libero

Lunes, 23 de noviembre de 2009

BOXEO › JORGE “LA HIENA” BARRIOS VENCIó AL MEXICANO LOZADA EN EL BALTC

Una última chance para volver a ser

 Por Daniel Guiñazú

Fue una reunión extraña la del sábado a la noche en el court central del Buenos Aires Lawn Tennis Club. Celebrada al aire libre a pesar del mal tiempo que azotó la Capital Federal, salvo los boxeadores –porque el cuadrilátero estaba techado– todos los demás terminaron empapados. La lluvia mojó hasta a los periodistas que cubrían las peleas desde el borde del entarimado y el público del ring-side armado a la intemperie debió abrir sus paraguas y vestir sus pilotos como si estuviera en una popular futbolera.

Pero las inclemencias meteorológicas no fueron un obstáculo para Jorge Rodrigo Barrios. El ex campeón de los liviano juniors de la OMB, combatiendo ahora como liviano, se impuso por nocaut técnico en el 5º round al mexicano Michael Lozada y redondeó una producción mucho más alentadora que la que tuvo en agosto pasado, cuando reapareció y venció por puntos en Córdoba a otro azteca, Moisés Castro.

La Hiena (61,000 kg) estuvo más fuerte y decidido que aquella vez. Pero Lozada (62,100 kg) contribuyó bastante con su pasividad. El mexicano pareció haber sentido los cinco minutos de sauna a los que debió someterse el viernes, no obstante lo cual no pudo encuadrarse en los 61,235 kilos, límite del peso liviano en el que se había concertado el pleito. Sin presencia, nunca se afirmó en el centro del ring sino que eligió el encordado para tolerar la metralla al cuerpo que Barrios le disparó con continuidad y firmeza.

En el tercer round, un gancho de izquierda de Barrios al hígado de Lozada motivó la cuenta de protección del árbitro Jorge Basile. La Hiena siguió con su trabajo de desgaste a los planos bajos, hasta que en el 5º asalto, el segundo principal de Lozada, Mauricio Monte invadió el cuadrilátero y lo retiró de la pelea, cuando ya estaba recibiendo una paliza. Más allá de algunas impurezas técnicas que a esta altura parecen inmodificables (partir con golpes curvos en vez de rectos y quitarse los ángulos de disparo por encimarse demasiado al cuerpo de su rival), a Barrios, ahora conducido por el técnico mexicano Rudy Pérez, con quien se entrenó en Los Angeles para esta pelea, se lo vio enérgico y determinado. Dio un paso al frente mientras espera que en 2010 le llegue, a los 34 años y con durísimas batallas sobre sus espaldas, la última chance de su carrera de volver a ser campeón del mundo.

Compartir: 

Twitter
 

La izquierda de Barrios impacta en el mentón del mexicano Lozada.
Imagen: Alejandro Leiva
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.