EL PAíS › LA POLICíA DE SEGURIDAD AEROPORTUARIA DETUVO AL EX POLICíA HERIBERTO “LA PIRINCHA” PERALTA

Un represor que ya no está prófugo

Integró la patota que actuó en el Servicio de Informaciones de Rosario y está acusado por 29 delitos de lesa humanidad. Buscado desde agosto de 2006, se había radicado en San Martín de los Andes. Intentó huir, pero fue detenido tras una persecución de 30 kilómetros.

 Por Sonia Tessa

La Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) detuvo cerca de Bariloche a César Heriberto “la Pirincha” Peralta, represor de la patota de Feced que actuó en el Servicio de Informaciones de Rosario, con pedido de captura del juez federal Marcelo Bailaque por 29 delitos de lesa humanidad. La detención se produjo después de una cinematográfica persecución de 30 kilómetros, que terminó con Peralta bajándose de su auto y corriendo. Para detener su huida, los efectivos le dispararon en la pierna derecha. Peralta será juzgado en la segunda parte de la causa Ramón Genaro Díaz Bessone, conocida como Feced, y ayer fue trasladado desde el hospital en el que quedó internado hasta el juzgado, donde lo pusieron al tanto de su situación procesal.

Peralta fue mencionado por la mayoría de los testigos y víctimas, ya que es uno de los responsables emblemáticos del centro clandestino de detención que funcionó en San Lorenzo y Dorrego, donde estuvieron cautivas alrededor de 2000 personas. De 57 años, el ex policía, que fue comisario de la seccional 20ª en plena etapa democrática, estaba prófugo desde el 28 de agosto de 2006. La PSA hizo tareas de inteligencia y determinó que Peralta vivía en las calles Llonquimay y Padre Milanesio de San Martín de los Andes. Confirmada su identidad dispuso que se lo interceptara en Dina Huapi, a 18 kilómetros de Bariloche, en la Ruta Nacional 40, con la asistencia de la policía rionegrina.

Al ser detenido por la policía, Peralta hizo descender a sus acompañantes y realizó el gesto de extraer un arma de sus ropas. Esta actitud llevó al jefe del operativo, el mayor Guillermo Frankemberger, a pararse frente al vehículo. Dispuesto a evadirse, Peralta reinició la marcha con violencia, impactó al policía en una pierna y giró en “u” en la ruta, para huir velozmente hacia el norte.

Los efectivos de la PSA les dispararon a las ruedas y comenzaron a perseguirlo por más de 30 kilómetros. Tras embestir a una de las camionetas de la PSA, que se había arrimado a un costado, con la intención de hacerla caer a un acantilado, Peralta se detuvo más adelante y bajó del auto, para correr hacia un bosque cercano. Los perseguidores lo intimaron a detenerse y como siguió en su carrera, le dispararon a las piernas y Peralta recibió dos impactos en la extremidad derecha. Una vez que lograron detenerlo, Peralta fue trasladado al hospital zonal de Bariloche, donde quedó internado fuera de peligro, con custodia, a disposición de la Justicia federal. Intervino el magistrado de Bariloche Leónidas Moldes, a cuyo juzgado Peralta fue llevado ayer en silla de ruedas, con la cabeza tapada por una manta hospitalaria blanca.

Peralta fue uno de los jefes policiales exonerados durante la gestión de Jorge Obeid, en 1997. Está imputado también en la causa de Conrado Galdame, asesinado el 16 de diciembre de 1978 en el Servicio de Informaciones. Desde el año pasado, el Ministerio de Justicia de la Nación ofrecía una recompensa de 100.000 pesos por datos de su paradero.

Compartir: 

Twitter
 

Peralta, herido durante su intento de fuga, fue trasladado ayer a los tribunales de Bariloche.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.