EL PAíS › CAMAÑO MUY CONFORME CON LOS DIPUTADOS DE MACRI

“Suma al PJ más que Ibarra”

El presidente de Diputados piensa que los legisladores de Macri jugarán para Kirchner. Qué harán Juliana Marino y Bonasso.

 Por Eduardo Tagliaferro

Pocos dudan de que luego de la próxima elección bonaerense, el 14 de setiembre, el peronismo logrará una amplia mayoría en la Cámara de Diputados. Incluso no faltan quienes arriesgan que podría llegar a contar con quórum propio. Dentro de ese espacio, el duhaldismo aparece como el subgrupo dominante. A diferencia de las señales que ayer entregó Eduardo Duhalde (ver páginas 2 y 3) sobre un eventual respaldo a Aníbal Ibarra, su principal dirigente en el Congreso, el titular de la Cámara de Diputados, Eduardo Camaño, no ocultaba su alegría por el triunfo de Mauricio Macri en las elecciones porteñas. “Al final, la lista de Macri, que el Presidente tanto criticó, terminará aportándole más diputados que la de Ibarra que él apoyó”, se le escuchó decir en los pasillos del Parlamento al hiperduhaldista quilmeño.
La definición no llamaría la atención si no fuera por los dichos de Duhalde. Durante la campaña porteña, Camaño no dudó en abrir las puertas del Congreso para recibir de manos de Macri un proyecto con más gusto a propaganda proselitista que a una iniciativa llamada a resolver la inseguridad ciudadana.
Para explicar su alegría, Camaño afirma que él tiene que “garantizar la mayor cantidad de votos posibles para darles respaldo a los proyectos que reclama el Gobierno”. Los tres diputados que ingresaron en las boletas de Macri el pasado domingo: Jorge Argüello, Lucrecia Monti y Cristian Ritondo, reconocieron que se encolumnarán dentro de la bancada justicialista. Eso explica la amplia sonrisa de Camaño. La confianza del quilmeño también tiene sus fundamentos. Los tres diputados han sabido reportar a Duhalde o a José Luis Manzano, o en el peor de los casos suelen ser “siempre” oficialistas, tal como la escuela de Bernardo Neustadt supo predicar.
Más allá de contar con tres votos nuevos, Camaño puede estar contento, ya que esas tres adhesiones prometen serle más fiel al duhaldismo que a Kirchner. Y aunque hoy no aparecen grandes enfrentamientos entre ambos sectores, si el patagónico profundiza la ruptura cultural y política con la década menemista, es claro que los que supieron ser partícipes necesarios de la fiesta irán mudando posiciones.
“No miren debajo del agua”, suele repetir un dirigente parlamentario muy cercano al Presidente cuando se le consulta por la relación entre Kirchner y Duhalde. Por cierto que su reacción no es la misma cuando se le consulta por el resto de los duhaldistas en el Congreso.
Exultantes, en sus cómputos, los diputados del Gobierno cuentan cinco ingresantes para su bancada. Suman al periodista Miguel Bonasso y a la porteña Juliana Marino. Bonasso ha repetido que formará bloque propio y Marino, aunque decida encolumnarse en la bancada mayoritaria, es altamente probable que lo haga con el denominado Grupo Talcahuano, que tantos dolores de cabeza le supo generar a Camaño.

Compartir: 

Twitter
 

Eduardo Camaño es duhaldista, pero especialmente un pragmático.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.