SOCIEDAD › ORDENAN A UN COUNTRY Y DOS AGENCIAS INDEMNIZAR POR UN ASALTO

La seguridad paga por insegura

Un fallo de un juez civil de San Isidro ordena al Tortugas Country Club y a las agencias privadas Securitas y Bastidas al pago de cien mil dólares de indemnización a un vecino al que una banda asaltó en su casa, con complicidad de un guardia del country.

 Por Raúl Kollmann

El Tortugas Country Club y las compañías de seguridad Securitas y Bastidas fueron condenados el 8 de agosto pasado por el Juzgado en lo Civil y Comercial Nº8 de San Isidro a pagar indemnizaciones de unos cien mil dólares por un robo perpetrado en el country en 2006. El 31 de marzo de ese año, un grupo entró al barrio privado diciendo que iba a la vivienda del abogado Alejandro Novak. Llegados a la casa del letrado, los integrantes de la banda irrumpieron con armas largas, amarraron con cintas a todos los que estaban en la vivienda y luego de robar lo que había de valor, salieron nuevamente por la puerta principal. El juzgado consideró al country y a las empresas de seguridad responsables de lo ocurrido. Es el primer fallo de estas características y golpea con dureza a quienes están a la cabeza de esa especie de torres de marfil que son los countries.

Novak es un penalista conocido que intervino en casos de alto impacto: fue defensor de Carlos Menem y del joven Sebastián Cabello que atropelló y mató a Cecilia González Carman y su hija. Desde el primer minuto pensó que en aquel asalto hubo complicidades de la guardia de seguridad del Tortugas y se embarcó en una minuciosa investigación, aportándole elementos al fiscal Ricardo Costa. Al poco tiempo determinó que en el robo había participado un empleado de seguridad del country, Julio César Romero. En su casa se encontraron elementos robados y terminó detenido por orden del juez Rafael Sal Lari.

Pero Novak no paró ahí, siguió adelante con una demanda contra los que consideró responsables finales de lo ocurrido: la conducción del propio country y las dos empresas de seguridad. “El fallo es de suma importancia porque sienta jurisprudencia –sostuvo Novak– con relación a la responsabilidad que les cabe a los clubes como Tortugas y a las compañías de seguridad en este tipo de sucesos que son ya habituales en los countries.” Tortugas es seguramente uno de los countries más tradicionales de la Argentina y ambas empresas de seguridad son de las de mayor importancia en el mercado.

Hay todo un debate que tiene que ver con las empresas de seguridad, la mayoría de ellas propiedad de ex comisarios de la Bonaerense, de la Federal o ex integrantes de las Fuerzas Armadas. Por un lado, han resistido muchísimo al control del Estado y arman verdaderos ejércitos privados con efectivos sin preparación y, en algunos casos, con vínculos anteriores con el mundo del delito. Aunque esto figura entre los requisitos para dar seguridad privada, hay decenas de artilugios para eludir los controles. Por otra parte, los sueldos son del más bajo nivel, las guardias extensas y esos efectivos conocen al dedillo los movimientos en el barrio privado que supuestamente protegen. Un caso conocido fue el del prefecto Alcides Díaz Gorgonio que protagonizó un robo en la casa del ahora candidato presidencial Sergio Massa, en un barrio privado de Tigre.

En el caso de Tortugas, los delincuentes entraron al country por la puerta principal en un vehículo Peugeot y vestidos de saco y corbata. Dijeron que iban a casa de Novak y la guardia, en la que revistaba Romero, los dejó entrar. Interceptaron a la madre del abogado que estaba por llevar a su nieto a la parada del vehículo escolar, la obligaron a volver a la casa y ahí redujeron también al personal doméstico y a tres carpinteros. Novak estaba de viaje. Después de maniatar a los presentes, se llevaron dólares, pesos, computadoras, relojes Rolex y joyas y salieron nuevamente por la puerta principal del country.

Novak es abogado de familiares de María Marta García Belsunce y su hipótesis del asesinato es, justamente, que integrantes de la guardia y algún vecino entraron a robar a la casa de María Marta, ésta volvió de improviso, los sorprendió y la mataron. Hasta ahora, la Justicia sostiene que el homicidio fue cometido por su marido, Carlos Carrascosa, quien está preso desde hace cinco años y está esperando que la Corte Suprema revise su caso.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

El Tortugas Country Club fue responsabilizado igual que las agencias Securitas y Bastidas.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.