EL PAíS › EL PASE AL MASSISMO DE WERETILNECK

Sigue sumando críticas

Nuevas voces se alzaron ayer para expresar su rechazo al pase del gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, al Frente Renovador que lidera Sergio Massa. Para el senador Miguel Angel Pichetto, la decisión del mandatario es un “grave error”, y señaló como “punto de fractura” a la “renegociación directa del contrato con Petrobras”, que el Frente para la Victoria no apoyó en la Legislatura provincial.

“Me parece que estas aventuras no van a ser buenas para la gente”, sostuvo Pichetto, quien señaló que “es indudable que Weretilneck aspira a ser de nuevo candidato a gobernador e intentará llevar adelante el proyecto del Frente Renovador a partir de la definición que tomó ayer”. Según el senador nacional y referente político rionegrino, se trató de “un contrato de renegociación directa con esta firma que no invirtió en la Argentina” en un contexto en el que, contrariamente, lo que se procura es “recuperar la capacidad energética” del país. Por otro lado afirmó que Weretilneck proviene de “un partido con una minoría absoluta, inexistente, que tenía sólo el gobierno municipal de Cipolletti”, mientras que el Frente para la Victoria gobierna “más del 90 por ciento de los municipios”.

En tanto, el intendente de General Roca, Martín Soria, aseguró que el pase del gobernador al massismo es un “salto al vacío” en “búsqueda de oxígeno” porque “no cumplió lo que prometió”. El hijo del fallecido gobernador Carlos Soria agregó que “era algo anunciado, es una maniobra, una pirueta ideológica”. Y destacó que “hace cuarenta y ocho horas lo que mejor supo hacer es traicionar al Partido Justicialista provincial, porque en sus tres años de gestión no hizo nada por Río Negro”. A criterio de Soria, “dejó truncos todos los cambios que necesitaba la provincia, una provincia muy fuertemente desfinanciada y endeudada a la que le sumó 7 mil empleados públicos en vez de tratar de revertir la situación”.

Weretilneck, del Frente Grande, se alió con el Partido Justicialista para los comicios electorales de 2011, conformando el Frente para la Victoria en Río Negro, que llevaba como candidato a gobernador a Carlos Soria y a él como vice. El binomio Soria-Weretilneck triunfó en las elecciones del 25 de septiembre de 2011, derrotando a la coalición oficialista conformada mayoritariamente por la Unión Cívica Radical, partido que había gobernado la provincia, ininterrumpidamente, desde el año 1983. A veinte días de asumir, el gobernador Soria falleció y Weretilneck asumió la gobernación.

El Frente Grande había anunciado el domingo que “no acompaña y rechaza” los conceptos “aduladores” de Weretilneck respecto del líder del Frente Renovador, Sergio Massa, y advirtió que esa postura “es personal”, al tiempo que ratificó su pertenencia al Frente para la Victoria y su proyecto nacional.

Compartir: 

Twitter
 

En su momento, Weretilneck tuvo el apoyo de Pichetto.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.