EL PAíS › EL CANCILLER ESTIMó QUE LAS MALVINAS SE RECUPERARáN EN MENOS DE DOS DéCADAS

“No creo que tome otros 20 años”

Héctor Timerman concedió en Londres una entrevista conjunta a los diarios The Independent y The Guardian. Reiteró los reclamos de soberanía de la Argentina sobre las islas y acusó a Gran Bretaña de militarizar la zona para apropiarse del petróleo y los recursos naturales.

 Por Cahal Milmo *

El ministro de Relaciones Exteriores argentino dijo a The Independent que Argentina espera recuperar a las islas del control británico antes de los próximos veinte años. Héctor Timerman, quien se encuentra visitando Londres, afirmó que la opinión internacional está en contra de Gran Bretaña y descartó enfáticamente la necesidad de persuadir a los tres mil ciudadanos británicos de las islas en torno del reclamo de su país sobre las Malvinas. Acusó a Gran Bretaña de militarizar el Atlántico Sur con el fin de apropiarse del petróleo y los recursos naturales.

En un lenguaje sin concesiones, que continúa con los recientes intentos de Argentina por elevar el tema de la soberanía de las islas Malvinas en la agenda internacional, el ministro de Relaciones Exteriores argentino exigió conversaciones cara a cara entre Londres y Buenos Aires, agregando que el referéndum sobre el status británico de las islas a celebrarse el mes próximo “no significa nada”.

Timerman rechazó la semana pasada el ofrecimiento de llevar a cabo conversaciones con William Hague, luego de que el canciller británico insistiera en que representantes del gobierno de Malvinas también estuviesen presentes. Ahora no se espera que se reúna con ningún ministro del gobierno durante su visita. En una entrevista celebrada en la embajada argentina en el centro de Londres, Timerman rehusó discutir si la propuesta diplomática que quiere ofrecer a Hague incluiría una propuesta de soberanía compartida y dijo que creía que Gran Bretaña pronto se vería forzada a llegar a un acuerdo satisfaciendo los reclamos argentinos sobre las islas.

El canciller argentino dijo: “No creo que tome otros 20 años. Creo que el mundo está pasando cada vez más por un proceso de entendimiento de que ésta es una cuestión colonial, una cuestión de colonialismo... No apoyamos la ocupación de territorios extranjeros y el caso de las islas Malvinas es un caso de ocupación de una tierra extranjera”.

Timerman dijo que la Argentina “respetaría los derechos” de los isleños, pero insistió en que su país no tenía que persuadir a los isleños sobre la rectitud de los reclamos sobre su propio territorio. Dijo: “No tengo que persuadirlos. Las Naciones Unidas dicen que hay un conflicto entre Argentina y el Reino Unido. No tengo que persuadir a nadie. Tenemos que aplicar Derecho Internacional y aceptar las resoluciones; de lo contrario, las Naciones Unidas se transforman en un cuerpo que es solamente útil cuando apoya a los poderosos”.

El ministro de Relaciones Exteriores desestimó toda importancia al referéndum programado para el mes próximo por el gobierno isleño para consultar a los isleños si desean continuar siendo británicos, agregando que Argentina pretende tener en cuenta los “intereses pero no los deseos” de la población.

En una entrevista conjunta con The Independent y The Guardian, dijo: “Hay una diferencia entre intereses y deseos. Los intereses de la gente que vive en las Malvinas serán tomados en consideración, pero no sus deseos. Esto es lo que las Naciones Unidas han dicho, muchas veces”.

Las relaciones anglo-argentinas están en su punto más bajo en mucho años, desde que el año pasado se cumpliera el 30º aniversario de la guerra de Malvinas de 1982 que causó la muerte de 258 soldados británicos y 649 argentinos luego de que una fuerza naval del Reino Unido fuese enviada a 8000 millas a través del Atlántico para expulsar una invasión argentina.

El descubrimiento de petróleo y un anuncio, el mes pasado, de que el hallazgo de gas líquido en las islas es también comercialmente viable ha exacerbado las tensiones entres los dos países.

En una carta abierta al primer ministro, David Cameron, el mes pasado, publicada en coincidencia con el 180º aniversario de la llegada de la Armada Real a las Malvinas, la presidenta de argentina, Cristina Fernández de Kirchner, convocó a Gran Bretaña a “negociar una solución” a la disputa de soberanía como lo que exige una resolución de Naciones Unidas de 1965.

Acusando a Gran Bretaña de un creciente “aislacionismo”, Timerman dijo que Argentina ha renunciado a cualquier intento de recuperar las islas por la fuerza y cuestionó los motivos del Reino Unido al continuar teniendo estacionada una base militar en las islas, establecida allí para frenar cualquier ataque argentino.

Rechazando comentarios atribuidos la semana pasada a una fuente del gobierno británico insinuando que Argentina se ha vuelto “un poco fanática” en su seguimiento de la cuestión de las Malvinas, dijo: “Hemos estado intentando encontrar una solución pacífica por 180 años. Creo que los fanáticos no están en Buenos Aires, (pero) están tal vez en el Reino Unido, que se encuentra a 14.000 kilómetros de distancia de las islas”.

“Creo que están usando a la gente que vive en las islas por razones políticas y para tener acceso al petróleo y a los recursos naturales que pertenecen al pueblo argentino.”

La Cancillería británica reiteró su posición de que era “correcto y apropiado” que los isleños estén involucrados en cualquier discusión sobre las islas entre Londres y Buenos Aires. Gran Bretaña ha insistido por mucho tiempo en que no habrá un cambio en la soberanía de las Malvinas salvo que “los isleños así lo deseen”.

* De The Independent. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

El canciller Héctor Timerman habló durante su visita a Londres.
Imagen: AFP
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.