróleo. Repsol ya adelantó su decisión de reducir su participación en YPF.

 Por Martín Piqué

La versión viene circulando en el Gobierno desde hace semanas. Se la puede escuchar en el Ministerio de Educación, en la Jefatura de Gabinete, también entre los dirigentes del oficialismo que suelen visitar a Néstor Kirchner en la quinta presidencial de Olivos. El rumor corre tan fuerte como potente es la significación política de la medida en cuestión. El comentario del que más se habla por estos días dentro del kirchnerismo sugiere que el Gobierno prepara una “medida económica muy importante” para las próximas semanas. La medida iría en línea con la agenda programática de cuño progresista que el Gobierno plantea que abrió con la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y reforzó con la asignación universal por hijo. La expectativa crece a medida que pasan los días. Quienes han conversado últimamente con Kirchner, al igual que varios funcionarios con rango de secretario o subsecretario de Estado, dicen ya tener identificado cuál será el anuncio que se viene demorando. Se trataría de una –progresiva– renacionalización de la empresa YPF, hoy controlada mayoritariamente por capitales españoles.

En el oficialismo son muchos los funcionarios y dirigentes que dan como un hecho un inminente anuncio vinculado con la nacionalización de la ex compañía estatal de petróleo. La posibilidad de que el Estado aumente su participación en el paquete accionario de YPF incluso viene siendo motivo de ocurrencias y comentarios burlones entre miembros del Ejecutivo de rango medio o alto. El propio Kirchner ha hecho lo suyo para fortalecer los rumores. En algunas reuniones en la residencia presidencial ha deslizado ante sus invitados un pronóstico sobre “una medida importante” que agradará mucho al sector del oficialismo afín al progresismo. La posibilidad de que el Estado pase a tener la mayoría de las acciones de YPF no parece descabellada ni suena contradictoria con los planes de negocios del grupo español Repsol, principal controlante de YPF.

Como hace una semana informó Página/12, Repsol ya adelantó su decisión de reducir su participación en YPF. El titular del holding, el catalán Antonio Brufau, llegó a decir que la inversión de 15 mil millones de dólares que supone YPF es un monto demasiado alto para el balance actual de Repsol. La decisión de Repsol de irse desprendiendo de YPF también quedó en evidencia al revisar el documento que contiene el plan de inversiones de la compañía para el período 2008-2012. Ese documento fue enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores de España y también a la Bolsa de Buenos Aires. La nota publicada hace una semana por este diario dejó en claro que Repsol, a la hora de estimar su plan de negocios para los próximos años, no tuvo en cuenta a su filial argentina: YPF.

En la Rosada reconocen que el futuro de YPF se ha convertido en uno de los temas de discusión infaltables para la agenda bilateral con España. Esa fue la razón que llevó a varios funcionarios –sobre todo aquellos que conocen la lógica de la administración de José Luis Rodríguez Zapatero– a seguir con mucho detalle la reciente visita a Buenos Aires de la vicepresidenta del gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega. De muy buena relación con la presidenta Cristina Kirchner, Fernández de la Vega estuvo en Buenos Aires en los primeros días de noviembre. “Ahí se discutió de todo eso. No fue para nada casual”, aseguró a Página/12 un miembro del Ejecutivo de raíces hispanas y trato habitual con los legisladores. Algunos atribuyeron la visita de la segunda de Zapatero a una supuesta costumbre del PSOE de usar todos los canales de negociación para ir delineando los ejes que se debatirán en la XIX Cumbre Iberoamericana, que tendrá lugar en Portugal dentro de diez días.

La relación de Repsol con sus activos en la Argentina –léase YPF– tuvo varios capítulos en los últimos tiempos. Hace dos años, el gigante español anunciaba que iba a sacar a la venta en la Bolsa acciones por el 20 por ciento de YFP. La operación no se realizó. Hoy en los planes de la compañía no hay un espacio digno de mención para YPF. De hecho, las principales inversiones programadas por el grupo español para los próximos años están concentradas en Brasil, Venezuela y, en menor medida, Perú, Bolivia y Argelia. Estos antecedentes, acompañados por datos obtenidos de la documentación de Repsol, hacen más sólidas las informaciones sobre una inminente nacionalización impulsada desde el Estado. Sin embargo, desde la compañía niegan que estén en medio de negociaciones con el gobierno de CFK. En la definición del futuro de YPF también juega un rol importante el empresario Enrique Eskenazi, CEO del Grupo Petersen, propietario del 15 por ciento de las acciones de la ex petrolera estatal.

Compartir: 

Twitter
 

La Presidenta, a principios de mes, junto a la vice de España, Teresa Fernández de la Vega.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared