EL PAíS › BARRIONUEVO ENCOLUMNO A SU TROPA PARA QUE APOYARA A MENEM

El hijo pródigo volvió a Catamarca

El senador ratificado por sus pares presidió un congreso partidario en su provincia. Como siempre, la obediencia fue total. Sus compañeros aceptaron avalar a Menem y ratificaron su candidatura a gobernador de la provincia. El gastronómico espera que la Corte Suprema le dé ahora una manito.

 Por Felipe Yapur

El salvataje que le brindaron sus colegas del Senado le permitió disipar la ola de críticas que habían comenzado a surgir en las filas del peronismo catamarqueño. Ayer, tal como lo prometió, Luis Barrionuevo juntó a la totalidad de los congresales del PJ de su provincia, les hizo renovar su lealtad, le ratificaron su postulación a gobernador y, fundamentalmente, se encolumnaron detrás de su decisión de apoyar la candidatura presidencial de Carlos Menem. Si bien el gastronómico recordó a sus pares partidarios que “no hay que olvidar que Menem se portó mal con Catamarca” porque durante sus diez años de gobierno prefirió al Frente Cívico antes que al PJ, el senador aseguró que ello no volverá a suceder porque “yo soy el garante del nuevo acuerdo”.
La decisión por Menem no fue una sorpresa. Las diferencias que mantuvo desde siempre con Adolfo Rodríguez Saá y con Néstor Kirchner la hacían previsible. Sin embargo, el justificativo que eligieron los colaboradores de Barrionuevo para explicar la determinación fue más que pueril: “Catamarca es muy menemista”, repitieron sin sonrojarse. La opción elegida por Barrionuevo tiene un claro trasfondo político donde predomina la conveniencia. En principio, todos en el PJ catamarqueño recuerdan, incluso Barrionuevo, que durante los diez años de gobierno de Menem, el riojano prefirió acordar con la familia Castillo que domina el Frente Cívico antes que con el justicialismo. El gastronómico considera que sólo él puede cambiar esa preferencia en caso de que Menem triunfe.
Ahora bien, este retorno a la carpa menemista –aunque sea por ahora virtual– le permite a Barrionuevo recuperar su optimismo en lo que respecta a su candidatura a gobernador. No lo dice, pero sabe que su acercamiento al ex presidente le permite mejorar sus esperanzas respecto del futuro fallo de la Corte Suprema, que debe entender en el caso de su residencia. Contradiciendo su estilo tradicional, el gastronómico prefiere ahora la cautela. Lo demostró durante el congreso cuando dijo que “la resolución de mi caso está en manos de los nueve jueces de la Corte y no depende de nuestro entusiasmo que es mucho y muy bueno. Es preciso esperar y aceptar con respeto el fallo”.
Tamaño llamado al orden como el que lanzó Barrionuevo debería ser al menos sorprendente e incluso extraño a su modus operandi. Sin embargo, su decisión está claramente enmarcada en la estrategia que se está dando con los integrantes de la Corte donde el cordobés Juan Carlos Maqueda, según confiaron sus propios colaboradores, hace las veces de operador entre los cortesanos. La próxima semana sus abogados elevarán el recurso extraordinario a la Corte donde se discutirá la cuestión de su residencia y que será definitoria para sus aspiraciones electorales en Catamarca. Por si acaso, Barrionuevo ya abrió el paraguas al sostener frente a los congresales que, en caso de no poder ser el candidato del PJ, espera poder llamar a elecciones internas para definir su reemplazante. De lo contrario lo elegirá el congreso partidario que él preside y maneja a gusto y paladar.
La impunidad que le garantizó el Senado le permitió enfrentar el congreso partidario donde habían comenzado a surgir voces disidentes que provenían del sector que comanda su principal socio político en la provincia: Ramón Saadi. Días atrás, el ex vicegobernador se quejó del estilo de conducción del sindicalista y aseguró que él no iba a ser “títere” de nadie. La frase presagió tormenta interna pero se disipó una vez que el bloque de senadores del PJ evitó la expulsión del catamarqueño. El miedo no es tonto y una vez que vieron que el gastronómico había salido fortalecido del entuerto legislativo, las huestes de Saadi volvieron sobre sus pasos y ayer renovaron su lealtad por su candidatura a gobernador. De todas formas, el senador se mostró conciliador con ellos y les dijo “la unidad del PJ no está en riesgo. De todas maneras hay que tener cuidadocon lo que se dice porque el Frente Cívico nos va a empujar para que nos dividamos”.
Durante el congreso, varios de los representantes lanzaron maldiciones, sapos y culebras contra la presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales, Cristina de Kirchner, quien tuvo a su cargo la acusación contra el catamarqueño. En ese tema Barrionuevo ya no fue tan cauto como antes. Para beneplácito de su auditorio, dijo que la legisladora santacruceña “intentó conseguir algunos votos más para su marido a costa de mi cadáver”.
Luego la emprendió contra Néstor Kirchner, al sostener que es preciso dudar de “alguien que trabaja con su plata en la usura fuera del país. Yo no creo que sea un hombre de la producción”. Las críticas no excluyeron a Rodríguez Saá. El catamarqueño dijo que las 100 propuestas de gobierno que anunció días atrás están más cerca de la “fantasía” que de la realidad.

Compartir: 

Twitter
 

Luis Barrionuevo volvió en triunfo a su provincia y se dedicó a rearmar su candidatura.
Las disidencias que habían comenzado a aparecer en el PJ provincial se diluyeron con su presencia.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.