EL PAIS › MAñANA SE CONOCERA EL FALLO EN EL JUICIO A CATORCE MARINOS

La sentencia por el espionaje

En Rawson, el juez federal Enrique Guanziroli convocó a la audiencia en la causa iniciada por las tareas ilegales de inteligencia realizadas sobre políticos y periodistas. La querella planteó sus “expectativas de obtener una sentencia de condena para todos los imputados”.

En el juicio oral y público a catorce oficiales de la Armada por el espionaje ilegal a políticos, periodistas y militantes de organizaciones sociales, mañana, en Rawson, se dará a conocer el fallo. El abogado querellante Rodrigo Borda, del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), dijo que en las audiencias que se realizaron durante cuatro meses “se acreditó en forma ostensible que la actividad de inteligencia ilegal descubierta se trató de una práctica sistemática y generalizada en toda la Armada”, por lo que tiene, agregó, “fundadas expectativas de obtener una sentencia de condena para todos los imputados”.

La audiencia fue convocada por el juez federal Enrique Guanziroli para las 19 del martes.

El viernes pasado, los acusados utilizaron la posibilidad de pronunciar sus ultimas palabras antes de la sentencia. “Una vez más, estuvieron muy lejos de asumir sus responsabilidades y mostrar algún signo de arrepentimiento”, relató el abogado querellante Eduardo Hualpa. “Por el contrario, pretendieron presentarse como víctimas de una causa armada y de presiones políticas sobre la Justicia.” En cualquier caso, intentaron descargar toda la responsabilidad sobre el ex jefe de la Armada Jorge Godoy y el ex subjefe de la fuerza Benito Rótolo.

La causa se inició en marzo de 2006 con una denuncia del CELS, donde el cabo Carlos Ariel Alegre había recurrido luego de sufrir presiones por haberse negado a realizar tareas de espionaje ilegal en la Base Aeronaval Almirante Zar, de Trelew (Chubut).

El entonces juez federal Jorge Pfleger allanó poco después esa oficina y secuestró numerosa documentación, en discos rígidos y carpetas, que demostraba el espionaje ilegal realizado al menos entre el 2004 y el 2006. Las prácticas ilícitas incluían seguimientos, informes y escuchas telefónicas a integrantes de organismos de derechos humanos, políticos, funcionarios gubernamentales, comunidades indígenas y activistas sociales. La investigación, extendida a otras dependencias del país, como las bases navales de Puerto Belgrano, Zárate y Ushuaia, demostró que se trataba de prácticas que se hacían en toda la fuerza.

Entre los procesados hay tres almirantes, un ex comandante de Operaciones Navales (vicealmirante Eduardo Luis Avilés), un ex director de Inteligencia Naval (contraalmirante Pablo Carlos Rossi) y el contraalmirante Luis de Vicenti. Los otros acusados son los capitanes de navío Jorge Alberto Janiot, Gustavo Leopoldo Ottogalli, Carlos Daniel Vázquez, Carlos Ruda y Félix Medici; los capitanes de corbeta Eduardo Omar Merlo, Cristian Andrés Vidal y Gustavo René Monzani; el suboficial principal Alfredo Luis Andrade y el suboficial primero Vicente Guantay.

Por los mismos delitos, en una causa paralela, el juez federal Daniel Rafecas procesó al ex jefe de la Armada Godoy y su segundo, Rótolo, procesamientos que la Cámara Federal porteña ratificó. La Justicia señaló que ambos permitieron que desde la base Zar se realizaran “en forma sistemática y permanente prácticas prohibidas por las leyes de Seguridad Interior, de Inteligencia Nacional y de Defensa Nacional”. Según los magistrados de la Sala II de esa Cámara, Godoy y Rótolo “controlaban el aparato de inteligencia de la Armada” y fueron los que “impartieron las directivas” para el espionaje ilegal.

Compartir: 

Twitter
 

Las tareas de espionaje se desarrollaban en la Base Aeronaval Almirante Zar, de la Armada.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared