EL PAíS › ARIEL BASTEIRO, EMBAJADOR ARGENTINO EN BOLIVIA

“De la Rúa al lado de Binner es Lenin”

 Por Miguel Jorquera

El embajador argentino en Bolivia, Ariel Basteiro, afirma que la relación diplomática del país con el gobierno de Evo Morales es “óptima en todos los sentidos”, y ratifica que “desde afuera” se aprecia la importancia de Argentina y de la presidenta Cristina Kirchner en el proceso de “unidad y transformación latinoamericana”. El ahora integrante de Nuevo Encuentro extraña la militancia y afirma que no abandona su identidad socialista, por eso cuestiona la postura de Hermes Binner, a quien define como más “timorato” que el ex presidente Fernando de la Rúa. Sostiene que una interna abierta para definir el próximo candidato presidencial del espacio debe abarcar a todo el kirchnerismo y no sólo al PJ, aunque insiste en que “antes hay que escuchar a Cristina, que es la jefa del proyecto”.

–¿Cómo es la relación diplomática hoy con Bolivia?

–Optima en todos los sentidos. Cada vez que me cruzo con Evo, siempre me dice algo sobre Néstor y Cristina, de cómo lo ayudaron y lo acompañan. Cuando detuvieron el avión presidencial en Austria, Evo estaba sorprendido porque durante toda esa noche Cristina lo llamó cinco veces y no durmió aportándole argumentos ante la presión que ejercían algunos países de no permitirle el sobrevuelo en su espacio aéreo. Lo interpreta como el grado de unidad que existe entre los gobiernos y los pueblos de Latinoamérica.

–¿Y en lo económico y comercial?

–Bolivia exporta 5 mil millones de dólares en gas y Argentina le compra entre 1800 y 2000 mil millones anuales, lo que hace que este tema siempre esté en la agenda común. Argentina le vende otros mil millones en diferentes tipos de productos. Además, hay proyectos de cooperación y asesoramiento en energía nuclear con fines pacíficos, como la medicina y el agrícola-ganadero. Enviaron un satélite propio al espacio tomando muestra experiencia. También hemos avanzado mucho en el tema migración, que ha evitado muchos conflictos como existieron en el pasado. Así como asesoramiento sobre el G-77 (países en vía de desarrollo) que ahora preside Bolivia y donde la Cancillería argentina acumuló mucha experiencia.

–La migración siempre aparece como un tema recurrente y vinculado con conflictos, ¿en qué han avanzado?

–Hay un sector de la prensa, en Argentina y en Bolivia, que tergiversa la realidad sobre los emigrantes bolivianos en la Argentina y sobre el funcionamiento de los trámites migratorios. Después existe una realidad que desmiente a esos intereses que intentan pudrir la relación entre ambos países, y es que todo boliviano tiene un familiar, un amigo o un conocido que vive en la Argentina y saben cómo es su integración. Las elecciones presidenciales de Bolivia de este año van a tener por primera vez votación en el exterior y comenzó un empadronamiento que hasta el momento llega a cerca de 400 mil en Argentina. Algunos consideran que eso va a ser determinante en el resultado a favor de Evo, por eso cuestionan la ley y las relaciones con nuestro país. Creo que Evo va a ganar por muchos más votos internos que los del exterior.

–¿Cómo se ve la disputa política en la Argentina a la distancia?

–Los medios de derecha de Bolivia reproducen las noticias de sus pares Clarín y La Nación y quieren hacer aparecer que todo es un caos en nuestro país. Por suerte hay también muchos otros medios que reflejan la otra mirada. Pero el pueblo boliviano sabe cómo viven sus connacionales en nuestro país.

–¿Extraña la militancia en el territorio?

–Sí, pero el trabajo en la embajada lleva todo el tiempo. Después de nuestra ruptura con el socialismo nos incorporamos a Nuevo Encuentro como parte del kirchnerismo, aunque mi condición de socialista no la perderé nunca. Pero hoy ser de izquierda es ser kirchnerista. Una cosa que se ve más clara desde afuera, por lo que significa el proceso argentino para el resto de los países de la región. Ven a Cristina como una de las sostenedoras de la unidad latinoamericana y sus transformaciones, y a Néstor como uno de los fundadores junto con (Hugo) Chávez y Lula.

–A propósito ¿cómo analiza la postura del socialismo en Argentina?

–Es un cachivache. Veo a Binner diciendo que votaría a Capriles (en Venezuela), tirándose contra bolivianos y paraguayos adjudicándoles parte de los problemas de seguridad de Santa Fe. Si hay gente que pone a De la Rúa como un ejemplo de político timorato, yo digo que De la Rúa al lado de Binner es Lenin. Si Binner no puede conducir su propio partido, muy difícilmente pueda conducir un proyecto serio ni ser presidente.

–Dentro del kirchnerismo existen sectores que afirman que el próximo candidato presidencial debe resolverse en las PASO y otros creen que esa disputa debe saldarse dentro del PJ. ¿Cuál es su opinión?

–El kirchnerismo es mucho más que el justicialismo. Abarca a un conjunto importantísimo de militantes políticos que sobrepasa al PJ y si tiene que haber una interna abierta tendrá que ser dentro de lo que es el Frente para la Victoria y ahí pueden participar todos los que vienen aportando al proyecto. De todos modos, es importante escuchar lo que diga y aporte la Presidenta, que es la jefa del proyecto.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Pablo Piovano
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.