EL PAíS

Kirchner apoya a Ibarra y ahora se discuten las listas

El jefe de gobierno porteño está seguro del apoyo del presidente Néstor Kirchner para su reelección. Hoy cierra la presentación de alianzas, pero todavía sigue abierta la negociación para la lista de diputados.

 Por Santiago Rodríguez

Aníbal Ibarra ya se aseguró el apoyo del presidente Néstor Kirchner para las elecciones porteñas del próximo 24 de agosto, pero sus operadores políticos todavía tienen una difícil tarea por delante. De hecho, ayer mismo empezaron a buscar el modo de llevar el acuerdo al terreno de las candidaturas sin poner en peligro la coalición que el jefe de gobierno porteño tenía armada de antemano para ir en busca de su reelección. La mayor dificultad aparece en la integración de la lista de diputados nacionales donde los lugares no son justamente lo que sobran. Los socialistas, aliados iniciales de Ibarra, son los que corren mayor riesgo de perder las posiciones que tenían aseguradas.
Si bien para inscribir candidatos hay tiempo hasta el próximo 4 de julio, el plazo para anotar las alianzas electorales vence hoy a las 24 y eso precipitó la discusión en torno a qué lugar ocupará en las boletas de diputados y legisladores locales cada una de las agrupaciones que respaldan la reelección de Ibarra. Es que nadie quiere darle el sí al jefe de gobierno sin antes asegurarse que sus apetencias en términos de cargos serán tenidas en cuenta.
Para la fallida convocatoria a elecciones el 8 de junio, Ibarra consiguió articular la Fuerza Porteña, donde su propia tropa del Frente Grande confluye con el socialismo, el ARI, la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) y el sector del kirchnerismo encabezado por la legisladora Juliana Marino. Ahora consiguió sumar a ese espacio a la línea peronista del distrito más cercana a Kirchner –que es la que encabeza el jefe de Gabinete nacional, Alberto Fernández– y también a PAIS, que tiene al diputado Gerardo Conte Grand como su principal referente.
El problema que enfrentan ahora los operadores de Ibarra es que los socios son más, pero las candidaturas a repartir siguen siendo las mismas y ya desde el vamos no eran muchas. Según los cálculos de los ibarristas y sus aliados, de las trece bancas de diputados que se pondrán en juego en los comicios se podrían llegar a obtener cuatro. A la Legislatura porteña no entrarían aquellos que estén por arriba del vigésimo lugar de la lista.
Para dejar conformes a sus socios, Ibarra podría también asegurarles puestos de su eventual futura gestión. Y otra carta que tiene para jugar en la negociación es la designación de su compañero de fórmula, un espacio vacante desde que decidió cederle a Daniel Filmus a Kirchner para que se hiciera cargo del Ministerio de Educación.
En el rearmado de las listas, los socialistas aparecen como los más comprometidos. Los ibarristas no quieren sacar a Norberto La Porta del primer lugar de la nómina de legisladores, pero sostienen que no hay margen para dejar a Raúl Puy en el segundo puesto de la boleta de diputados. “Una cosa es hacer un esfuerzo teniendo en cuenta los nuevos acuerdos, pero otra es que nos tomen por tontos. Si es así, jugamos la nuestra y nos presentamos solos”, advierten los socialistas.
El problema con la lista de diputados es que a la incorporación del kirchnerismo se suma que el ARI no presentará candidatos propios para la Cámara baja, como había previsto para la anterior convocatoria a elecciones, sino bajo el sello de Fuerza Porteña. El partido de Elisa Carrió, como los dirigentes porteños alineados con Kirchner, ya han dejado en claro que su capital político es mayor que el de los socialistas y reclaman que eso se traduzca en las candidaturas. La CTA tampoco está dispuesta a resignar posiciones e, incluso, pelea para mejorarlas. El economista Claudio Lozano figuraba tercero en la lista y esa central sindical pretende ahora que encabece la nómina.
El ibarrismo ya se resignó a dejar los lugares expectables de la lista a sus socios. Los nombres del ARI que suenan para ocuparlos son los de Fernando Melillo o el economista Rubén Lo Vuolo. En el esquema original, el kirchnerismo tenía a Marino a la cabeza de la boleta. En verdad, la legisladora no reporta al círculo más íntimo del santacruceño, pero hasta ahora no aparecieron figuras de peso para reemplazarla. Algunos consideran que, llegado el caso, Marino podría acompañar a Ibarra en la fórmula para así liberar un lugar en la lista de diputados. Otros especulan, en cambio, que si Ibarra juega ese puesto en la negociación debería hacerlo a favor del ARI.

Compartir: 

Twitter
 

El jefe de gobierno porteño, Aníbal Ibarra, acompañado por Carrió.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.