libero

Lunes, 23 de noviembre de 2009

OPINIóN

Nunca tan desembozado

 Por Diego Bonadeo

Pareciera que por estos tiempos las consignas de los patoteros pasan por redoblar las apuestas. Es que casi simultáneamente con la decisión del futbolista de Tigre, Matías Giménez, de abandonar la práctica activa en su club por aprietes de la barra brava, lo que también debieron soportar sus compañeros Martín Morel y Diego Castaño, o los incidentes en Huracán–San Lorenzo y Newell’s-Central, un ignoto individuo, que dice llamarse Martín Mallo y que dice responder al ex chofer K Rudy Ulloa, lo que quiere decir Kirchner, difunde sin tapujos las “motivaciones” de una supuesta ONG que aglutina barras bravas de gran cantidad de clubes elegidos vaya uno a saber con qué “métodos”, pero que con la excusa de intervenir en las internas del PJ, y tienen como objetivo inmediato viajar a Sudáfrica al próximo Mundial.

No es casual que la televisión pública del “fútbol supuestamente para todos” dedique insistentes primeros planos a las tribunas en las que aparecen las banderas de esta asociación, por ahora por lo menos equívocamente lícita. Desde 1986, y con la por lo menos anuencia, sino complicidad, de poderes dirigenciales, políticos, policiales, periodísticos y demás, es habitual que bandas de ilegales vayan a los mundiales. Pero jamás el modus operandi del apoyo gubernamental pareció tan desembozado como ahora.

Compartir: 

Twitter

 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.