EL PAíS › LA INAUGURACION DE LA MUESTRA RURAL TUVO UN DISCURSO LLENO DE LUGARES COMUNES

Contra el “populismo” que “depreda”

El presidente de la Sociedad Rural, Luis Miguel Etchevehere, acusado penalmente por “esclavizar” a dos peones, no ahorró ningún punto en la cartilla de acusaciones al Gobierno. El revelador furcio sobre el hambre.

 Por Sebastián Premici

“Tengamos el coraje de la innovación. Decidámonos a aplicar el sentido común y garantizar la seguridad jurídica. Entonces lloverán miles de inversiones en el suelo fértil de toda la patria.” El presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Luis Miguel Etchevehere, dejó inaugurada ayer la 128ª exposición agroganadera industrial en el predio ferial de Palermo con un discurso que rozó todos los lugares comunes de la dirigencia opositora rural: cuestionó las rentenciones, habló de injerencia estatal, halagó al Foro de Convergencia Empresarial, reclamó la unidad de la dirigencia política opositora hasta llegar a 2015 y formuló el término “década depredada”. Fue un discurso breve, de entonación monocorde que no logró calentar el frío de la mañana, pese a algunos aplausos.

La clase política opositora estuvo casi ausente, salvo por el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri; su jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, alguno de sus ministros como Esteban Bullrich, de Educación, el radical Ernesto Sanz y el ahora renovador Gustavo Posse. También estuvieron Eduardo Buzzi, titular de la Federación Agraria; el presidente de CRA, Rubén Ferrero, y el de Coninagro, Carlos Garetto, para ratificar su alianza estratégica con la Sociedad Rural.

Página/12 les preguntó a los ex presidentes de la SRA Hugo Luis Biolcati, Luciano Miguens y Enrique Crotto, por las repercusiones internas sobre las denuncias penales en contra de Etchevehere y la serie de renuncias de delegados zonales (ver aparte).

De los pocos dirigentes opositores en llegar al predio de Palermo, Sanz fue de los primeros y no tuvo reparos en buscar un lugar apartado para dialogar con Biolcati. El ex presidente de la SRA interrumpió su conversación con el radical para saludar a su amigo Eduardo Buzzi. “¿Cómo le va, compañero?”, lanzó el presidente de la FAA, con el mismo tono y palabras que utiliza para saludar a todos sus interlocutores. Mientras tanto, el senador por el PRO Alfredo De Angeli ingresaba al predio. “Mi querido senador”, lo recibió Carlos Brown, el nexo de Eduardo Duhalde con el “movimiento productivo”. Ese fue todo el desfile de personalidades políticas, hasta que llegó Macri con su mujer, Juliana Awada.

“No caímos en la trampa de la provocación. No pudieron aislarnos. Hoy estamos todos juntos y más que juntos unidos, tirando para el mismo lado. La Mesa de Enlace es un ejemplo invicto de convivencia en la diversidad. En ella y junto a los trabajadores rurales, seguiremos empeñados en recuperar el Renatre, ejemplo de convivencia entre trabajadores y productores.” Esta fue una de las primeras definiciones fuertes del discurso de Etchevehere, que revela su concepción del rol que (no) debe ocupar el Estado en la economía.

El Renatre fue creado por Duhalde en 2002 y entregado al gremio de la Uatre, conducido por Gerónimo “Momo” Venegas, presente ayer en el palco, y a las cuatro entidades del sector. Este registro había tercerizado en una empresa privada, Gregard SA, las fiscalizaciones en los campos, a través de contratos millonarios. El último pago, que abarcó el período 2010-2011 fue por 10,8 millones de pesos. En todos sus años de existencia, se caracterizó por la connivencia entre las patrones y el gremio de los peones rurales para ocultar las situaciones de precarización laboral.

Etchevehere reclamó la restitución del viejo Renatre en el mismo momento en que él y su familia, socios de Las Margaritas SA, enfrentan una demanda por posible reducción a la servidumbre de dos peones rurales. Ante una nueva consulta de Página/12, el presidente de la SRA desestimó la denuncia (ver aparte).

“Sólo en concepto de retenciones a los granos, el Gobierno recaudó 76 mil millones de dólares en diez años. Se llenaron los bolsillos y recaudaron como nunca. Ningún Gobierno, desde el retorno de la democracia, tuvo tanto poder y tanto dinero. Y sin embargo, no solucionó ningún problema de fondo. El populismo demagógico cree que todo se resuelve con algunos pesos y mucha publicidad”, sostuvo Etchevehere, aplaudido por sus tribunas, incluido el canto “Argentina, Argentina”.

“Este gobierno no quiere resolver los problemas de los más necesitados, se los quiere sacar de encima y valerse de ellos como capital electoral... Fue la década depredada. Depredaron los recursos del campo, las reservas energéticas y las del Banco Central. Y se extiende sobre todos nosotros la sombra de un nuevo default, mientras nos dicen que la cuenta la pague el que sigue”, agregó.

Los recursos retóricos de Etchevehere son frases cortas, escasas en explicaciones y con un sesgo efectista. Sin embargo, entrelíneas ofreció algunas definiciones político-ideológicas: mencionó el concepto de default y se cuidó de hablar de los fondos buitre. Hasta el momento, no se había pronunciado sobre el tema.

En su afán por pretender incluir en su discurso todos los tópicos que aquejarían al país, mencionó las palabras “empleo digno”, libertad, y seguridad individual y jurídica. Pero ese intento de construir un relato efectista, le jugó una mala pasada. “Podemos producir alimentos para más de 700 millones de personas. Ir hacia ese horizonte es decidirse a terminar con el hambre que ilumina nuestro país... Perdón.... Ir hacia ese horizonte es decidirse a terminar con el hambre que humilla a nuestro país.” Nadie se percató del fallido. “Para lograrlo, necesitamos políticas públicas adecuadas”, agregó y fue aplaudido por sus tribunas.

Desde 2008 a la fecha se redujo la cantidad de dirigentes opositores que asisten a la inauguración de la exposición de La Rural. La mayoría prefiere las reuniones individuales con los dirigentes de la SRA, realizadas en almuerzos o encuentros privados durante la semana. En contraposición, la presencia que sobrevino fue la del macrismo. Las pretensiones políticas de Etchevehere van de la mano de Macri. Su círculo íntimo lo acompaña en esta carrera. Juan Sebastián Etchevehere, también demandado por defraudación como Luis Miguel, es presidente de la Fundación Pensar de Entre Ríos. Esteban Vitor, apoderado personal del presidente de la SRA, síndico de la empresa Las Margaritas SA y titular de la Rural de Entre Ríos es vicepresidente del PRO en la misma provincia.

Su objetivo es ser gobernador, aunque deberá ganarle esa candidatura a Alfredo De Angeli, actual senador macrista. El día en que fue realizado el corte tradicional de cintas, también hubo presencia mayoritaria y casi excluyente del macrismo y ausencias notorias del resto del arco opositor.

“Responsabilidad, siempre; cobardía, nunca. Menos aún corrupción. El corrupto es un hombre que se aprovecha del poder político o económico para robar los dineros públicos, y para conspirar contra el orden democrático, como dice la Constitución Nacional. Eso es intolerable para todos aquellos que se levantan al alba para trabajar y no para fabricar billetes o apropiarse de empresas ajenas... Es urgente cambiar de rumbo”, lanzó Etchevehere.

A la izquierda del palco, estaban sentados los ex presidentes de la SRA Biolcati, Miguens y Crotto, quienes desde la lista Unidad y Acción decidieron sostener a Etchevehere a pesar de las demandas penales en su contra.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Etchevehere, flanqueado por la oposición, durante su discurso en La Rural.
Imagen: Joaquin Salguero
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.