EL PAIS › OFICIALISTAS Y OPOSITORES SE CRUZARON POR LOS DICHOS DE LA PRESIDENTA

La denuncia generó revuelo

Diputados del kirchnerismo como Conti y Landau salieron a respaldar las afirmaciones de la Presidenta sobre las responsabilidades de los saqueos. Facundo Moyano defendió a su padre. El radicalismo tuvo opiniones divididas.

La Presidenta sostuvo el jueves que los incidentes que sacudieron la semana pasada a Bariloche, Rosario y varias localidades bonaerenses son “un manual de operaciones políticas para el saqueo”, responsabilizó a sectores políticos y sindicales y señaló que sectores del PJ también participaron en situaciones similares que vivió el país en 1989 y 2001. La definición no pasó inadvertida para opositores y oficialistas. “Me parece un acto de sinceridad elogiable”, sentenció el senador radical Ernesto Sanz sobre la referencia presidencial a la participación del PJ en los saqueos de 2001, en tanto que el titular de la UCR, Mario Barletta, reclamó a la Presidenta que “si tiene elementos (para acusar a políticos y sindicalistas) vaya a la Justicia y los denuncie”. Facundo Moyano volvió a defender a su padre, el camionero Hugo Moyano, de las acusaciones de los funcionarios nacionales, pero evitó referirse a la Presidenta. En tanto, el oficialismo adhirió a la postura presidencial. “Son sectores que trabajan con la marginalidad social y que hacia afuera se identifican con el peronismo, pero que no participan de la vida partidaria”, dijo el apoderado del PJ Jorge Landau. “Son sectores duhaldistas que, en general, hoy abrevan en el PJ disidente”, sumó la diputada K Diana Conti.

Dirigentes alineados con la CGT opositora que comanda Moyano insistieron en rechazar las declaraciones que los vinculan a los saqueos de la semana pasada. Uno de ellos fue su hijo, el diputado Facundo Moyano, que aún integra el bloque oficialista en la Cámara baja. “No entiendo la irresponsabilidad de los funcionarios que, no teniendo pruebas, acusaron y se sumaron a esta campaña de desprestigio sobre la figura de mi padre”, sostuvo Moyano hijo en referencia al secretario de Seguridad, Sergio Berni, y el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina.

Los funcionarios habían señalado la participación de un delegado del gremio de Camioneros en los saqueos de la ciudad bonaerense de Campana. “El primer supermercado que se atacó fue uno que viene sufriendo presiones de un gremio” para que sus trabajadores pasen de un gremio a otro, sostuvo la Presidenta en el Salón de las Mujeres de la Casa Rosada en una referencia directa a una práctica sindical habitual de los Camioneros. Sin embargo, Facundo prefirió esquivar una alusión directa a la Presidenta y dijo que se trata de una “campaña de desprestigio” que “antes vivíamos desde los medios de comunicación y ahora desde el Gobierno”.

Los radicales también tomaron una parte del discurso presidencial. “El final trágico, violento, turbulento del gobierno de Fernando de la Rúa tuvo mucho más que ver con factores ajenos que con los del propio gobierno, y que la Presidenta lo esté reconociendo me parece un acto de sinceridad elogiable”, sostuvo Sanz. El senador mendocino afirmó que le parece “bien” que Cristina Kirchner reconozca algo que desde el radicalismo “vienen denunciando hace tanto tiempo”.

El presidente del Comité Nacional de la UCR lamentó que la Presidenta “parece preocupada por ver de qué modo genera más confusión”. Barletta también dijo que “sorprenden” las acusaciones de la Presidenta porque “no se sabe si son expresiones pensadas o si son cuestiones que las dice sin fundamento” y reclamó –en relación con los sectores políticos y sindicales que habrían estado involucrados– que “si tiene elementos vaya a la Justicia y los denuncie”.

El kirchnerismo se encolumnó con la Presidenta. “Cristina identificó a esos sectores políticos que trabajan con sectores marginales de la sociedad y que quisieron materializar una situación igual que en aquel momento, en 2001. Son sectores que se identifican hacia afuera con el peronismo, pero que no participan de la vida partidaria”, dijo el diputado y apoderado nacional del PJ, Jorge Landau.

La diputada Conti fue más precisa. “Me pareció importante que Cristina se identifique como peronista, pero por sobre todo como argentina y que en virtud de lo que nos tocó vivir en el país no tenga tapujos en señalar a propios y ajenos. Considero que son sectores duhaldistas que, en general, hoy abrevan en lo que se conoce como el PJ disidente”, afirmó.

Compartir: 

Twitter
 

Cristina Kirchner consideró “un manual de operaciones políticas” lo que sucedió con los saqueos.
Imagen: Presidencia.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared