EL PAíS › EXCLUSIVO: EL ANALISIS RESERVADO DEL SECTOR FINANCIERO DEL BANCO CENTRAL

Banca privada en crisis, pública en alta

Los bancos extranjeros despidieron a 13.000 empleados, la tercera parte de los que tenían, le deben 20.000 millones al Central y cerraron sucursales por docenas. La banca estatal está ocupando los lugares abandonados.

 Por Claudio Zlotnik

Muy lejos del brillo que publicitó durante los años ‘90, la banca extranjera salió magullada de la crisis. Su retroceso implicó el despido de 13.406 empleados. Uno de cada tres personas que trabajaba en ese sector perdió el puesto. El dato surge del nuevo mapa del sistema financiero, que figura en un documento del Banco Central al que Página/12 tuvo acceso exclusivo. Desde el corralito hubo desapariciones de bancos, cierres de sucursales y los consecuentes despidos. Un traspaso de depósitos desde los extranjeros a favor de las entidades financieras públicas. Y una sorprendente caída en el stock de préstamos a empresas y particulares. Además de mostrar balances con millonarias pérdidas, el conjunto de bancos acumula una deuda con el Central por 20.000 millones de pesos por el auxilio recibido durante la corrida financiera.
El informe oficial de carácter reservado se denomina “Análisis del Sistema Financiero”, y en él se incluye el estado de las principales variables del sector. Los datos más destacados de ese trabajo son los siguientes:

* Bancos
Desde diciembre de 2001 desaparecieron ocho entidades financieras. La mayoría extranjeras. Las más importantes: Scotiabank Quilmes, Suquía, Bisel, Bersa, Velox y Sudameris, que se fusionó con el local Patagonia. Ahora existen 99 bancos, contra los 204 que existían a fines de 1994, justo antes del Tequila.

- Sucursales
Cerraron 152 y quedan 4117. Si sólo se toma en cuenta a los extranjeros, la cantidad de cierres llega a 541 filiales. Pero hubo una compensación por parte de la banca pública, en parte porque el Banco Nación se hizo cargo de las entidades que abandonó el grupo francés Crédit Agricole (Suquía, Bisel y Bersa).

- Personal
Hubo 8517 despidos y ahora permanecen 91.667 personas. Los extranjeros echaron a 13.406 empleados, el 35 por ciento del total que empleaban antes del corralito, y dan ocupación a 24.419 personas. Como sucedió con las sucursales, los bancos públicos salieron al rescate: ahora emplean a 6365 personas más (44.888 en total). Antes del Tequila, las entidades financieras empleaban a 123.000 personas.

- Depósitos
Entre las diez primeras entidades financieras del ranking concentran el 75,1 por ciento de las colocaciones, contra 79 por ciento de antes del terremoto. Si se extiende a las primeras veinte, la concentración asciende al 90 por ciento. Los bancos estatales salieron ganando: los ahorristas buscan refugio ante la posibilidad de quiebras entre las instituciones privadas. En ese Top 20, la participación de los públicos creció de 32,5 a 39,3 por ciento del total de depósitos. Al 30 de junio pasado –fecha de cierre del informe–, las colocaciones totales alcanzaban los 79.640 millones de pesos. Los bancos con más depósitos son: Nación, Provincia, BBVA Francés, Río y Citibank.

- Préstamos
Los diez primeros del ranking concentran el 73,5 por ciento del total de créditos. Los dos primeros son bancos públicos (Nación y Provincia de Buenos Aires), que registran un leve crecimiento desde el corralito. El stock de préstamos al sector privado cayó casi 50 por ciento: de 52.200 millones a 27.200 millones de pesos desde diciembre de 2001. En la actualidad, la compresión alcanza a unos 600 millones mensuales debido aque los bancos no otorgan nuevos préstamos. Los que tienen mayor cartera de clientes son: Nación, Provincia, Río, Hipotecario y BBVA Francés.

- Pérdidas
Tal como adelantó Página/12 la semana pasada, el Banco Central estima un quebranto de 7376 millones de pesos para este año. La previsión se realizó al anualizar los resultados presentados por las entidades entre enero y mayo pasado. En ese mismo período se contabilizó un quebranto de 2626 millones sólo por el hecho de tomar depósitos y no prestar esos fondos.

- Asistencia del BCRA
En total, los bancos recibieron del Central un auxilio de 20.009 millones de pesos. El 54 por ciento de esa deuda está en cabeza de los bancos públicos, mientras que otro 31 por ciento lo deben los privados nacionales y el resto, los extranjeros. Al principio de la crisis, los estatales habían recibido el 82 por ciento del total, pero luego la ayuda alcanzó también a los privados, en especial los extranjeros. Son 25 bancos deudores. El mayor es el Galicia (5576 millones de pesos), seguido por el Nación (4545 millones); Provincia de Buenos Aires (4492); BBVA (1821); Bisel (471); Sudameris (463) y Río (420). Hace un par de meses, el Central avaló el denominado “matching”, operación por la cual los bancos pueden calzar los vencimientos de su deuda con el Central con los plazos de los títulos públicos en su poder. De esta manera, quitó presión sobre las entidades.

La radiografía muestra a un sistema financiero más chico y más vulnerable que el existente hasta 2001. Acaso el activo más importante que tienen las entidades sea la liquidez de 19.000 millones de pesos, disponibles para volver a prestar. Por ahora, ni Alfonso Prat Gay ni Roberto Lavagna pudieron convencer de ello a los banqueros. A pesar de las pérdidas millonarias. Lo que parece seguro es que el nuevo sistema no podrá ser parásito como el que transcurrió la década del ‘90, viviendo a expensas del Estado.

Compartir: 

Twitter
 

Desde la crisis de diciembre de 2001 desaparecieron ocho bancos. Quedan 99 de 204 que había en 1994.
Se cerraron 541 sucursales. Muchas fueron reabiertos por sus nuevos dueños, pero faltan 152.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.