EL PAíS › LA AUDITORIA HABIA ALERTADO SOBRE EL ESTADO DE LOS SUMIDEROS

Sumidos en el descontrol

En noviembre de 2009, la Auditoría General porteña había alertado al gobierno sobre el estado de la red de 27.534 sumideros y la ausencia de control de policía sobre las contratistas por parte de la Dirección General de Desagüe Pluvial.

 Por Horacio Cecchi

El gobierno porteño estaba alertado de la endeble situación en la que se encontraba la red de desagüe pluvial, al menos 90 días antes de que se produjera la tormenta que inundó parte de la ciudad. Un informe de la Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires, distribuido a 17 reparticiones del Ejecutivo, entre ellas al mismísimo jefe de Gobierno, Mauricio Macri, alertaba sobre el “mal estado de muchos sumideros”; “falta de mapeo” imprescindible para conocer los problemas de la red; “nula capacidad de control de gobierno sobre las empresas tercerizadas encargadas del mantenimiento”; “menor cantidad de camiones de los requeridos a las empresas de mantenimiento”; “ausencia de planos de catastro para el recorrido de los verificadores”. “No se entiende por qué el gobierno porteño no pone cuatro empleados a leer los informes de la Auditoría –señaló Sandra Bergenfeld, titular de la AGCBA a Página/12–. Es un informe público y está colgado en la página web de la Auditoría desde el 11 de enero.”

Según consta en el Informe Final de Auditoría, sobre el Mantenimiento de Sumideros, de fecha diciembre de 2009, el objetivo de la AGCBA al realizarlo consistió en “evaluar en términos de eficiencia, eficacia y economía el cumplimiento de los objetivos institucionales y operativos, la adecuación de los recursos afectados al programa y la normativa vigente”. Los resultados, a juzgar por el informe, fueron totalmente negativos.

La red de desagüe pluvial, un complejo entramado que incluye 27.534 sumideros, es responsabilidad de la Dirección General Red Pluvial, dependiente del ministro de Ambiente y Espacio Público, Diego Santilli. Los servicios de mantenimiento de la red fueron contratados a través de la licitación pública 171/03 y consisten en “limpieza, desobstrucción, reparación y/o reposición de accesorios en sumideros y nexos, limpieza y desobstrucción de bocas de registro, cámaras de inspección, ramales secundarios, conductos, modelos, emisarios principales y desembocadura de arroyos”. Según señala la AGCBA, “los contratos tenían estipulada su terminación en junio de 2008. Sin embargo se prorrogaron en dos oportunidades”.

En los análisis realizados por los técnicos de la Auditoría se llegó a varias conclusiones de fuerte impacto negativo:

- “No existe constancia de control de obra efectuado por parte de la DGRPLU”.

- “Falta de análisis comparativo de ofertas”.

- “Falta de intimación por parte de la DGRPLU ante el incumplimiento de los plazos del contrato por la contratista”.

- “Ineficaz metodología en el proceso de verificación y control del mantenimiento de los sumideros”.

- “Se encontraron muchos sumideros en mal estado de mantenimiento y con otras deficiencias”.

- “Los Sistemas de Información Geográfica (GIS) que contienen el catastro de los sumideros no se encuentran plenamente funcionales, homogéneos ni accesibles a 5 años del inicio del contrato.

- “No consta la realización de las inspecciones de las zonas de manera diaria”.

- “La DGRPLU no cuenta con un proceso totalmente unificado, homogéneo e integro de gestión y registro de reclamos”.

- “Las empresas contratistas disponen de menos camiones desobstructores que los exigidos”.

- “Falta de firmas, sellos y fechas en el Libro de Ordenes de Servicio”.

- “No se aplicaron penalidades ni sanciones a las contratistas durante el año 2008”, pese a la serie de carencias demostradas.

- “Insuficientes potestades del poder de policía por parte de la DGRPLU”.

Como conclusión, la AGCBA sostiene que “se observó que, durante el año 2008, la DGRPLU no ha cumplido eficazmente con varias de sus responsabilidades primarias ni ha podido hacer que las empresas contratistas mantengan a los sumideros, cámaras, bocas de inspección y nexos en buen estado operativo y sin residuos, escombros o materiales sobrantes de las obras realizaadas, como lo exige el contrato”.

Ayer, el subsecretario de Uso del Espacio Público, Jorge Zalabeite, aseguró que el informe de la AGCBA se hizo sobre la situación del 2008 y que a la fecha las observaciones estaban resueltas. Pero desde la AGCBA aseguraron que no se habían realizado modificaciones ya que la DGRPLU había recibido el informe para su descargo. “No hicieron modificaciones y quedó tal como lo habíamos analizado”, dijo a este diario Bergenfeld. “Los sumideros estaban tapados, y no sólo con basura, también con escombros –sostuvo la titular de la AGCBA–. No sé si hubiera evitado la inundación pero sí que la hubiera mitigado y mucho.”

Bergenfeld sostuvo que “no entiendo por qué el gobierno no pone cuatro personas a leer los informes. El 11 de enero estaba colgado de la página web de la Auditoría. Rodríguez Larreta no puede decir públicamente que no lo había leído”.

Compartir: 

Twitter
 

Todo agua en Dorrego al 400.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.