EL PAíS

Bielsa en Cuba sin ningún encuentro con disidentes

El canciller llegó con el nuevo embajador en la primera visita de su nivel en los últimos 14 años. Hoy podría verse con el presidente Fidel Castro.

Recomponer las relaciones deterioradas desde febrero de 2001. Ese fue el principal objetivo que el presidente Néstor Kirchner le encomendó al canciller Rafael Bielsa para su visita a La Habana. Catorce años después de que un ministro argentino de Relaciones Exteriores pisara por última vez tierra cubana, el viaje de Bielsa generó muchas expectativas en la isla. Tras un primer día de recorrido por la ciudad y algunas charlas informales, la delegación mantendrá hoy las reuniones más importantes, entre las que se destaca el encuentro con el presidente del Banco Central donde se analizará la renegociación de la deuda que Cuba mantiene con Argentina. Es muy probable que el ministro se reúna hoy con Fidel Castro.
“Es una reparación luego de dos años sin embajadores”, explicó apenas bajó del avión en el aeropuerto internacional de La Habana donde lo esperaba su par cubano Felipe Pérez Roque. Acompañado entre otros por el subsecretario de Asuntos Latinoamericanos, Eduardo Sguiglia, y el designado embajador en la isla, Raúl Taleb, Bielsa comenzó ayer una importante visita que apunta principalmente a normalizar las relaciones entre ambos países. El vínculo se había mantenido al mínimo después de que, tras el voto contra Cuba en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, Castro calificara al gobierno de Fernando de la Rúa de “lamebotas de Estados Unidos”.
Durante el primer día de la visita oficial, el ministro dejó a un lado el protocolo y se mezcló con los habitantes de La Habana. Por la mañana y luego de ver su cara en la primera plana del diario Granma, Bielsa recorrió el Policlínico Comunitario 19 de abril donde una joven directora le explicó cómo funciona la política sanitaria. El sistema es básicamente de prevención y se implementa a través de los llamados “médicos de familia” que atienden a no más de cien grupos familiares, lo que les permite un mejor seguimiento de la salud de sus pacientes.
Más tarde y bajo un intenso sol, el canciller caminó por los pasillos de un agromercado donde conversó con los vecinos. Cargando una piña que compró a un peso cubano en uno de los puestos de la feria, Bielsa se mostró sorprendido con los precios bajos de los productos que estaban a la venta. Pérez Roque explicó al grupo diplomático que este tipo de mercados no funcionan con intenciones de lucro sino que forman parte de la red de apoyo a las políticas sociales que prioriza el gobierno de Castro.
La tarde del ministro continuó, después de un almuerzo al borde de la bahía, con una visita por La Habana Vieja acompañado por Eusebio Leal, el historiador más conocido de la isla, quien actualmente está al frente del plan de restauración de los edificios más antiguos de la ciudad.
La jornada central del viaje será hoy, cuando se lleven a cabo la seguidilla de entrevistas programadas en la agenda. Luego de colocar una ofrenda floral en el monumento a José Martí, Bielsa partirá hacia el Banco Central de Cuba donde se encontrará con su presidente, Francisco Soberón, con quien mantendrá una de las reuniones más trascendentes en materia económica. La idea que lleva en carpeta el canciller se relaciona con la conformación de una comisión mixta de técnicos argentinos y cubanos para que, en un plazo de cuatro meses, encuentre la mejor fórmula para renegociar los más de mil millones de dólares que la isla le adeuda a la Argentina. Una de las posibilidades que Bielsa le ofrecerá a Soberón es la puesta en marcha de un sistema de bonos que los empresarios argentinos puedan comprar para luego invertir en proyectos en Cuba.
Desde las oficinas del Banco Central, Bielsa se dirigirá a la embajada argentina donde asistirá a la ceremonia de entrega de cartas credenciales que permitirá poner en funciones a Taleb, el primer representante ante Cuba luego de casi tres años sin embajador.
Por la tarde será el turno de las reuniones bilaterales con integrantes de distintas áreas del gobierno de Castro. Durante los encuentros se firmarán una serie de acuerdos culturales de cooperación como el relacionado con los archivos históricos de ambos países. Los ministros también pondrán su firma al Acuerdo de Complementación Económico (ACE) através del cual Argentina planea triplicar su nivel de exportaciones a la isla que actualmente asciende a unos 22 millones de dólares por año.
Anoche, la posible entrevista de Bielsa con Fidel Castro ya era considerada un hecho por los miembros de la delegación, especialmente por el interés que expresó el propio presidente cubano de mantener una reunión con el canciller argentino. El encuentro ratificaría la voluntad de las partes de avanzar en una nueva etapa abierta luego de que Castro visitara el país en mayo con motivo de la asunción como presidente de Kirchner.
Horas antes de la llegada de Bielsa a Cuba se había dado a conocer un pedido de audiencia por parte de familiares de disidentes presos en Cuba donde le solicitarían que interceda ante Fidel Castro para que disponga la libertad de los prisioneros. “No es el mejor momento para mantener esa reunión. Después de las declaraciones de George Bush, aquí se respira un aire tenso”, explicaron allegados al canciller. El viernes pasado, el presidente de Estados Unidos anunció un nuevo endurecimiento de la política de su país hacia la isla para “acelerar la llegada de una nueva, libre y democrática Cuba”. Por este motivo, de realizarse algún tipo de reunión relacionada con la solicitud de los familiares de los presos, se hará con integrantes de la Iglesia cubana, lo que le permitirá al canciller evitar el polémico encuentro.
Informe: Martina Noailles.

Compartir: 

Twitter
 

Bielsa en su primer día de visita oficial a La Habana, en plan de recomposición.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.