EL PAIS › LA PRESIDENTA SUSPENDIO AYER LA ACTIVIDAD OFICIAL PARA ACOMPAñAR A SU HIJO EN UNA OPERACION

El día que fue noticia la rodilla de Máximo

Desde Río Gallegos, el hijo de Cristina Fernández de Kirchner fue trasladado a Pilar, donde lo operaron por un cuadro de artritis séptica. El parte médico aseguró que “el paciente se encuentra estable y de buen ánimo”.

Máximo Kirchner, el hijo mayor de Cristina Fernández de Kirchner, fue intervenido quirúrgicamente en la rodilla derecha por una “artritis séptica”. El parte médico difundido por el Hospital Austral explicó que “el paciente se encuentra estable y de buen ánimo”. La Presidenta, que fue a buscarlo a Río Gallegos en el Tango 01, suspendió ayer la actividad oficial para acompañar a su hijo. La internación se produjo en vísperas del viaje presidencial a Naciones Unidas, donde la Argentina fue invitada a plantear el reclamo de soberanía de las islas Malvinas en el Comité de Descolonización.

El hijo de la Presidenta arribó cerca de las cinco de la madrugada al aeroparque Jorge Newbery y se trasladó al Hospital Universitario Austral, en Pilar, donde fue operada de la glándula tiroides la Presidenta en el verano. “Un estudio del líquido sinovial de la rodilla corroboró el diagnóstico. Días atrás había padecido molestias abdominales producto de un cuadro de diverticulitis. Como tratamiento se le efectuó un lavado articular artroscópico en quirófano, para resolver la infección con resultado exitoso. El paciente se encuentra estable y de buen ánimo”, destacó el equipo médico que atendió al hijo de la Presidenta. El parte difundido pasado el mediodía fue firmado por el doctor Luis Buonomo, jefe de la Unidad Médica Presidencial; el director médico del Hospital Universitario Austral de Pilar, Eduardo Schnitzler, y los doctores Carlos Autorino y Horacio Rivarola Etcheto, del Servicio de Ortopedia y Traumatología del hospital.

El dirigente de La Cámpora arrastraba una gripe desde hacía dos semanas, por ello la Presidenta apenas llegó a Río Gallegos para pasar el fin de semana se trasladó hacia la casa que Máximo comparte con su novia, Rocío García. La rutina habitual de Fernández de Kirchner cuando viaja a su residencia en el sur es movilizarse inmediatamente a su casa y luego visita a su hijo o va al cementerio donde se encuentran los restos del ex presidente Néstor Kirchner. Un cuadro de diverticulitis agravó el estado de salud de Máximo, lo que derivó en fuertes dolores abdominales y en la infección en la rodilla. Una vez finalizado el fin de semana de descanso presidencial, Fernández de Kirchner partió hacia Buenos Aires, pero en el camino se enteró de que el primogénito se sentía cada vez peor y decidió volver a Río Gallegos para trasladarlo a la clínica en Pilar.

Máximo es uno de los principales sostenes de la Presidenta desde la muerte de Néstor Kirchner, en octubre del 2010. Al llegar a la ciudad de Buenos Aires, se pudo ver a Máximo apoyarse solo en la pierna izquierda, asistido por dos personas. Fue trasladado de inmediato al hospital, donde le realizaron las estudios que resultaron en una “artritis séptica de rodilla derecha” y lo comenzaron a tratar con antibióticos además de someterlo a nuevos estudios médicos para determinar el tipo de bacteria que se alojó en una de sus rodillas y le provocó la dolencia.

La Presidenta inmediatamente suspendió todas las actividades que tenía previstas. La agenda comprendía un acto en la localidad de Haedo a la mañana y una inauguración de una fábrica con el gobernador de Mendoza, Francisco “Paco” Pérez, por videoconferencia. Así, se trasladó a la clínica cerca de las 11 para interiorizarse sobre la situación, el diagnóstico y el tratamiento que deberá seguir Máximo. Luego se retiró para volver nuevamente a las 19, cuando se vio al helicóptero presidencial aterrizar en el helipuerto del hospital. También asistieron algunos de los dirigentes de La Cámpora al hospital para acompañar a su dirigente. El diputado nacional Eduardo “Wado” De Pedro –integrante de la mesa de conducción nacional de la agrupación La Cámpora– fue uno de los primeros en llegar a Pilar y acercarse adonde estaban atendiendo al mayor de los hermanos Kirchner.

Algunas personalidades políticas también hicieron llegar sus deseos de buena salud al hijo de la Presidenta a través de la red social Twitter. El gobernador bonaerense Daniel Scioli en su cuenta escribió que esperaba “una pronta recuperación de la salud de Máximo”, así como el dirigente social Luis D’Elía envió “un abrazo grande a Máximo, que se reponga pronto de su nana y que sepa que lo queremos mucho sobre todo por buen pibe”. El intendente de Florencio Varela y presidente de la Federación Argentina de Municipios, Julio Pereyra, también le envió “un deseo al compañero Máximo para que tenga una pronta y buena recuperación”.

La Presidenta se encuentra a horas de iniciar un viaje diplomático a Nueva York para presentarse ante el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas y realizar formalmente el planteo sobre la soberanía de las islas Malvinas y a la Cumbre del G-20 en México. Alerta a la evolución de la salud de Máximo aún no hubo novedades en cuanto a modificaciones en la agenda de los próximos días.

Compartir: 

Twitter
 

Máximo Kirchner llegó al hospital sostenido por dos personas porque no podía apoyar la pierna.
Imagen: EFE
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.